jueves, 31 de diciembre de 2009

FELIZ 2010



Vamos a
derribar muros
y
derretir corazas
Con ayuda de
la ternura,
la sonrisa,
las risas.
y
la carcajada.
FELIZ 2010

50% nutrició + 50% amor = lactància materna

Escrit per Alba Padró a Criatures.cat
Quina és la funció del pit? Alimentar? Només alimentar?
Les criatures van tenir durant molts segles pit i com a molt, alguna altra cosa per xumar i calmar la molèstia per la sortida de les dents. Per tal efecte feien servir: un tros de carn, un drap xop d’aigua amb sucre, brandy o llavors de rosella… ( sense comentaris)

Quan es va instaurar la cultura del biberó, el rigor científic a l’hora d’alimentar a les criatures es va imposar. Quan es va establir que els ritmes d’alimentació eren cada tres hores, es va haver de buscar un complement a la part nutricional. No era suficient donar el biberó cada tres hores perquè les criatures tenen necessitat de succionar, per calmar-se i sentir-se bé. Així que es va inventar el xumet. Una porció freda d’una mare. Cap al 1900 sorgeix el primer disseny d’un xumet molt semblant als que coneixem avui dia.


Hem anat recuperant la cultura de la lactància però ens hem emportat els extres afegits de la cultura del biberó. Encara ressona que les criatures han de mamar cada 3h, X minuts d’un pit i X de l’altre. I per suposat la necessitat de que cada nen tingui un xumet, o molts.
La ciència ens diu que les criatures aprenen a succionar dins l’úter. Entre les 15-18 setmanes de gestació comencen a succionar, moltes vegades el seu ditet. La succió és una necessitat. Dins l’úter regula el volum de líquid amniòtic i entrena a la criatura per quan tingui que alimentar-se amb el pit. Per tant la capacitat de succió és bàsica i innata, garanteix la supervivència del nounat.
Ens diuen que no podem adormir els nens al pit, que no els podem consolar al pit, que no podem calmar-los al pit. Vaja que el pit només és per menjar.
Però a veure què va ser abans el pit o el xumet???? Per què diem “ et fa servir el pit de xumet”? No serà “Fa servir el xumet de mare”???
I quina mare més trist és el xumet: és fred, no subministra ni una gota de res, no pots sentir els batecs del cor, no et fa abraçades, no et mira, no t’acarona… només calma les ganes de succionar.
Succionar el pit per calmar-se o adormir-se , el que anomenem succió no nutritiva i és tan lícita i vàlida com la succió nutritiva ( la de menjar) . Les dues són un complement. No podem entendre una sense l’altra ni pensar que una és més important que l’altra. Si és cert, el pit és alimentació però per sobre de tot és amor. Donar el pit és un acte d’amor, rebre el pit és un acte d’amor. El nen agafa el pit quan vol i és deixa anar quan vol. No es pot obligar a cap criatura a mamar. Tant plaent i necessari és menjar com calmar-se, tant important és una succió com l’altre.
De fet sabem que la succió no nutritiva, la mal dita de xumet, entrena i perfecciona la succió nutritiva, per garantir una capacitat d’alimentació precisa i perfecte.
Si alletes garanteixes que les necessitats de alimentació del teu nadó està cobertes i també les necessitats emocionals que li aporten benestar i tranquil•litat, el que dèiem 50% nutrició 50% amor = lactància materna.

lunes, 28 de diciembre de 2009

EL IMPACTO DE NACER

He rescatado de la plataforma pro derechos del nacimiento este manifiesto que  tiene entre sus objetivos procurar que los niños entren en el mundo de la forma menos traumática posible. Conscientes del impacto que para un bebe supone su nacimiento y como influye en su vida futura, han creado esta plataforma para reivindicar el derecho a una vivencia emocional plena y respetuosa para el bebé y la madre.



Manifiesto:

Mujeres y hombres, sensibles a la importancia del nacimiento, no sólo como vivencia emocional intensa para madre y bebé, sino también por las consecuencias presentes y futuras en el desarrollo psicológico del recién nacido, y apoyados en la evidencia científica, redactamos este manifiesto con la esperanza de cambiar la situación actual que rodea el nacimiento de un Ser Humano y se contemplen siempre actuaciones respetuosas con las necesidades emocionales del bebé.
La neurociencia ha demostrado que el nacimiento juega un papel fundamental en la formación de la infraestructura cerebral, de la base de nuestro inconsciente y de los elementos de nuestra personalidad. El nacimiento deja una huella duradera en nuestras psiques porque queda grabada en todas y en cada una de las células de nuestro cuerpo, moldeando el cerebro para que se adapte al estrés y al dolor, a los vínculos emocionales y al amor.
Para el ser humano el nacimiento es algo trascendental, un acontecimiento que se estampa en su personalidad. Su modo de nacer – fácil o doloroso, tranquilo o violento, amoroso o maltratado-, determina en gran medida su futura personalidad y cómo verá el mundo que le rodea. Tenga cinco, diez, cuarenta o setenta años, una parte de su ser siempre mirará el mundo a través de los ojos del recién nacido que una vez fue.
El nacimiento es un período de tiempo considerado crítico para el desarrollo de la capacidad de amar. Cómo nos sentimos recibidos y los sentimientos consecuentes, gratificantes o traumáticos, dejan una huella profunda en la percepción de nosotros mismos y de los demás. El respeto, el afecto, el sentimiento de ser amado, abren el corazón al amor. Por el contrario, la agresividad, el rechazo, el abandono, el sufrimiento, lo incapacitan para él.
La influencia del nacimiento en el vínculo afectivo madre-bebé, y viceversa, es incuestionable. La fisiología –a través especialmente de hormonas como la oxitocina y las endorfinas- y la calidad de la vivencia emocional del nacimiento por parte de ambos, se unen para apoyar o entorpecer la aparición intensa de este vínculo. La primera hora posterior al nacimiento es también importante para el inicio de la lactancia, que además de ser el mejor alimento nutriente para el bebé, también lo es como alimento afectivo.
Los aspectos que más influyen en la calidad de la vivencia emocional del bebé en el nacimiento, son:
- El estado emocional de su madre: con la que está en simbiosis total. La forma en que se plantea y se afronta el trabajo de parto y el ambiente que le rodea, determinarán ese estado emocional. Todo lo que siente la madre, lo siente su bebé.
- El ambiente que rodea su nacimiento: Tanto respecto al entorno físico (iluminación, temperatura, sonido), como en las prácticas que sobre él se efectúen (especialmente la permanencia del bebé junto a su madre, nada más nacer y posteriormente).
- Consecuencias de la rotura del vínculo: : La permanencia cuerpo a cuerpo de madre y bebé en el nacimiento, es un factor imprescindible para el fortalecimiento del vínculo afectivo entre ambos. Es un momento único, que si es quebrantado dificultará notoriamente el papel de la madre. El resultado será que a la madre, le resultará difícil cubrir las necesidades primarias de su hijo/a a consecuencia de la desconexión a la que ambos han sido sometidos.
Esto tendrá graves repercusiones a corto y largo plazo, ya que esta impronta deja un marca imperecedera en ambos.
Está en nuestras manos -las de madres y padres, las de los profesionales de la salud, las de toda persona consciente y sensible del impacto de nacer- conseguir para nuestros hijos, para todos los bebés, un nacimiento respetuoso.
De cómo les demos la bienvenida a este mundo va a depender en gran parte su futuro y su futuro es el de nuestra sociedad, el de nuestra civilización, el de la humanidad en conjunto.
Fuente: Plataforma pro derechos del nacimiento

domingo, 27 de diciembre de 2009

Las Vírgenes de la teta

Artículo publicado en el blog alternativo



(Bartolome Bermejo)

(Ramón Mur)

“Selección de obras de arte medieval (Siglos XII - XVI) realizadas en España y basadas en la iconografía de la Virgen de la Leche pertenecientes a una exposición iniciativa de la asociación Alba Lactancia Materna para contribuir a la normalización de la lactancia y demostrar como el arte medieval la consideraba una práctica nada indecorosa, contrariamente a lo que se podría pensar de la época”

“Las diferentes imágenes de la Virgen amamantando el niño Jesús, a menudo una criatura de uno o dos años, demuestran como la sociedad del momento considera el hecho de amamantar absolutamente normal y no tenía tabúes en este sentido, a diferencia de hoy en día en que todavía algunas madres se ven tratadas con poco respeto si deciden amamantar en un espacio público”
Alba Lactancia Materna

Esas mujeres de los cuadros de hace varios siglos con la teta fuera habrían sido censuradas en la televisión estadounidense y en facebook del siglo XXI, la sociedad les habría asegurado que son afortunadas por tener tanta leche, les habría recomendado “por si acaso” que tengan a mano una ayudita de biberón para la huida hacia a Egipto y para descansar y ser “más libres”, y les habría recriminado por amamantar en público y a un niño grande.

Afortunadamente, estos comportamientos tan modernos y anti-naturales no han sucedido siempre y los miles de testimonios artísticos de mujeres amamantando con facilidad y gozo desde el principio de los tiempos nos recuerdan que nuestro cuerpo es sabio y perfecto y que cuando no hay tantos impedimentos sociales como en la actualidad (desconocimiento, mala praxis, prejuicios, negocio, pérdida de cultura popular, falta de confianza, etc. ) de él mana buena leche y en abundancia.

Las Vírgenes de la leche son 24 obras especialmente significativas por su calidad desde finales del románico a comienzos del renacimiento, pasando por toda la pintura gótica (siglos XII hasta el XVI) que la asociación catalana de apoyo a la lactancia materna, ALBA, recogió en una exposición en el 2001 que ha sido muy solicitada y que hoy se puede disfrutar en esta galería web.

La idea de esta exposición surgió en una conversación entre un grupo de madres sobre el pudor y el hecho de amamantar en público y sobre la lactancia prolongada.
Aquella inquietud se convirtió en la citada exposición, en posters sobre arte y lactancia y en la galería virtual que merece la pena ver con detenimiento, fijarse en la cara de María y el niño Jesús, que de bebé ya no tiene nada, y en la naturalidad de este acto cotidiano.

  (Mestre de Flemalle)



(Huida a Egipto)

                             (Nicolas Falco)

(Frontal Altar)

viernes, 18 de diciembre de 2009

La Navidad interior.



Las postales de Papá Noel bajando por las chimeneas, cargado de regalos y mojado de nieve, se derriten en nuestros recuerdos y reaparecen en los vestigios de ingenuidad de nuestra infancia. Era un tiempo donde la ilusión duraba un año entero. Las noches se perpetuaban mientras escribíamos nuestras cartas con esmero, esperando que ese ser mágico vestido de rojo atienda nuestros anhelos. Y en esas cartas a veces escribíamos “que mi madre no sufra más”, “por favor, que mi padre deje la bebida” y también “quisiera un hermoso vestido”. Claro que había pedidos de regalos costosos, imposibles de ser adquiridos por personas de carne y hueso como los padres de uno. Por eso el pedido era fascinante. Si por casualidad se cumplía, era por gracia de un ser superior.
Más allá del sentido religioso que podía tener para las personas mayores, la Navidad era una fiesta para los niños, porque todo brillaba como en un cuento de hadas. Era el momento de cumplir algún sueño, se respiraba alegría y esperanzas y hasta teníamos la fantasía de que todos éramos un poco más buenos. Y la alegría era inmensa al recibir finalmente un regalo. Uno. Inolvidable.
Hoy la magia seguramente tiene más relación con Internet que con descubrir a Papá Noel depositando los regalos en el árbol de Navidad. Los hechizos duran apenas unos segundos mientras nos apabulla la publicidad en la televisión. El consumo desenfrenado nos somete a comprar y comprar y comprar muchos regalos costosos para llenar el árbol de Navidad, y quizás para sentir que no estamos tan solos. Regalos para los niños, para los grandes, para los ancianos, para los vecinos, para los sobrinos y los nietos y las nueras y los yernos y los hermanos. Todos compramos muchos regalos y usamos nuestras tarjetas de crédito hasta el límite, para cumplir un ritual de hartazgo de juguetes y ropas y zapatos y electrónica y ordenadores y vacaciones y objetos de todo tipo.
Los niños entonces entienden que de eso se trata la Navidad. Pretendemos recordarles que festejamos el nacimiento del Niño Jesus pero esa idea la podemos sostener apenas unos instantes. Luego, queremos saber quién regaló qué cosas, quien se olvidó, quien cumplió con todos, cuántos regalos recibieron nuestros hijos y si nuestra familia ha sido justa en la repartición de los obsequios. También comemos con exageración. Y brindamos y bebemos más que de costumbre. Y a la cama.
Posiblemente cuando nuestros hijos sean mayores, no recuerden nada especial en relación a las Noches de Navidad. Porque se convirtieron en cenas algo más fastuosas, a las cuales arribamos agotados tras recorrer centros comerciales, endeudados y hartos de todo. Es posible que algo de toda esta vorágine nos deje una sensación de sin sentido cuando se supone que debería ser una época relativamente feliz.
Quizás podamos hacer pequeños movimientos que nos satisfagan más y sobre todo que llenen de sentido esa noche tan especial, a través del acercamiento y del contacto emocional con las personas que amamos. Tal vez podamos volver a cierta intimidad, reunirnos con pocas personas muy allegadas y regalar a cada uno un escrito colmado de agradecimientos por cada una de las actitudes que han tenido con nosotros. Si nos atrevemos podemos ofrecer una poesía cariñosa. Incluso preparar la comida preferida para algunos. O el pastel que más disfrutan otros. Y para los niños, claro que habrá algo fuera de lo común, algo soñado, esperado, imaginado y en lo posible no muy caro. Los niños tienen derecho a recibir una carta llena de afecto de su madre o su padre. Unas palabras que nombren lo orgullosos que sus padres están de él. Y una hermosa carta escrita por Papá Noel felicitándolos por sus virtudes, firmada con letra dorada. Puede haber una canasta con nueces, golosinas y chocolates. Un álbum de fotos o una carpeta con dibujos que los niños han hecho siendo niños y que Papá Noel encontró entre sus tesoros. Alguien puede regalar un breve concierto de piano o una pieza tocada en flauta dulce. Otros pueden ofrecer cantar una canción o enseñarla a grandes y pequeños y luego cantarla en canon todos juntos. Podemos sacar los álbumes de familia y mirar fotos viejas durante horas, recordando qué jóvenes éramos todos y los niños descubriendo a sus abuelos con cabello, a sus padres siendo ridículamente niños y a novios y novias que quedaron en el olvido. Hay familias donde quizás se atrevan a danzar una danza circular alrededor de la mesa. En otros ámbitos será divertido ofrecer a los comensales dos minutos de tiempo para pedir un deseo en voz alta, de modo que todos estemos comprometidos y se haga realidad. Podemos jugar a que sean los niños quienes sirven los platos y quienes nos dicen por una vez que tenemos que sentarnos bien a la mesa y comer en silencio. Y desde ya, podemos hacer silencio. Pensar. Meditar. Rezar. Ponernos las manos en el corazón. Darnos cuenta que estamos juntos.
La Navidad que cada uno de nosotros vive puede volver a ser mágica. Todos nosotros estamos en condiciones de ofrecer a los niños pequeños una noche especial, fuera de lo común, llena de sorpresas y de encanto. Es una sola noche al año. Todas las demás noches estamos cansados, hartos de nuestra rutina, enfadados con los niños y enfadados con los mayores. Y ese hastío, no hay juguete que lo transforme.
Se trata de recordar lo más suave de nuestras navidades infantiles y convertirlas en una realidad en tiempos actuales, con más dinero, más objetos y más confort, pero agregando mayores recursos interiores.

Laura Gutman

Vía: Alma de Doula

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Pintará los soles de su camino.




Hoy os propongo la lectura de un libro Mágico. Un libro para las almas de l@s niñ@s que son, que fuimos, que serán.
Está escrito por Cristina Romero Miralles que es entre otras cosas mamá de dos niños, y tal y como se autodenomina Cuidadora del Alma Infantil que todos llevamos dentro.

sábado, 12 de diciembre de 2009

La cesárea perjudica la lactancia

En esta entrevista realizada a Michel Odent , se analiza la manera en que los bebé llegan al mundo  y la importancia que esto tiene en el período de  lactancia.

Foto: María José García Robles.
Artista: Xicu Cabanyes


Según el doctor francés, autor de numerosos libros sobre la humanización del parto, "la perturbación del parto fisiológico tiene efectos en la duración de la lactancia". Odent manifestó que "estamos en un momento de encrucijada en la historia de los nacimientos y de la lactancia" caracterizado por el "progreso técnico" que posibilitó que la cesárea sea "una operación segura, rápida y fácil" hasta el punto de que ha llegado a convertirse "en la manera más usual de dar a luz en muchos países". Sin embargo, esta elección tiene consecuencias "en la calidad y en la duración de la lactancia ya que, en términos generales, disminuirán". De hecho, apuntó que "en las grandes ciudades de Sudamérica y en China, donde el índice de cesáreas es muy alto, las estadísticas revelan dificultades para obtener índices de lactancia. No obstante, el doctor precisó que "hay casos particulares y hay mujeres que tras una cesárea programada pueden lactar a su bebés y otras que dan a luz y tienen dificultades para amamantar".
Michel Odent subrayó que el parto fisiológico y la lactancia "son el futuro de la humanidad" y abogó por mantener los partos naturales. "Para dar a luz una mujer debe segregar un chorro de hormonas, el cóctel de hormonas del amor; y no buscar sustitutos de estas hormonas del amor en esta época medicalizada que vivimos", apuntó.
Para impulsar los partos fisiológicos, el médico obstetra defendió "la introducción de nuevos criterios para redescubrir las necesidades de la mujer" y citó, entre otros, "el pensar a largo plazo, analizar las consecuencias de los partos sobre la calidad y la duración de la lactancia y pensar en términos de civilización".

martes, 24 de noviembre de 2009

Concurso artes plásticas



Tras la experiencia que hemos vivido con la I Edición del Concurso de Pintura Art Teta el año pasado, hemos querido repetir en el 2009 la aventura de un nuevo certámen con el objetivo de que la Lactancia Materna siga siendo fuente de inspiración y vehículo de transmisión de información y de cultura. Un concurso dirigido a todos los que les gusta expresar con sus manos la naturaleza de la vida en toda España, poniendo un grano de arena en la normalización de la lactancia materna.
Multilacta-Lactancia Materna da las gracias a los artistas de las aportaciones artísticas del I Certámen, y anima a participar, tanto a adultos como a niños, con sus obras. Las mismas servirán de ayuda en la promoción y protección de la lactancia. Con toda imagen se puede motivar a la madres a probar la lactancia materna, a continuar el amamantamiento, a reducir los costes sanitarios y sociales, a prevenir la enfermedad y procurar una mejor salud infantil y materna.

La representación del primer concurso fue muy pequeña, pero de gran calidad, y ha sido expuesta en Coslada y San Fernando junto con otras aportaciones fotográficas del artista Fran Vega, socio de Multilacta. Las obras han sido utilizadas para actos y eventos de la asociación. Así el primer premio del artista bilbaino Jose Luis Montero González es la entrada a la web de Multilacta y el segundo premio de la catalana Enma Fenech es la imagen de este II Certámen.

Este año hemos querido dotar al mismo de un premio en metálico de 150 euros y una colección de cuentos especiales sobre lactancia materna. A continuación os presentamos las bases del concurso y os aninamos a participar.

Bases:
· Podrán participar todas las personas mayores de 18 años o menores de edad con autorización de los padres.
· Cada concursante podrá presentar un máximo de tres obras con temática sobre Lactancia Materna.
· Modalidad: cualquier soporte material bidimensional (pintura, fotografía, fotomontaje, collage, arte digital impreso) o tridimensional, (como escultura), en los distintos estilos existentes. Se excluyen del certamen el soporte digital o la imagen en movimiento.
· Las dimensiones de las obras no deberán sobrepasar en ninguno de sus lados los 180 cm., marco incluido.
· Las obras representadas deberán ser originales e inéditas, y no podrán presentarse en otros concursos mientras dure el proceso de selección.
· Es preciso presentar junto con la obra cinco fotografías de la misma tamaño 10X15 para que los miembros del jurado puedan valorar.
· Los gastos de embalaje y envío, y los seguros eventualmente contratados, serán de cuenta del artista. Multilacta no se responsabiliza de los desperfectos que pudieran ocasionarse por manipulaciones ajenas o por la inconsistencia de los materiales empleados.
· Las obras irán acompañadas de título o lema, un pequeño texto explicativo de la misma o de la idea que el artista quiere transmitir, una pequeña ficha de la obra donde se explique la técnica utilizada, y las cinco fotografías de la obra en tamaño 10x15 cm, que irán en un sobre cerrado o plica. En otro sobre cerrado o plica se enviarán los datos personales del autor, una dirección de contacto y nombre de la obra. Las obras premiadas serán firmadas a posteriori.
· El jurado estará formado por cinco personas vinculadas, por una parte a la Comunidad de apoyo a la Lactancia Materna (Un pediatra, un IBCLC, una matrona y un representante del Grupo de madres), y por otro lado vinculados al mundo del arte.
· El fallo del concurso se hará público el día 7 de Abril de 2010, con motivo del Día Mundial de la Salud y la entrega de premios se realizará en alguna de las exposiciones que se monten.
· Multilacta-Lactancia Materna se reserva el derecho de publicar las obras ganadoras o finalistas y de utilizar el material seleccionado en proyectos de promoción y divulgación de la Lactancia Materna , sin ánimo de lucro.
· Las obras se enviarán a la sede de MULTILACTA, en Avda. de Berlín, 21, 3º E de Coslada. C.P 28822 Madrid, entre los días 15 de Enero y 15 de Marzo. Las obras con matasellos posterior pasarán a formar parte de las obras del siguiente Certamen.
· El concurso tendrá un premio único por valor de 150 euros y un premio especial Infantil (Colección de Cuentos especiales).
· Las obras no se devolverán a sus dueños hasta finalizado el periodo de Exposición que Multilacta considere oportuno según las actividades programadas.

Equipo Multilacta.
http://www.multilacta.org/
info@multilacta.org

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Oxitocina: La hormona del AMOR

Por María José García-Robles.

El fin de semana pasado, asistí al curso de formación de Doulas, impartido por  Mares Doules.

Tengo la sensación que todo lo que lo que allí escuché marcará un antes y un después en mi camino como persona, como madre y como Doula.

No sé si estoy más emocionada por todo lo que nos transmitió el gran obstetra Michael Odent o por el descubrimiento de la no menos, gran Doula, Liliana Lammers. Persona carismática donde las haya, que quiso compartir con nosotras su sabiduría de mujer.


"Para cambiar el mundo,
antes hay que cambiar la forma de nacer"
Michel Odent
Michel Odent, es el obstetra que revolucionó la idea de atención al nacimiento. Es el fundador del Primal Health Research  de Londres, cuyo objetivo es estudiar lo que ocurre en el “periodo primal” (desde la concepción al primer año). Su conclusión es, que al igual que parte de nuestra salud se determina durante el período primal, la forma en que nacemos y somos criados determina nuestra capacidad de amar.

Sus obras, artículos y cursos son fundamentales para entender la nueva concepción del nacimiento, en el que el respeto a la esencia mamífera de los bebés y  la naturaleza del parto, son fundamentales.

“El gran descubrimiento de la segunda mitad del siglo XX, fue comprobar que los bebés necesitaban a su madre”
Michel Odent.
Para llegar a esta afirmación, aparentemente tan evidente, los investigadores sensibles con el tema, tuvieron que solicitar permiso a los comités de ética médica para poder llevar a cabo un “experimento”. Querían estudiar el efecto que tenía dar el niño a su madre inmediatamente después del parto, acto no habitual en aquellos tiempos. Afortunadamente hoy en día sabemos que los recién nacidos necesitan a su madre.
Según Odent, el trabajo en el siglo XXI será redescubrir las necesidades de la mujer que da a luz para contrarrestar los cientos de años de condicionamiento cultural.
Este redescubrimiento pasa por conocer y mimar la fisiología del parto y darle máxima importancia, entre otros, a la hormona del amor: La oxitocina.

La Oxitocina es una “hormona tímida” según definición de Liliana Lammers, y es el primer componente del cóctel del amor, que todos los mamíferos necesitan liberar para parir a sus crías. También es necesaria en el proceso del alumbramiento de la placenta, está presente en el reflejo de eyección de la leche en la lactancia y en las relaciones sexuales.
En la hora siguiente al nacimiento aparece un pico mágico de oxitocina, estimulado por el primer contacto entre la madre y el bebé.
Esta es la razón por la que en todas las situaciones descritas anteriormente, los humanos sentimos la necesidad de intimidad y de protegernos de las miradas, para no sentirnos observados. Para que la oxitocina fluya libremente, la mujer necesita mucha intimidad.

Ya se puede decir, porque lo avalan los estudios científicos, que la liberación de la oxitocina depende de lo que sucede en el entorno y que esta hormona es “menos tímida” si el entorno es femenino. La Historia muestra que los partos siempre han estado acompañados por otras mujeres.

Hacia la mitad del siglo XX aumenta de forma increíble la masculinización del entorno del parto, fundamentalmente hospitalario. En los años 70 aparecen las teorías de participación del padre en el parto, la introducción de la maquinaria tecnológica, las especializaciones médicas, y en los últimos tiempos, la influencia de la imagen y de los soportes visuales dentro de los partos, como vídeos y fotos.

Para entender el funcionamiento de la oxitocina también es necesario entender cómo actúa su antagonista la Adrenalina. Esta se segrega en situaciones de urgencia, miedo o frío, es decir, si segregamos adrenalina inhibimos la segregación de oxitocina tan necesaria para parir. Para que un parto funcione, es importante que la adrenalina se encuentre en niveles muy bajos en la madre y en las personas que la rodean, incluido el padre. La duración de un parto es proporcional al índice de adrenalina de las personas que lo rodean.

Los humanos como primates, nos caracterizamos por tener muy desarrollado nuestro neocórtex. Esta corteza cerebral debe ponerse en reposo en el parto -tarea difícil cuando tan frecuentemente hay estímulos en el entorno del parto que se encargan de ponerlo en funcionamiento- No hay mejor manera de conseguir que un parto sea largo, difícil y doloroso y por consiguiente más peligroso, que estimulando el neocórtex.

Algunos de los estímulos para el neocórtex que actúan de forma negativa en el proceso del parto son:

- El lenguaje racional: El silencio es una necesidad básica de la mujer que da a luz. El lenguaje, y en particular las preguntas dirigidas a la mujer que está pariendo, puede interferir en el proceso fisiológico del parto.

- La iluminación: La oscuridad favorece el trabajo de parto porque pone en reposo el neocórtex.

- La falta de intimidad: Sería necesario empezar a tomar consciencia de lo que realmente significa la palabra intimidad en todas las fases del parto. Para que el proceso fisiológico se lleve a cabo con normalidad, la mujer no debe sentirse observada por nadie.

- La falta de seguridad: El entorno, una vez más, ha de proporcionar un ambiente de completa seguridad y tranquilidad para que la mujer que pare pueda ser totalmente espontánea. Una habitación caliente, en penumbra, no demasiado grande, en silencio y dónde la mujer pueda estar protegida de las miradas, es el lugar ideal para que la oxitocina se segrege libremente.

Parece una paradoja entender esto si tenemos presente cómo se desarrollan habitualmente la mayoría de partos hospitalarios en nuestro medio. En situaciones donde la mujer tiene índices de adrenalina tan altos, resulta difícil imaginar como el parto puede transcurrir con normalidad.

Después del nacimiento del bebé, la madre tiene el pico de oxitocina más alto de toda su vida. La necesidad de intimidad no termina después del nacimiento. El ambiente que no perturba el parto es también el que no perturba el primer contacto entre la madre y el bebé. Es el primer cruce de miradas. Los ojos del bebé atraen los ojos de la madre y los de la madre al bebé. Parece ser que este cruce de miradas es un momento privilegiado en la futura relación madre-bebé y NUNCA nadie tendría que perturbarlo. En este momento se debería realizar la primera tetada; la piel, la mirada y la estimulación del pezón, harán segregar la hormona necesaria para que se produzca el reflejo de expulsión de la placenta.

Otra práctica habitual y no menos innecesaria es el pinzamiento o el corte temprano del cordón umbilical. Con esta práctica tan frecuente, se priva al bebé de una cantidad importante (alrededor de 40mg) de sangre rica en elementos minerales y de células madre.

Tal vez deberíamos empezar a  replantearnos la clasificación actual de partos, la cual propone que estos se dividan en partos vaginales o en cesáreas, para comenzar a clasificarlos en función de si un parto se ha producido con liberación de la hormona del amor o sin liberación de la hormona del amor.
En este contexto, parece necesaria la presencia de una figura maternal que proteja a la mujer del entorno. El fenómeno DOULA demuestra que puede ser esta la persona protectora que necesita en ese momento la mujer. Tradicionalmente las madres transmitían a sus hijas los conocimientos sobre el embarazo, el parto y el puerperio, y los sentimientos profundos añadidos a estos estados. Las doulas resurgen para retomar la red de apoyo entre mujeres, a la vez que pueden ayudar a refeminizar el parto, y recuperar la realidad de la maternidad como revolución vital en la vida de una mujer.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Todas somos diferentes, todas somos iguales.

Este bonito vídeo nos muestra a mujeres de  diferentes culturas amamantando a sus hijos.  Me encanta comprobar como la crianza y  la lactancia materna nos une a todas las madres del mundo.



Vía: El blog alternativo
Música: Jack Johnson

martes, 3 de noviembre de 2009

Crisis de crecimiento

Es cierto que los bebés de vez en cuando, a intervalos más o menos aproximados, a las 3 semanas, al mes y medio, a los 3 meses, tienen unos días "raros", en que están algo más inquietos, lloran más, duermen peor, se agarran al pecho y de repente estiran, lo sueltan, lloran, no duermen... Posiblemente esto tenga relación con la maduración de su cerebro. En general, se habla de la crisis de los 3 meses describiéndola como un momento en el que:

• El bebé reclama mamar más a menudo (lo que la madre interpreta como que tiene hambre)
• La madre no nota el pecho tan lleno (lo que interpreta como que ella no tiene leche suficiente)
El resultado es que en ese momento es muy fácil que se empiecen a dar biberones, lo cual no es la solución adecuada.Pero en realidad lo que ocurre es que...
• El bebé reclama más a menudo porque está creciendo (por eso se llaman también "baches o crisis de crecimiento") y esto hace que su apetito aumente.
• La madre no tiene los pechos tan llenos porque a esa edad la producción de leche de la madre se ha adaptado ya a las necesidades del bebé, ya no gotea, ni se tienen los pechos tan llenos, ni se nota tanto la subida de leche... Además, el lactante vacía el pecho con más eficacia, tarda menos tiempo y hace más rápida la toma.

De modo que lo adecuado es intentar adaptarse al bebé. A lo mejor sólo necesita que lo tomen más tiempo en brazos, pero si pide más pecho porque necesita comer más, la solución es ponerlo más al pecho para que aumente la producción. Si en lugar de pecho le damos un biberón, esto no hará que aumente la leche y normalmente empeorará las cosas.

Fuente: http://www.aeped.es/lactanciamaterna/rpmf21.htm

lunes, 2 de noviembre de 2009

Un estudio de Atapuerca concluye la conveniencia de leche materna hasta los 4 años

Por Agencia EFE
Burgos, 11 oct (EFE).- Estudios realizados en los fósiles de Atapuerca concluyen que la leche materna tendría que ser el alimento principal de los seres humanos durante sus cuatro primeros años de vida, afirma el director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (CENIEH), José María Bermúdez de Castro.
En una entrevista con EFE, Bermúdez de Castro, que también es codirector de las excavaciones de Atapuerca, ha explicado que la abundancia de restos de homínidos de la Sima del Elefante, una de las zonas más emblemáticas de los yacimientos, ha permitido estudiar los dientes de varios individuos y medir así las fases de su crecimiento biológico.
La conclusión ha sido que la lactancia materna se prolongaba hasta los tres o cuatro años, lo que los científicos relacionan directamente con su "buena salud" durante el resto de su vida.
La leche humana va cambiando su composición y se va adaptando a las necesidades de crecimiento aportado todo lo necesario, algo que también podría ocurrir en la actualidad, ha añadido.
Bermúdez de Castro ha explicado que cada especie tiene leche materna adaptada a sus necesidades y ha señalado que el consumo humano de la procedente de animales como las vacas o las ovejas, para lo que tuvieron que adaptar su aparato digestivo, es "relativamente reciente" y debió comenzar hace unos 7.000 años.
Además, su consumo contribuye a proteger al hombre de ciertas enfermedades y actúa como elemento para prevenir la obesidad en la etapa adulta.
Una vez que abandonaban la lactancia, los registros fósiles de Atapuerca indican, sobre todo gracias a las dentaduras, que seguían una buena dieta y eran omnívoros, aunque sólo se conservan restos de grasas y carnes.
Aunque los restos vegetales no se conservan, Bermúdez de Castro ha detallado que en la dieta de los homínidos de Atapuerca figuraron con toda seguridad setas, bellotas, frutos silvestres, peces e invertebrados que "variaban en función de la época, porque el clima era templado y había diferentes estaciones con sus propios alimentos de temporada".
Para el director del CENIEH, es "muy probable" que una vez superada la fase de lactancia se utilizara como un alimento clave el tuétano de los huesos, que es una parte muy rica en nutrientes y puede funcionar como sustitutivo del jugo materna.
También la dieta tiene mucho que ver con una de las principales causas de mortandad de los homínidos de la sierra de Atapuerca.
El fósil más antiguo de Europa, de más de un millón de años, encontrado también en la Sima del Elefante, es una mandíbula de un individuo de unos treinta o treinta y cinco años y sus incisivos estaban a punto de desprenderse de la encía.
De hecho, el científico sostiene que al no cocer los alimentos, los problemas de encías que ahora aparecen a los 60 ó 70 años de edad entonces aparecían en torno a los 30.
Los daños en la boca terminaban muchas veces en infecciones que en esa época podían terminar "fácilmente" con la muerte del individuo.
De hecho, las infecciones eran una de las causas más frecuentes de la muerte de estos homínidos, aunque también los accidentes, la acción de predadores y las luchas tribales.

domingo, 25 de octubre de 2009

Lo que no le interesa a la sociedad de consumo



La sociedad de consumo, que como su nombre indica tiene como principal interés crear "consumidores", y cuyos mensajes más visibles van sobre todo a promover productos y servicios, no promueve por sí misma aquellos otros tipos de conductas que implican "no comprar" (ese tipo de mensajes se queda en manos de instituciones, administraciones públicas, fundaciones, asociaciones sin ánimo de lucro, etc...) que generalmente, o ponen menos empeño, o tienen menos dinero para publicitar sus ideas, que Danone, Nestlé o Coca Cola. Lo único importante es el circuito productividad/consumo, y todo lo que se salga de él, no es más que un obstáculo, un impedimento para la productividad y para la capacidad de consumir productos materiales, que es lo que define el "estatus" y la "calidad de vida". Todos decimos que trabajamos "para poder criar a nuestros hijos", pero terminamos por no criarlos para poder trabajar. Por tanto, a la máquina creadora de "productores/consumidores" no le interesa:
-LA LACTANCIA MATERNA: La madre que amamanta no compra botes de leche de fórmula a 20 euros el bote cada tres días, no compra biberones, tetinas, chupetes, esterilizador de biberones, calentador de biberones, portabiberones, limpiador de biberones, agua para biberones... y recontra-nosequé-biberones.

-QUE COJAMOS A NUESTROS HIJOS EN BRAZOS: La madre que sostiene a su bebé con su propio cuerpo no necesita comprar la abrumadora cantidad de accesorios aparca-bebés que venden las tiendas de puericultura: hamaquitas, columpios, gimnasios, corrales, cunas de viaje, moisés, minicunas, capazos, capazos adaptables a la silla, maxi-cosis, carritos, sillas-trío, sillas ligeras, mecedoras con vibrador... etc. etc. etc., donde el niño permanezca tranquilito, en posición horizontal y sin decir ni mu en todo el día. (Contrariamente, parece ser que esa posición horizontal permanente, unida a la leche artificial, a la forma de succión de los biberones, y al poco contacto físico con el cuerpo de su madre, es lo que provoca los famosos "cólicos" del lactante, que no es más que un malestar continuo del bebé por la forma en que está siendo criado).

-QUE COMPARTAMOS HABITACIÓN con nuestro bebé ¡¡¡y mucho menos cama!!!: ¡¡¡Eso es lo más peligroso del mundo!!! Usted debe comprar moisés, minicuna, recontra-minicuna, cuna pequeña, cuna grande, cama con barandilla, cama sin barandilla, litera, y cama adecuada para cada edad del niño, cambiándola si es posible cada vez que el niño crezca 5 centímetros. Y decorarle una maravillosa habitación indendiente, donde aprenda a dormir SOLO desde los 0 meses, con su propio juego de muebles que también debe cambiar cada año, según el color y el estilo que aparezca en el catálogo primavera-verano de la tienda más chic. Ah, y con un intercomunicador con video cámara para vigilarlo todo el día mientras usted se arregla las uñas. Si no, ¡¡¡no es usted una buena madre!!! No le da a su hijo todo lo que necesita, ¡¡¡lo va usted a traumatizar!!! (El trauma se lo está produciendo realmente el poco contacto con el cuerpo de su madre, que es lo único que el bebé necesita y pide a gritos).

-QUE PERMANEZCAMOS DENTRO DE CASA: Dentro de casa, es probable, solo probable, que consumamos menos (ya hoy se puede comprar también, como no, por teléfono o internet o con el mando a distancia, así que no se deprima). Trabajamos 9 ó 10 horas, y cuando llegamos a casa tenemos imperiosamente que salir a pasear, en casa "nos agobiamos", nos falta el aire, no sabemos qué hacer (además de estar enfrente de la pantalla, de la tele, del ordenador o de los videojuegos.) No, tenemos que salir, necesitamos imperiosamente salir, no soportamos estar todo el día dentro de casa con ese "bebé-tirano" que solo quiere brazos, y que cada vez que tenemos todo listo para atravesar la puerta, ya quiere de nuevo comer, o ha hecho caca, o nos ha estropeado la ropa con un vómito...lo queremos mucho, es lo que más queremos en la vida, pero "yo estoy acostumbrada a llevar un ritmo", no puedo parar así, no puedo estar tantos días sin salir a la calle, con la teta afuera todo el día, con el pijama puesto hasta las 5 de la tarde y el pelo sin arreglar... no puedo (realmente no puedo). Que una madre permanezca, durante una corta temporada, en su casa, amamantando, criando en brazos y en contacto permanente con su bebé de día y de noche, fuera del circuito de la productividad y también fuera del circuito del consumo material, no parece un problema mayor. ¿Por qué es tan difícil entonces? ¿Por qué creemos que no podemos, o que no debemos? ¿Qué nos lo está impidiendo? A analizar los factores que hacen muy difícil -si no imposible- que los bebés reciban el contacto humano que necesitan para su formación como personas, dedico estas páginas.
Por Ileana Medina Hernández .
Fuente: http://www.tenemostetas.com/2009/04/lo-que-le-interesa-la-sociedad-de.html

jueves, 22 de octubre de 2009

Nutrición Emocional

Si hemos atravesado nuestra infancia poco amparados o poco protegidos, haciendo grandes esfuerzos para sobre adaptarnos, es posible que en la actualidad entremos en competencia con los niños desde el hambre emocional. Grandes y pequeños nos pelearemos por un trozo de mirada, quejándonos de que nuestros hijos “están terribles”, son muy “demandantes”, estamos hartos de que “se enfermen”, o que “no respeten a los mayores”. Nos parece inaceptable que abandonen la escuela o que se droguen o que no coman o que se escapen o que tengan sexo sin protegerse.
Cuando un niño no es suficientemente nutrido emocionalmente durante la infancia, va a seguir necesitando eso que pidió, aunque modificará el modo en que formulará el pedido. La edad no calma la sed. La edad sólo disfraza las necesidades primarias en otras más presentables en sociedad. El niño necesitado se convertirá en un joven desesperado, ávido, feroz. Por eso, no importa con cuánta comida se atosigue, cuánta droga lo calme, cuánta agresión drene o cuántas pastillas lo duerman…no va a obtener cuidados maternos. Esto es consecuencia de una gran equivocación. Porque toda droga va a requerir más dosis. Toda relación dependiente lo va a llevar a relaciones aún más destructivas. Toda dieta lo va a arrojar a un circuito de restricciones. Todo acceso al alcohol lo va a dejar más prisionero de sus borracheras. Y toda distancia emocional lo va a colocar cada vez más lejos en su propio desierto.
Es verdad que tenemos la intención de amar y educar a nuestros hijos. Resulta que el amor puede estar presente como idea personal y colectiva. Pero amar concretamente a los hijos todos los días y todas las noches requiere comprender de dónde venimos…para entender las contradicciones profundas que sentimos cuando nuestros hijos pequeños nos demandan atención, presencia, conexión y amparo. Si nos sentimos desbordados o exigidos, es urgente emprender un camino de conocimiento personal, haciéndonos cargo de las improntas básicas que tenemos grabadas bajo la falta de cuidado o de palabras. Esas necesidades infantiles no nos fueron satisfechas en el pasado. Ahora nos corresponde reconocer qué es lo que nos ha acontecido, para decidir qué haremos hoy, es decir, cómo alimentaremos a nuestro niño herido y hambriento, para no trasladar esa hambre sobre nuestros hijos.
Laura Gutman

martes, 20 de octubre de 2009

MUÑECAS QUE DAN A LUZ Y AMAMANTAN A SU BEBE



Hace pocos días una amiga me envió el enlace de esta página con un "te gustará" en el motivo de la carta. Realmente acertó.
Esta es una de esas iniciativas que desde aquí aplaudo efusivamente. Se trata de una tienda virtual dónde venden muñecas muy originales.
Tal y como dice la creadora de Kepina, están realizadas con mucho mimo de forma artesanal, pintadas o bordadas a mano. Cada muñeca lleva un portabebé de tela y es única, como cada mamá. El bebé está unido a su mamá por el cordón umbilical, tiene broches automáticos para que logre prendrese al pecho, y velcros para abrazarlo.
En  Kepina hacen muñecas personalizadas: lactancia prolongada, gemelos, tándem, mama adoptiva, familias...
¿No os dan ganas de escribir ya, la carta a los reyes?




LA TETA REPLETA

“Señor, no es orgulloso mi corazón, ni son altaneros mis ojos, ni voy tras cosas grandes y extraordinarias que están fuera de mi alcance, al contrario, estoy callado y tranquilo, como un niño recién amamantado que esta en brazos de su madre .¡Soy como un niño recién amamantado!” El Rey David en el Salmo 131:1-2

El artículo sobre el simbolismo de las abejas a través de la historia ha inspirado a Mónica un texto para El Lector Alternativo Opina sobre la lactancia, la abundancia y el gozo.
En su reflexión vislumbramos endorfinas, oxitocina y felicidad a raudales que conforman una química cerebral y una actitud determinada hacia la Vida que, a su vez, configura el tipo de sociedad en que vivimos. Son muchos los autores que lo han estudiado, pero Mónica lo expresa con más poesía…
Hablando de abejas, de miel, de la Madre, de los orígenes…
En el Antiguo Testamento (otra cultura milenaria) se habla de la Tierra Prometida como un lugar de abundancia del que se dice que ”mana leche y miel”.
No sé si alguien adulto puede alimentarse exclusivamente de leche y miel, pero se me ocurre quiénes se alimentan así y son felices: los bebés.
La leche materna es leche y tiene un dulzor suave como de miel. El bebé tiene la teta a mano siempre que tiene hambre y puede comer hasta quedar saciado. La teta no se acaba nunca y cuanto más tomas más hay.
Hay otro salmo (ahora no recuerdo cuál) que hace una metáfora del “estado perfecto” con la imagen de “un niño saciado en brazos de su madre“. De un niño (tengo que comprobarlo) pero creo que no dice bebé, que se suelta de la teta dormido mientras le cae un reguerillo de leche por la comisura de los labios.
Es la imagen de la felicidad, las madres que damos pecho tenemos el honor de verlo todos los días.
La teta como símbolo de la Madre, la abeja que produce la miel, la abundancia de una teta que nunca se vacía (tal vez originariamente el cuerno de la abundancia de los griegos fue una teta y con la entrada de la sociedad patriarcal se convirtió en algo más fálico y masculino como un cuerno).
Todo ello nos regresa a una etapa de la vida en la que fuimos felices y a la que el inconsciente colectivo pretende regresar como símbolo de una tierra prometida, de un Edén en el que algún día vivimos.
Tal vez todos los males de nuestra sociedad y todas las neurosis vienen de que no pudimos tener de niños una teta repleta siempre dispuesta a saciar nuestra necesidad de comida, de consuelo, de amor.
Esa falta, se convierte en una carencia tan profunda que no se llena ni con todas la cosas materiales que nos ofrece nuestro mundo desde sus escaparates.
Tal vez esta crisis nos ayude a regresar a unos valores más amorosos, más fundamentales, a criar a nuestros hijos desde el calor de nuestros pechos rebosantes de amor y vida. Tal vez nuestros hijos puedan un día recordar aquel tiempo en el que vivieron en una tierra que mana leche y miel que les dio el alimento y los nutrientes necesarios para ser unos adultos libres y energéticamente equilibrados.
Estaba pensando que, para recordar el tiempo en el que mamaron, nuestros hijos deberían ser amamantados más allá de los tres años, y ver cómo sus hermanos y otros niños son amamantados también.
Si no, ese recuerdo se perderá en la brumas del subconsciente y sólo quedará soñar con un futuro utópico situado en algún lugar en la nada, en lugar de trabajar por un presente “presente” y real.
Mónica Álvarez

lunes, 12 de octubre de 2009

Entrevista al Doctor Carlos Gonzalez



El autor del best seller Bésame mucho. Cómo criar a los hijos con amor, y autor de otras obras como Mi niño no me come y Un regalo para toda la vida ofreció ayer una conferencia sobre lactancia.
- ¿Qué es lo que expuso en la conferencia?
- En la conferencia se habló sobre cómo funciona la lactancia materna, es decir, explicarlo para que se entienda que el pecho no funciona con un horario rígido, ni cada tres horas, ni contando los minutos que está el niño; sino que funciona a demanda, cuando el bebé quiere, en el momento que quiere, el rato que quiere. Algunos necesitan mamar más, otros menos.
- ¿Ha escrito libros sobre el tema?
- He escrito un libro sobre lactancia en general, otro sobre los niños que no comen y porque no comen haya que dejarlos en paz; y también sobre las necesidades afectivas que pueden tener los padres, como coger a sus hijos en brazos o dormir con ellos en la misma cama sin convertirse en ningún monstruo asesino.
- ¿Hay diferencias entre los padres primerizos y los que no lo son?
- Los primerizos se preocupan por todo. Pero todo tiene sus ventajas e inconvenientes, porque si eres un hijo primerizo, pues tienes los padres para ti solo. No obstante, aquellos que son los segundos, tienen unos padres más experimentados, pero tienen menos tiempo para dedicárselo.
- ¿Cómo sabe una madre cuándo tiene que amamantar a su bebé?
-No hay que seguir ningún horario, el reloj no ha de ser quién debe saber que tu hijo tiene hambre, el que lo sabe es tu hijo, y si tiene hambre, pues la tiene.
- ¿Qué diferencia hay entre las madres que dan el pecho y las que no?
- Para la madre que quiere dar el pecho y lo hace es una gran satisfacción, puesto que es la sensación de que has conseguido algo. Es una realización personal. Hay gente que se siente realizada por subir a una montaña, pues esto, es mucho más importante en tu vida; y además es una comodidad muy grande. Es decir, que puedes subir también la montaña porque no necesitas agua, ni un aparato para calentar el agua y el polvo, y la medida para el polvo y demás. Eso permite a las madres una libertad y una movilidad, en cambio el biberón exige ciertas cosas.
- ¿Qué prefieren las madres?
- La inmensa mayoría de las madres prefieren dar el pecho, aunque hay algunas que no lo quieren. Pero, según las zonas de España, son el 80% o el 90% que quieren dar el pecho, y la gran pena es que muchas no lo consiguen porque han tenido problemas, grietas, o por diversos motivos que no han encontrado a nadie que les pudiera ayudar.
- ¿Qué podría comentar de su experiencia en consulta?
- Es una cosa curiosa como los padres primerizos cuando los ves los primeros días o las primeras semanas que vienen a la consulta con su niño, cuando les explicas que si el niño llora lo pueden coger en brazos siempre que quieran que no pasa nada, y que si por la noche no quiere dormir solo que se lo pueden meter en la cama; la inmensa mayoría de los padres y madres se quedan contentísimos. Es decir, te das cuenta hasta qué punto nuestra sociedad tiene unos prejuicios muy fuertes sobre estos asuntos.
- ¿A qué se refiere con prejuicios?
- La palabra vicio, por ejemplo, ya sólo se usa para esas cosas. Nadie dice que fumar sea un vicio, y fumar es una enfermedad como es el tabaquismo; la palabra vicio se usa para decir que mi hijo se muerde las uñas o dormir en brazos. Parece que los niños son sólo aquellos que sufren de los vicios.
- ¿Cuál es su mejor consejo?
- Supongo que lo de la lactancia es lo que manda, no hay que preocuparse por el reloj. Hay que ofrecerle el pecho cuando lo pida. Y si no se asegura de que lo está pidiendo la manera más fácil es ofrecerlo.

lunes, 5 de octubre de 2009

X Fiesta de la Lactancia Materna

El domingo día 4 de octubre se celebró la x Fiesta de la Lactancia organizada por Alba lactancia Materna.
Más de 2000 personas acudieron al Parc de la Ciutadella, entre los que destacaban 615madres lactantes. La fiesta tuvo un carácter informativo, lúdico y familiar.
En el transcurso del acto se leyó un manifiesto y se repartieron globos blancos, a modo de gotas de leche, con el lema: “6 meses de Lactancia Materna Exclusiva, 6 meses de Permiso por Maternidad”.
También se difundió el lema de la Semana Mundial 2009, LACTANCIA MATERNA CUANDO SE PRODUCE UNA URGENCIA: ¿ESTAMOS PREPARADOS? que pretende concienciar sobre la necesidad de disponer de medidas para preservar la lactancia materna cuando se produce una situación urgente e inesperada que puede conllevar riesgo de separación madre-bebé lactante, con la consiguiente interrupción involuntaria de la lactancia materna.
Vía: http://www.albalactanciamaterna.org/
Este es el enlace que lleva al vídeo de la fiesta http://www.btvnoticies.cat/2009/10/04/la-ciutadella-acull-la-festa-de-la-lactancia

sábado, 26 de septiembre de 2009

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2009

Cada año WABA (Alianza Mundial pro Lactancia Materna), red internacional de personas y organismos que trabajan en colaboración con UNICEF, convoca la Semana Mundial de la Lactancia Materna que este año se celebra del 4 al 10 de octubre.
El lema elegido para la SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA 2009 es:

LACTANCIA MATERNA CUANDO SE PRODUCE UNA URGENCIA,
¿ESTAMOS PREPARADOS?
Una urgencia es una situación inesperada que puede conllevar riesgo de separación madre-bebé lactante con la consiguiente interrupción involuntaria de la lactancia materna.
El lema de este año quiere dar visibilidad a que ante cualquier hecho inesperado en que pueda verse envuelta una pareja madre-bebé lactante (accidente de tráfico, enfermedad súbita de la madre o el bebé, parto prematuro, proceso de divorcio, desastre natural o de cualquier otro tipo, etc...) es importante que la adecuada atención social, judicial o sanitaria a la madre, al bebé o a ambos, incluya la necesidad de preservar la lactancia materna evitando que se interrumpa innecesariamente y de forma rutinaria como si fuera un factor molesto.
En el caso de ingresos hospitalarios esto incluiría "humanizar" la atención maternoinfantil, permitiendo la cohabitación, favoreciendo la lactancia materna y si, procede, el método madre canguro.
FEDALMA - Federación Española de Asociaciones y Grupos pro Lactancia Materna, convoca a todos los grupos de apoyo que lo deseen a realizar
Fiestas y otras actividades de forma conjunta
el domingo, 4 de octubre 2009 a las 12 H.
dando así inicio a la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna de este año.
ALBA LACTANCIA MATERNA se suma a esta convocatoria y, a lo largo de la mañana del domingo 4 de octubre 2009, celebrará en el Parc de la Ciutadella de Barcelona la:
X FIESTA DE LA LACTANCIA
!!! La fiesta de la lactancia de ALBA cumple ya 10 años !!!
¡¡¡ Ven a celebrarla con nosotras !!!
¡¡¡ Te esperamos!!!

jueves, 17 de septiembre de 2009

"La leche materna es antibiótico y vacuna”. Entrevista a Gro Nylander, la mayor experta mundial en lactancia




La leche materna tiene varios miles de beneficios para la salud del bebé que la mama… pero ¡cada día descubrimos alguna nueva ventaja de lalactancia materna! Y tanto para el bebé como para la madre”
“¡Es una vacuna natural! Los anticuerpos que la madre posee pasancon su leche al bebé lactante: así, el bebé¡queda inmunizado ante los gérmenes del entorno de la madre!”
“Dar el pecho ahorraría en Estados Unidos 3,600 millonesde dólares anuales… ¡gastados hoy en curar afeccionesrespiratorias y digestivas que la lactancia previene!”
“Esas leches artificiales -está vetado llamarlas maternizadas:¡es publicidad engañosa!- son cada día mejores, ¡pero estána años luz de los beneficios de la leche materna!”
Gro Nylander

Si en los años 50 del siglo XX hubiese habido más médicos y científicos como Gro Nylander, no habríamos vivido décadas de casi desaparición de la lactancia en Occidente y ahora no tendríamos que “remendar” entre todos esa cadena de trasmisión que se rompió cuando las hijas ya no vieron amamantar a sus madres y los “hombres sabios de bata blanca” despreciaron el milagro que produce el cuerpo femenino a favor de la leche artificial de multinacionales poderosas.
Hoy, la situación a nivel de demostración científica de las bondades de la lactancia materna ha cambiado completamente, pero aun no se ha recuperado la confianza de las mujeres en si mismas, ni se han eliminado numerosos mitos y obstáculos, y por eso las cifras de bebés amamantados más allá de los 3 meses siguen siendo bajas.
Gro Nylander es pediatra y obstetra en el hospital de la Universidad de Oslo, directora del Centro Nacional de Lactancia Materna de su país y una autoridad mundial en el tema.
Es autora de los libros “Maternidad y lactancia” de Editorial Granica y “Nueve meses de espera” de Ediciones Medici y de los vídeos “Dar el pecho es lo mejor” y “El pecho no tiene horario“.
En esta entrevista en La Contra de La Vanguardia del 6-6-2005 explica los beneficios de la lactancia materna para el bebé y para la madre, su duración natural en la especie humana, la importancia de no interferir durante la primera hora del nacimiento y las tomas a demanda.
Ahora que tanto miedo inspira la gripe A, aunque sea más benigna que la común, sería un buen momento para que los gobiernos impulsasen la lactancia materna como prioridad de salud pública y que los padres se concienciasen de que no existe mejor vacuna que la leche materna.

PRESENTACIÓN DEL PERIODISTA VICTOR M. AMELA
Esta mujer es la que más sabe en el mundo acerca de lactancia materna. Sus conocimientos se aplican hoy en centros de salud del mundo entero. También ha fundado bancos de leche materna para bebés prematuros o casos especiales, mediante uso de biberón (”útil y necesario en estos casos”).
Y hasta desgrana argumentos económicos para fomentar la lactacnia materna: “Dar el pecho ahorraría en Estados Unidos 3,600 millones de dólares anuales… ¿gastados hoy en curar afecciones respiratorias y digestivas que la lactancia previene!”.
Para ayudar a pediatras y madres publica ahora “Maternidad y lactancia” (Granica).
Me ruega que recuerde a mis lectoras que Madonna, Julia Roberts y la bella esposa de Pierce Brosnan han dado pecho a sus hijos… Ah: Julia Roberts, a Gemelos.

ENTREVISTA
Dejemos lo de mi edad… Soy madre de cuatro hijos treintañeros y abuela de cuatro nietos. Estoy casada. Soy noruega y vivo en Oslo. Soy médico y obstetra en el hospital de la Universidad de Oslo. Soy directora del Centro Nacional de Lactancia Materna, el primero del mundo. Fomento la lactancia materna: ¡reporta beneficios sin fin!

¿Qué tiene la leche materna que no tengan otras leches?
El envase más bello del mundo…
¡Totalmente de acuerdo!… y varios miles de beneficios para la salud del bebé que la mama.
¿Miles?
Son los ya confirmados por estudios científicos…, pero ¡cada día descubrimos alguna nueva ventaja de la lactancia materna! Y tanto para el bebé como para la madre.
Cíteme el beneficio más relevante.
¡Es una vacuna natural! Los anticuerpos que la madre posee pasan con su leche al bebé lactante: así, el bebé ¡queda inmunizado ante los gérmenes del entorno de la madre!
¿Y el bebé enferma menos?
Sí: padece menos infecciones. Mire, hace poco hubo en Oslo una epidemia de diarrea entre niños de cuatro años: descubrimos que lo causaba un raro virus, frecuente en Pakistán, y no respondían a ningún tratamiento…
Los niños no tenían defensas, deduzco.Entonces se nos ocurrió darles leche materna de una mujer pakistaní: ¡se curaron!
¡Bravo! ¿Hay alguna leche maternizada que pueda competir con eso?
Esas leches artificiales -está vetado llamarlas maternizadas: ¡es publicidad engañosa!- son cada día mejores, ¡pero están a años luz de los beneficios de la leche materna!
Siga enumerándolos, por favor.
La mortalidad infantil en el primer año es inferior entre los bebés con lactancia natural. Y hay menos casos de muerte súbita.
¿Por qué?
Probablemente porque están más blindados ante infecciones respiratorias.
Más sanos. Tienen también menos anemias: el hierro de la leche materna se absorbe todo, pero el de las leches artificiales se absorbe mal.
¿Cómo afecta eso al crecimiento del niño?
Hemos constatado que los adolescentes que de bebés mamaron leche materna son menos proclives a la obesidad que los otros.
Curioso…Muy importante:
¡la obesidad mata hoy a más gente en el mundo que el hambre!
¿Y afecta de algún modo la lactancia al desarrollo intelectual del bebé?
Sí. La gran riqueza en ácidos grasos de cadena larga (omega-3) que contiene la leche materna favorece el desarrollo del cerebro. El CI (coeficiente intelectual) de esos niños superará de 5 a 10 puntos al de los otros.
¡Todo son beneficios!
El desarrollo psicomotor también mejora algo gracias a la leche materna. Y el emocional, gracias al contacto físico, piel con piel…
¿Y cuánto tiempo conviene dar de mamar para gozar de todos estos beneficios?
Durante los primeros seis meses conviene dar sólo pecho. Y durante los siguientes seis meses, pecho más otros alimentos.
Y ya tenemos al bebé con un añito.
La OMS aconseja seguir dándole pecho hasta los dos años. Los bosquimanos y otros pueblos primitivos alargan la lactancia hasta los tres o cuatro años. ¡Eso sería lo natural!
¿Tanto?
Ya me han advertido que decir esto en España es casi tabú… Esos niños casi no enferman, no necesitan antibióticos: ¡la leche materna es su antibiótico natural! Sin hablar de la riquísima absorción de sus proteínas.
Pero… ¿no morderá el niño ese pecho?
Si lo hiciese, hay que apretárselo contra el pecho: ¡es imposible morder con la boca llena..! Pero el niño está feliz y no muerde.
¿Qué consejo daría a una madre primeriza para que dé correctamente el pecho?
En seguida que nazca el bebé, que se lo pongan entre los pechos y lo dejen con ella. Ese bebé olisquea, busca, se acerca al pecho y, antes de una hora, ¡ya está mamando!
¿Así de fácil?
¡Claro! Es un instinto derivado de millones de años de selección natural… Y hemos comprobado que cuantas más horas tardemos en ofrecerle pecho al bebé…, peor: más reflejos habrá perdido, más lento y abotargado estará y más le costará empezar a mamar.
Lo que desesperará a la madre lactante…
No hay que atosigarla, ni ella a su bebé. Calma. ¡Y que ni ella -ni nadie- frote o apriete con los dedos los pezones para prepararlos! Es un error: sólo la boca del bebé debe tocar esos pezones. La madre debe quedar sola con el bebé, y dejar al bebé que busque…
Tranquilamente.
Sí. Ah!, y que nadie le dé biberón al bebé.
¿Por qué no?
Succionar una tetina de biberón es como succionar un espagueti, y succionar un pecho es como meterse una hamburguesa en la boca. Si acostumbras al bebé al biberón, luego le costará más succionar bien el pecho.
Que es la hamburguesa, ñam.
Lo es: para que la succión sea correcta, la boca del bebé debe abarcar no solamente el pezón, sino también parte del pecho.
¿Y no estropea los pechos dar de mamar?
¡No! La caída del pecho deriva de que se hinchan durante el embarazo y luego se deshinchan: ¡nada que ver con la lactancia!
Aun así, hay madres que prefieren evitarse la dependencia personal de la lactancia…
Pues les daré otro dato: por cada año que una mujer da de mamar, ¡reduce en un 4,6% su riesgo de padecer cáncer de mama! Que es el cáncer que más mujeres mata en España…
Si yo fuese mujer y madre, no dudaría…
Pues así, además, alejaría la osteoporosis en su vejez: hoy sabemos que dar de mamar renueva el calcio del esqueleto y lo refuerza.
¿Y cuántas veces al día debería darle?
Las que demande el bebé. Es lo ideal: los pechos adecuan su producción de leche a esa demanda. Y la sirven a la temperatura ideal.

martes, 15 de septiembre de 2009

¿Reduce el amamantamiento el riesgo de muerte súbita?

Does Breastfeeding Reduce the Risk of Sudden Infant Death Syndrome?

Referencia original: M.M. Vennemann, MD, MPH, PDa, T. Bajanowski, MD, PDb, B. Brinkmann, MD, PDa, G. Jorch, MD, PDc, K. Yücesan, MDa, C. Sauerland, MScd, E.A. Mitchell, FRACP, DSce and the GeSID Study Group. PEDIATRICS Vol. 123 No. 3 March 2009, 406-410.
INTRODUCIÓN
El síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) se define como “la muerte súbita de un niño menor de un año de edad a la cual no se encuentra explicación después de una investigación minuciosa del caso, incluyendo la realización de una autopsia completa, el examen de la escena del fallecimiento y la revisión de la historia clínica”. Se trata de un diagnóstico sindrómico al que se llega por exclusión y que es probable que tenga diferentes etiologías.
EL SMSL es la primera causa de muerte postneonatal (entre el mes y el año de vida) en los países desarrollados, suponiendo un 40-50% de dicha mortalidad con un pico de edad entre el 2º y el 6º mes de vida.
La prevención del SMSL se basa en recomendaciones dirigidas a los padres para evitar factores de riesgo (1):

RECOMENDACIONES PREVINFAD / PAPPS
Evitar la posición de prono durante el sueño en los lactantes hasta los 6 meses de edad. El decúbito supino para dormir es la postura más segura y claramente preferible al decúbito lateral. Solo por una indicación médica específica (reflujo gastroesofágico grave, prematuros con enfermedad respiratoria activa y ciertas malformaciones de las vías aéreas superiores) puede recomendarse el decúbito prono.
Evitar los colchones blandos o de lana, los almohadones, los colgantes al cuello y cualquier otro objeto que pueda provocar asfixia durante el sueño, como cintas o cordones, en las inmediaciones de la cuna.
Desaconsejar el tabaquismo de los padres, especialmente de la madre, prioritariamente durante la gestación aunque también después del nacimiento. Si no es posible reducir el hábito, evitar al máximo la exposición del lactante.
Evitar el arropamiento excesivo del lactante, especialmente si tiene fiebre, cuidando de que no sea posible que se cubra la cabeza. Mantener una temperatura agradable en la habitación (idealmente de 20 a 22 ºC).
Amamantar al pecho.
Es prudente no rechazar el uso del chupete para el sueño durante el primer año de vida, mientras se resuelve la controversia de su asociación protectora con el SMSL.

La leche humana es el alimento de elección durante los 6 primeros meses de la vida para todos los niños, incluidos los prematuros, los gemelos y los niños enfermos salvo rarísimas excepciones y se debería prolongar al menos durante todo el primer año y más allá de dicha edad si lo desean tanto la madre como el niño.
La lactancia materna (LM) tiene probados beneficios (2,3) tanto para la salud del lactante como la salud materna, así se acepta como modelo óptimo madurativo de crecimiento y desarrollo cognitivo del bebé, con beneficios biológicos y psicológicos para la madre, al margen de las ventajas económicas y de impacto social y medioambiental.
También están probados sus beneficios en cuanto a protección frente a infecciones, atopias y enfermedades a largo plazo como la muerte súbita del lactante (4), diabetes insulin dependiente, enfermedad de Chron, colitis ulcerosa, patología alérgica y linfomas.

En casi todos los trabajos se ha probado la asociación de LM como factor protector de SMSL (incluido un metaanalisis sobre 23 trabajos donde el riesgo de SMSL fue OR = 2.11; 95% CI 1.66-2.68) (5-9) no obstante, muchas de las publicaciones, han sido criticadas, en base a que los criterios de elegibilidad y análisis fueron deficitarios y en estudio multivariante los factores de confusión hacían que se perdiera la significación entre LM y menor riesgo de SMSL. Por ello, no en todos los países se incluye en campañas de prevención, así el departamento de salud del Reino Unido o la AAP (10) no incluyen la LM como recomendación para disminuir el riesgo de SMSL.

ANÁLISIS DEL TRABAJO

Es un trabajo amplio de casos (333) controles (998).
La recogida de datos se hizo mediante un cuestionario que incluía variables independientes y tipo de lactancia (materna exclusiva, mixta y sin LM).
Los resultados de lactancia materna exclusiva y disminución del riesgo de SMSL fueron claros, tanto en el análisis uni como multivariante:
El 50% de los casos frente al 83% de los controles tenían LM exclusiva a la edad de 2 semanas (OR: 0,43; IC 95%:0.27-0.69). El 39% de los casos frente al 72% de los controles tenían LM exclusiva al mes de vida (OR: 0,48; IC 95%:0.28-0.82). El 9% de los casos frente al 33 % de los controles tenían LM materna exclusiva 1 mes antes del cuestionario o muerte (OR: 0,27; IC 95% 0.13-0.56)
La lactancia mixta disminuyó el riesgo de muerte súbita pero perdió su significación en el estudio multivariante después del ajuste para posibles factores de confusión.
En cuanto al mecanismo de producción de dicha protección los autores explican que pueden ser plausibles mecanismos biológicos como la inducción de la LM a un sueño con fácil despertar que se asociaría a menor riesgo de SMSL y mecanismos inmunológicos ya que la lactancia en materna protege de infecciones (fundamentalmente IRATS) y éstos están presentes en muchos casos de muerte súbita, además, el pico de edad del SMSL es entre el 2º y 4º mes(59% de los casos) que es cuando la Ig G materna es baja.

Concluyen:
-La lactancia materna reduce el riesgo de SMSL y que dicha protección continúa mientras el niño sea amamantado.
-La lactancia materna debe prolongarse al menos hasta los seis meses, ya que la gran mayoría de muertes súbitas aparecen en esos primeros seis meses de vida (73% en este estudio)

- Dado el peso de la evidencia de los recientes metaanálisis y un mecanismo biológico plausible, es sorprendente que la lactancia materna no haya sido incluida en las recomendaciones preventivas del SMSL de la Academia Americana de Pediatría y Departamento de Salud del Reino Unido.-Debería de haber programas que incluyeran la promoción de la lactancia materna como medida preventiva de muerte súbita y que dichos programas estuvieran enfocados sobre todo a las clases socio-económicas bajas donde la prevalencia de lactancia materna es menor.

PREVINFAD
Nuestro grupo siempre ha contemplado la recomendación de lactancia materna exclusiva hasta el 6.º mes como factor protector del SMSL y por tanto enfatizamos dicha recomendación.
Los conclusiones de este trabajo son suficientemente potentes (el estudio es de casos controles con muestra amplia y un análisis multivariante que descarta errores por ajuste de las variables de confusión más importantes) así que puede aclarar dudas anteriores en que los factores de confusión hacían dudar de la significación entre LM y disminución del riesgo de SMSL.
Seguimos apoyando una recomendación generalizada de incluir la promoción de la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida como factor protector de muerte súbita del lactante.


Bibliografía

1. Previnfad. Prevención de la muerte súbita del lactante, Javier Sánchez Ruiz-Cabello. 2006 Disponible en: http://www.aepap.org/previnfad/rec_muertesubita.htm
2. Previnfad. Promoción Lactancia materna, Carmen Rosa Pallás. 2006. Disponible en: http://www.aepap.org/previnfad/pdfs/previnfad_lactancia.pdf
3. Hernández Aguilar MT, Aguayo Maldonado J. La lactancia materna. Cómo promover y apoyar la lactancia materna en la práctica pediátrica. Recomendaciones del Comité de Lactancia de la AEP. An Pediatr (Barc). 2005;63:340-56.
4. Ford RPK, Taylor BJ, Mitchell EA, Breastfeeding and the risk of sudden infant death syndrome. Int J Epidemiol. 1993; 22:885-890).
5. McVea KL, Turner PD, Peppler DK. The role of breastfeeding in sudden infant death syndrome. J Hum Lact. 2000;16(1):13–20.
6. Kiechl-Kohlendorfer U, Peglow UP, Kiechl S, Oberaigner W, Sperl W. Epidemiology of sudden infant death syndrome(SIDS) in the Tyrol before and after an intervention campaign[in German]. Wien Klin Wochenschr. 2001;113(1–2):27–32.
7. Mitchell EA, Tuohy PG, Brunt JM, et al. Risk factors for sudden infant death syndrome following the prevention campaign in New Zealand: a prospective study. Pediatrics. 1997;100(5):835–840.
8. Sawaguchi T, Nishida H, Fukui F, Horiuchi T, Nelson E. Study on social responses (encouraging public awareness) to sudden infant death syndrome: evaluation of SIDS prevention cam-paigns Forensic Sci Int. 2002;130(suppl):S78–S80.
9. Wennergren G, Alm B, Oyen N, et al. The decline in the incidence of SIDS in Scandinavia and its relation to risk-intervention campaigns. Nordic Epidemiological SIDS Study. Acta Paediatr. 1997;86(9):963–968.
10. American Academy of Pediatrics, Task Force on Sudden Infant Death Syndrome. The changing concept of sudden infant death syndrome: diagnostic coding shifts, controversies regarding the sleeping environment, and new variables to consider in reducing risk. Pediatrics. 2005;116(5):1245–1255.

Revisor: Javier Sánchez Ruiz-Cabello. Grupo PrevInfad.
Cómo citar este artículo: Sánchez Ruiz-Cabello J. Revisor. Perlinfad · las perlas de PrevInfad [blog en Internet]. Lactancia materna y reducción del riesgo de SMSL [14– Abril – 2009] [citado DD-MM-AAAA]. Disponible en: http://perlinfad.wordpress.com/
Dejar un comentario

miércoles, 9 de septiembre de 2009

La lactancia protege a las mujeres con antecedentes de cáncer de mama.

Algunos trabajos han sugerido hasta ahora que retrasa la edad del diagnóstico

Concentración de mujeres a favor de la lactancia (Foto: El Mundo)

MARÍA VALERIO
MADRID.- Otro factor más que añadir a la lista de beneficios que aporta la lactancia materna a las mujeres. Un estudio ha comprobado por primera vez que el hábito de dar de mamar puede tener un efecto protector contra el cáncer de mama en mujeres con antecedentes de esta enfermedad en su familia.
La investigación que ha permitido averiguar este nuevo dato a favor de la lactancia es el Nurse's Health Study, un gran trabajo que en 1989 recopiló los datos de más de 116.000 enfermeras estadounidenses.
A base de cuestionarios periódicos a estas mujeres de entre 25 y 42 años, los investigadores de la Universidad de Harvard y el Brigham and Women's Hospital (ambos en EEUU) han extraído importante información sobre distintos aspectos de la salud femenina.
El último que ha dado a conocer la revista 'Archives of Internal Medicine' tiene que ver con el cáncer de mama. Según los datos obtenidos de un subgrupo de 60.075 enfermeras, la lactancia materna redujo un 59% la incidencia de cáncer de mama en mujeres que habían tenido algún pariente cercano con este tumor. Entre las que no tenían antecedentes familiares, no se observó este tipo de protección.

Una cuestión ampliamente estudiada
De hecho, como explica el propio trabajo y aclara el doctor Carlos Vázquez, presidente de las sociedades internacional y española de patología mamaria, la relación entre lactancia y cáncer de mama no está clara al cien por cien, pese a los numerosos estudios llevados a cabo hasta la fecha.
"Aunque sí tenemos la idea de que dar el pecho confiere un cierto factor de protección a las mujeres, todo indica que no se trata de una reducción del riesgo propiamente dicha, sino un retraso en la edad de aparición", explica este especialista.
De hecho, sugiere, ésta es una de las posibles explicaciones de que las mujeres africanas tengan una tasa de cáncer mamario tan reducido, "porque en este continente la leche materna es la única forma de alimentación a los hijos y se prolonga durante años". Sólo ahora que la esperanza de vida de las mujeres en África comienza a aumentar, concluye, empieza a verse también un aumento de la incidencia de diagnósticos oncológicos.
"El problema de esta cuestión es que siempre tiene que tratarse de estudios retrospectivos [que repasan factores pasados que pueden haber influido en la aparición del cáncer]", señala el doctor Vázquez, "y a menudo no incluyen un número suficiente de pacientes para darle potencia estadística a los resultados".
En el nuevo trabajo, el primero sobre esta cuestión que ha analizado el papel de los antecedentes familiares, se diagnosticaron 608 tumores mamarios en mujeres premenopáusicas entre los años 1997 y 2005 (tenían una media de 46 años en el momento del diagnóstico).


Otros beneficios indudables
Entre las que sí tenían parientes con cáncer de mama, dar el pecho resultó ser un factor protector, independientemente de la duración de la lactancia, de que ésta fuese la única forma de alimentar a los hijos o de que sufriesen la retirada de la menstruación como consecuencia.
El factor protector que observaron los investigadores, dirigidos por Alison Stuebe, es equivalente al porcentaje que se obtiene en la actualidad con algunos fármacos quimioprotectores que toman las mujeres con alto riesgo de sufrir este cáncer (como el tamoxifeno).
Aunque el equipo de Stuebe reconoce que habrá que seguir estudiando la relación entre cáncer de mama familiar y lactancia, tanto ellos como el doctor Vázquez, insisten en que los beneficios de la lactancia materna son indudables para cualquier mujer. "Nuestros datos sugieren que las mujeres con antecedentes deberían ser animadas a dar el pecho", concluye el trabajo. "Especialmente durante los seis primeros meses de vida, aparte de su indudable valor nutricional, es la mejor manera de transmitir la inmunidad materna al bebé".

Via: www.elmundo.es/