martes, 24 de marzo de 2009

LA LLET MATERNA DISMINUEIX LA MORTALITAT NEONATAL

«La llet materna administrada als nadons immediatament després del seu naixement pot reduir considerablement la mortalitat neonatal a països en desenvolupament. Ho ha dit l’Unicef a l’inici de la setmana mundial de la lactància materna. Segons un estudi fet a Ghana que publica la revista mèdica “Pediatrics” és possible evitar el 16% de les morts neonatals amb la lactància materna des del primer dia de vida, una xifra que augmenta al 22% si l’alletament comença durant la primera hora de vida després del naixement.
Segons els responsables de l’Unicef, més d’una tercera part de les morts infantils es produeixen durant el primer mes de vida, una etapa considerada molt delicada. Donar el pit de seguida aporta nutrients fonamentals, protegeix els nounats contra malalties mortals i fomenta el creixement i el desenvolupament.
Aquest descobriment podria ajudar a evitar la mort de més d’un milió de nens menors de cinc anys. En concret, “és possible evitar el 16% de les morts neonatals si s’administra la llet durant el primer mes de vida i aquest percentatge pot augmentar en un 22% si la lactància comença una hora després del naixement”.
La mortalitat infantil és particularment alta en alguns països africans, on el 10% dels nadons moren abans de complir el primer any de vida i la majoria de les morts neonatals es produeixen a casa.
Tot i que la tasa d’alletament matern exclusiu fins als sis mesos ha augmentat més del doble a la regió des del 1990 -fins a un 30%- “encara hi ha molts nens i nenes vulnerables a les malalties i a la mort”, segons l’Unicef.»
Font: Telenotícies Catalunya informació

domingo, 15 de marzo de 2009

¡AUPA Y TETA! LACTANCIA Y PORTABEBÉS



Lactancia y portabebés están muy relacionados. Muchos padres ven por primera vez un portabebés de los llamados tradicionales en los grupos de apoyo a la lactancia, otros buscando en Internet una ayuda para continuar cómodamente la lactancia de sus hijos. Los niños amantados pasan mucho tiempo en brazos de su madre, por lo que ésta busca alguna forma de sujetar a su bebé de forma más cómoda, sin tener que soportar únicamente con los brazos ese peso, que aumenta día a día. La necesidad se hace mayor cuanto más crece el bebé. Además, los portabebés permiten a la madre amamantar al bebé cómodamente mientras realiza, si es necesario, otras actividades.
En casos en que la lactancia ha sido interrumpida y se quiere volver a recuperar (relactación) los portabebés son muy recomendables, pues permiten hacer “piel con piel”, recomendado para estimular la oxitocina y animar al bebé a coger el pecho, si es preciso, 24 horas al día
LACTANCIA Y VENTAJAS DEL USO DE PORTABEBES
Después de pasar más de 9 meses en el vientre materno, acurrucado, escuchando la voz y los latidos del corazón de su madre, sintiendo el calor de su cuerpo, siendo balanceado suavemente al ritmo de sus pasos, los portabebés permiten al bebé continuar con esas sensaciones al ir pegado al cuerpo de la madre o el padre. El uso de portabebés durante la lactancia tiene muchas ventajas.
Atendiendo la necesidad de contacto.
Al nacer, poner a nuestro bebé piel con piel es la forma más natural y mejor de recibirle. Allí, sobre nuestro cuerpo desnudo, se sentirá protegido, seguro y bienvenido. Si extendemos el piel con piel más allá de las primeras horas de vida del bebé ayudados con el uso de un portabebés, estaremos prolongando todo el tiempo que deseemos esas sensaciones placenteras que el bebé tenía en el útero: el bebé seguirá meciéndose igual que lo hacía en el vientre materno con el deambular de mamá, mientras oye nuestros latidos, el sonido que mejor reconoce, la banda sonora de su corta vida.
La necesidad de contacto humano en el hombre es ancestral; ya desde tiempos remotos las madres llevaban en brazos a sus hijos porque así, instintivamente, calmaban su llanto y les protegían de los peligros externos. Aún hoy, para la madre, esta cercanía es una forma de prevenir la depresión posparto. Esto es debido a que, ocupándonos así de nuestros pequeños, somos capaces de reconocer más rápidamente las señales que nos hacen conocer sus necesidades, afianzando nuestra propia seguridad en nosotras mismas y de ser buenas madres. Además de las ventajas a nivel psicológico, existen factores bioquímicos que contribuyen a que esto suceda: la secreción de oxitocina se estimula cuando sentimos cerca a nuestros bebés y numerosos estudios afirman que esta hormona ayuda a la madre a llevar mejor los cambios hormonales y emocionales implicados en la maternidad, especialmente durante el puerperio.
La fase en brazos comienza desde el nacimiento y concluye en el momento en que el gateo se inicia voluntariamente. Ese es el momento en que el bebé puede marcharse y volver desde y hacia las rodillas de la persona encargada de cuidarlo. A partir de ese momento las subidas y bajadas de los brazos de mamá o papá serán frecuentes. Habrá momentos en los que el niño reclame mucho suelo, pero aún nos quedará mucho tiempo de llevarlo en portabebés… De hecho, saber caminar no significa que quieran hacerlo siempre. Seguirán necesitando que los llevemos muy a menudo, mientras caminamos, paseamos o hacemos cualquier otra actividad fuera de casa y piden, a la vez, ser amamantados. En estos casos el portabebés puede ser un buen aliado de la madre que amamanta a un bebé mayorcito.
Siguiendo nuestro instinto
En cualquier caso, es necesario escuchar las necesidades de cada bebé y de cada etapa: hay bebés que prefieren estar tumbados, otros erguidos; bebés que no aguantan tener la cabeza cubierta y otros que prefieren quedar bien tapados por la tela; hay bebés que no quieren mamar metidos en un portabebés y otros que pueden pasar horas en una bandolera sin despegar la boca del pezón… E incluso en esto los niños pueden cambiar sus preferencias según van creciendo o por alguna circunstancia nueva (enfermedad, crisis de crecimiento, cambios en el entorno, etc.). Por ello, es importante no partir de ideas preconcebidas y amoldarse a la necesidad de cada niño, que puede cambiar con los días, las semanas y los meses.
Si estamos intentando superar algún problema con la lactancia: mala postura, grietas, confusión tetina-pezón, etc., se debe tener paciencia para llegar a amamantar cómodamente con portabebés. Incluso puede ser preferible esperar a solucionar esos problemas o a que la lactancia esté bien establecida antes de dar de mamar en un portabebés.
Beneficios para el bebé del uso de portabebés durante el período de lactancia:
En bebés prematuros, el índice de mortalidad es menor entre aquellos a los que se ha aplicado el Método Madre Canguro. Ganan peso más rápidamente y su oxigenación y ritmo cardíaco es mejor. Este método contribuye a facilitar la lactancia incluso en bebés de muy bajo peso, bien por animarles a agarrarse al pecho, bien aumentando la producción y facilitando la extracción de leche materna para alimentar al bebé cuando no lo puede hacer directamente.
El balanceo incrementa el desarrollo neuronal estimulando el sistema vestibular (responsable del equilibrio). Los niños amamantados en portabebés disfrutan de este balanceo incluso mientras se alimentan.
Les calma en situaciones de estrés. El pecho es el calmante natural de los bebés. Ir en un portabebés les permite tener al alcance el seno materno rápidamente, por eso estos bebés lloran menos, son menos nerviosos.
Duermen con más facilidad y más tiempo. La mayoría de los bebés que se duermen al pecho se despiertan cuando la madre los deja en la cama, la cuna o el moisés. El portabebés permite al bebé seguir en brazos de mamá tras la toma con lo que duermen más plácidamente.
Tienen un índice menor de cólicos y regurgitaciones. El portabebés nos permite mantenerles erguidos sobre el pecho tras las tomas, lo que previene y ayuda a curar el reflujo. Esta postura les proporciona un masaje natural (calor y movimiento en la tripa), a la vez que le ayuda a expulsar los posibles gases gastrointestinales.
Como el portabebés nos facilita atenderl al bebé prontamente, antes de que llegue a llorar de hambre, prevenimos la ingesta de gases que se produce frecuentemente en bebés muy hambrientos cuando se ponen al pecho.

Beneficios para la madre del uso de portabebés durante el periodo de lactancia:
1- Manos libres. Usar un portabebés puede permitirnos realizar otras actividades a la vez que amamantamos, como caminar, comprar, escribir en el ordenador, hablar por teléfono, tareas de aseo personal… y, la más importante de todas, atender a nuestros hijos mayores, lo que contribuirá a evitar o atenuar los problemas de celos que puedan surgir por la llegada del bebé. También podemos simplemente descansar, o dormir recostadas, cuando el bebé duerme con la tranquilidad de que no se va a caer de nuestros brazos.
2- Cercanía. Llevar cerca a nuestros bebés nos ayuda a conocer mejor a nuestros bebés. Aprendemos a reconocer sus señales y a identificarlas (sueño, hambre, cansancio, malestar, …) con lo que les atendemos más fácilmente. Esto evita, en el caso de la necesidad de comer, que el bebé llegue a llorar por hambre, lo cual además reafirma la confianza de la madre en su instinto maternal.
3- Disponibilidad. La mamá, y por tanto el pecho, están siempre disponibles para calmar el hambre, sed o necesidad de succión no nutritiva del bebé al más mínimo signo de ésta. No perderemos tiempo en coger al bebé y colocarlo al pecho cada vez que lo reclame, lo que nos proporcionará una ganancia de tiempo considerable teniendo en cuenta que, sobre todo los primeros días, nuestro hijo puede reclamar su toma muy a menudo y estas tomas pueden durar bastante tiempo
4- Comodidad. El peso del bebé está sostenido por el portabebés, que lo reparte por toda nuestra espalda, tronco superior y, en ocasiones, cintura; no únicamente por nuestros brazos y hombros. Nuestro cuerpo se va adaptando progresivamente al aumento del peso del bebé, lo que puede contribuir, junto con una buena higiene postural, a mejorar nuestro tono muscular y prevenir otro tipo de dolencias (dolor de espalda o cuello).
5- Discreción. Si lo deseamos, el portabebés nos permite amamantar en cualquier lugar y/o circunstancia sin que se vea el seno. Nos proporciona la intimidad que a veces necesitan tanto la madre como el bebé. Además, el portabebés resguarda al pecho materno del frío o el calor.

CÓMO DAR PECHO CON UN PORTABEBÉS
¿Tumbado o erguido?
Una vez la lactancia está establecida, el pecho materno se dota sabiamente de una elasticidad natural de la piel, lo que hace que éste sea muy flexible. Esto hace que podamos dar de mamar en múltiples posiciones.
Aunque la posición cuna o tumbada es la primera que se nos viene a la mente a la hora de dar el pecho, el bebé puede también mamar erguido sobre el pecho de la madre. Esto va a depender fundamentalmente del portabebés que utilicemos o del anudado con el que lo estemos llevando. En general, y salvo en el caso de algunos anudados en particular, basta con recolocar al pequeño un poco más abajo de su posición habitual (que debe ser a la altura de nuestros besos), bien colocándole, como ya hemos dicho, en la posición de cuna, o manteniéndolo erguido con su boquita a la altura de nuestro pecho. Una vez que la toma ha terminado, podemos volver a la posición inicial reajustando de nuevo el portabebés de manera cómoda, práctica y sencilla.
¿Qué ropa es más adecuada?
Lo ideal es usar ropa que pueda abrirse, bajarse o subirse fácilmente para dejar a descubierto el pecho sin tener que retirar ni descolocar el portabebés. Existen camisetas especialmente diseñadas para la lactancia, que se abren fácilmente y evitan que sintamos frío o que dejemos la barriga, escote o espalda al descubierto. Las camisetas de tirantes con cuello amplio o camisetas con escote “palabra de honor” son muy prácticas para usar como camiseta interior incluso en invierno y conseguir el mismo efecto que una camiseta de lactancia. También son útiles las camisetas de cuello amplio o de pico.
Es preferible evitar camisas con botones, cremalleras o corchetes prominentes, que pueden molestarnos a nosotras y al bebé, incluso resultar peligrosos si algún elemento se suelta. Sin embargo, a algunas madres no les resultan molestos estos tipos de cierre y prefieren utilizar camisas o prendas con cierre delantero de cremallera o botones para poder facilitar rápidamente el acceso al pecho. En todo caso, evitaremos cualquier elemento peligroso en solapas o camisetas como pins, broches, etc.
Distintas posibilidades
Para amamantar a bebés muy pequeñitos que sean llevados en pouch o bandolera, simplemente tendremos que ajustar la altura a la que los llevamos, si es que hace falta, para que su boca quede a la altura de nuestro pezón, y descubrirnos el pecho
Si lo que estamos utilizando es un fular y no llevamos al bebé en la posición cuna, podemos cambiar la posición del bebé de vertical a horizontal, hasta conseguir que su boca quede a la altura del pezón. Hay varias formas de anudar el fular que nos permiten hacer el cambio sin hacer y deshacer nudos, como por ejemplo la cruz envolvente o la cruz simple, y la cruz doble, asi como algunos anudados a la cadera. En la posición de cruz envolvente y en la posición tumbado es conveniente dejar primero al pequeño coger el pezón e instalarse con la manita más cerca de nosotras envolviéndonos y, después, reajustar el nudo con ambas tiras características de este nudo recogiendo y sujetando al bebé. Algunas madres llegan a realizar variantes de los anudados con una capa de tela sobre el bebé (canguros), para colocarlos en posición cuna y así amamantarlos.
Cuando los niños son algo más mayorcitos podremos simplemente aflojar un poco el nudo para que la cabeza del bebé se sitúe a la altura de nuestro pecho, tanto llevando al niño delante como a la cadera y con cualquier tipo de portabebé, lo que posiblemente nos ahorrará tener que escuchar llantos cuando estemos, por ejemplo, en el supermercado o en la cola del banco y nuestro peque quiera mamar. Cuando la lactancia ya está establecida y si el seno de la madre tiene suficiente flexibilidad, simplemente podemos ayudarles y llevarles nosotros el pezón a la boca sin necesidad de modificar la posición del bebé.
A continuación, se presentan fotos y vídeos de distintas maneras de dar de mamar en portabebés:
Bandolera, en posición cuna


Una posición muy agradable con un recién nacido
Vídeo: Bandolera en posición cuna recién nacido (cabeza del lado de las anillas)

Vídeo: Bandolera en posición cuna (cabeza del lado de las anillas)


Posición posible también con un bebé más mayorcito, la cabeza del lado opuesto a las anillas, dejando las piernas fuera
Vídeo: Recién nacido en bandolera. Cabeza del lado opuesto a las anillas
Bandolera, en posición erguida delante



Bandolera en posición erguida a la cadera


Fular, en posición erguida delante

En la cruz envolvente

Con un fular elástico
Fular, en posición tumbada

Modificación de la cruz envolvente
Vídeos:
Modificación de la cruz envolvente en cuna
Cuna en la doble cruz
Cuna para amamantar con fular elástico
Cuna en la doble cruz con recién nacido-Cómo amamantar (inglés)
Cuna para amamantar a recién nacido (ingles)
Mei tai

Aflojando el nudo, el bebé "desciende" hasta que su cabeza queda a la altura del pecho de mamá

No siempre es necesario bajar el portabebés para dar pecho

Mei tai a la cadera

Pouch


Videos: Cómo poner el pouch a la caderaCómo ajustar el pouchDar de mamar acostado en el pouch
Tonga, en posición ventral o a la cadera



Acerca de Red Canguro: La Red Canguro, Asociación Española por el Fomento del Uso de Portabebés, es una asociación sin ánimo de lucro que se estableció en noviembre de 2008 con los fines de fomentar el uso de portabebés entre madres y padres y cualquier persona interesada, difundir información relacionada, servir de contacto y apoyo a personas que deseen iniciarse en el mundo de los portabebés, alentar el encuentro e intercambio de información y experiencias entre personas usuarias de los mismos, aumentar el nivel de conocimientos sobre el porteo de bebés en castellano y fomentar y difundir la crianza con apego. Para más información sobre estos temas, visita: http://www.tipsdearomaterapia.com/

lunes, 9 de marzo de 2009

Más teta, más inteligencia


«La lactancia materna exclusiva es la mejor alimentación que puede tener un niño durante sus primeros seis meses de vida». Así lo corroboró ayer Alfonso Delgado, presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), durante la presentación del Manual de Lactancia Materna. De la teoría a la práctica una publicación que nace con el objetivo de poner a disposición de los especialistas un material actualizado y completo con el que apoyar a las madres durante este periodo. Y es que amamantar a los bebés presenta «múltiples beneficios psicoafectivos, orgánicos y nutricionales, unas propiedades óptimas que nunca podrá suplir la leche artificial».Las ventajas de dar el pecho a los niños, al menos hasta que cumpla medio año, están demostradas científicamente. Una lactancia durante esta etapa o superior propicia que los niños tengan un mejor desarrollo psicomotor y social durante el primer año de vida
Además, «obtienen mayores puntuaciones en los tests cognitivos y de coeficiente intelectual en la etapa escolar, y más evidentes cuanto más prolongado ha sido el amamantamiento
», certificó la doctora María José Lozano, coordinadora del comité de lactancia materna de la AEP. A pesar de estas ventajas, las cifras de lactancia en nuestro país no son nada alentadoras. «El porcentaje de madres que deciden amamantar a sus niños se sitúa entre el 80 y el 90% cuando dan a luz. Sin embargo, esta cifra disminuye hasta el 52% a los tres meses y al 20% a los seis meses», indicó Lozano. Es decir, tan solo una de cada cinco madres da el pecho a su pequeño a los seis meses del parto, periodo mínimo recomendado. A partir del medio año de vida, los expertos recomiendan complementarla toma de pecho con otros alimentos. Pero la madre, arguye Delgado, puede seguir amamantando a su niño «el tiempo que quiera o pueda», incluso hasta los dos o tres años de vida. «Existen evidencias sobre los inconvenientes de un destete precoz; sin embargo, no se ha descrito ninguno sobre la lactancia prolongada», subraya Delgado.Con la lactancia materna todo son ventajas, suscribieron ambos especialistas, quienes insistieron en erradicar la «percepción equivocada» de muchas madres de que su leche no alimenta al bebé o de que no tienen la cantidad suficiente. Son los motivos que aducen para abandonar la lactancia y por el que deciden recurrir a las ayudas con sucedáneos. En realidad, esto se debe a errores en la técnica de amamantamiento, es decir, a que la madre no adopta la postura correcta o el niño no se agarra bien al pecho.


domingo, 1 de marzo de 2009

LACTANCIA MATERNA: UN ASUNTO FEMINISTA (PARTE II)

Internacionalmente, las mujeres, individualmente
y como miembros de las organizaciones
de consumidores y de salud, han hecho cabildeo
frente a los gobiernos para defender la lactancia
materna y para proteger las decisiones de los
intereses comerciales que anteponen las ganancias
al bienestar materno infantil. Estas campañas, en
contra de la promoción de las fórmulas infantiles y
biberones, han movilizado a las mujeres en todo el
mundo y han logrado unir a distintos sectores
populares para redescubrir, que las mujeres en los
países en desarrollo y en vías de desarrollo,
tienen problemas muy similares.
Las coaliciones, entre las mujeres de los países
desarrollados y en desarrollo, sobre temas como la
lactancia materna, son oportunidades para
dar poder a las mujeres y para identificar los
problemas comunes que limitan el poder de las
mujeres y el ejercicio de los derechos
involucrados en la crianza de sus hijos e hijas.
Los hombres juegan un importante papel en ayudar
a cambiar estas condiciones y en cambiar sus propias
actitudes hacia la lactancia materna y al trabajo que
realizan las mujeres. Está claro que solo las mujeres
pueden amamantar, pero está más claro aún, que
los hombres y parejas pueden ser igualmente
responsables del cuidado infantil y de las tareas del
hogar.

PALABRAS Y ACCIONES
El significado del término feminista implica el
preguntarse a continuación, ¿qué pueden
hacer los grupos de mujeres?
· Realizar campañas para que se apoyen las
políticas que ayudan a las madres que
amamantan.
· Unirse al cabildeo frente a las comisiones
nacionales de mujeres y sobre la condición de la
mujer, para que incluyan la protección de la
lactancia materna en sus planes de acción.
· Realizar boicots contra las empresas que
propagandizan los pechos de la mujer como
herramientas de publicidad y de consumo.
· Defender el derecho que tienen las mujeres a
decidir sobre su propio cuerpo.
· Defender el derecho de todas las mujeres, a tomar
decisiones informadas y libres de presión, sobre
alimentación infantil.
· Apoyar la restauración de culturas de
amamantamiento y de los sistemas de apoyo a las
mujeres embarazadas y lactantes.
· Fomentar ambientes de apoyo a las mujeres
lactantes en el hogar, familia, comunidad, lugares
de trabajo, sistemas de salud y sociedad en
general.
· Asegurarse de las niñas sean
amamantadas y reciban alimentos
complementarios adecuados, en igualdad
de oportunidades que los bebés varones.
· Promover que artistas pinten, fotografíen,
escriban poemas y obras de teatro, etc.,
celebrando el poder de la maternidad y de la
lactancia materna y realzando la belleza de los
pechos.
· Atraer a las madres que amamantan a las
reuniones de mujeres y seminarios y hacia los
centros de cuidado infantil.
· Instar el que las mujeres claves del sector publico
apoyen la Semana Mundial de Lactancia Materna
e incluyan los mensajes pro-lactancia materna en
sus discursos.
¿Cómo la lactancia materna encaja
entre otros asuntos de las mujeres?

DERECHOS HUMANOS
Centrando la atención en apoyar a las mujeres para
que amamanten, nos dirigimos al derecho de las
mujeres a mejorar su condición social y económica ya
que esto es necesario para una lactancia materna
exitosa. Cualquier violación de los derechos de las
mujeres a amamantar es una violación de los
derechos de las mujeres.

SALUD REPRODUCTIVA
La lactancia es parte integrante del ciclo de
reproducción femenina. El derecho al acceso a los
sistemas de salud y la calidad de los servicios implica
necesariamente la creación de sistemas reales de
apoyo y protección a lactancia materna y que los
sistemas de atención estén libres de presiones
comerciales.
Prepararse a la lactancia durante el embarazo y
amamantar, son pasos en la recuperación del propio
cuerpo y del derecho a decidir sobre el mismo.
Además, amamantar ayuda al espacimiento entre
embarazos y reduce los riesgos de cáncer de ovario y
de pecho.

VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES
Las mujeres embarazadas y que amamantan
son particularmente vulnerables y sujetas de abuso.
Los obstáculos a la lactancia materna, como las prácticas
hospitalarias inapropiadas y la promoción de las fórmulas
infantiles, son algunos ejemplos de la violencia que se ejerce
contra las mujeres. El no recibir el apoyo adecuado
no es generalmente algo pasivo. Casi siempre es
una forma activa de desprecio y agresión contra las mujeres,
tanto a nivel del hogar como de los sistemas
de salud y sociedad. Los grupos de apoyo entre
mujeres para combatir la agresión doméstica
intra-familiar y social son espacios importantes,
también para muchas mujeres embarazadas o
lactantes. Las campañas de prevención de la violencia
contra las mujeres pueden ser una vía muy útil para
educar sobre las necesidades particulares de las
mujeres embarazadas y lactantes.

LA HERMANDAD ES PODEROSA
Los grupos de apoyo madre a madre y en general,
los grupos de apoyo entre mujeres son una escuela
para la vida y un regalo importantísimo que unas
mujeres pueden darse unas a otras.

LA EDUCACION ADECUADA
Las mujeres con mayores niveles de educación son
más propensas a amamantar. La educación
empodera a las mujeres y las estimula a hacer
preguntas y a retar a los sistemas de salud, y a exigir
ambientes que apoyen la lactancia materna.
También algunas tradiciones culturales que apoyan
la lactancia son escuelas de vida que ofrecen
importantes lecciones a seguir.

MUJER Y TRABAJO
Conforme las mujeres ingresan al mercado laboral
formal y construyen su propio espacio, aumentan su
poder y están demandando facilidades para el
cuidado infantil y oportunidades para trabajar fuera
del hogar y continuar amamantando.
Esto reta a las estructuras laborales centradas en la
fuerza laboral, hasta ahora predominantemente
masculina. Implica el replanteamiento de la
organización laboral para abrirse a las necesidades
de sus nuevas integrantes. Porque, amamantar no
tiene nada que ver con políticas conservadoras y
tradicionalistas, mucho menos con la imagen de la
madre sentada en casa dando el pecho y amarrada a
la cuna y a los pañales del bebé.
La realidad actual, es la de millones de mujeres que
trabajan dentro y fuera del hogar. Y amamantar
sigue siendo un derecho de todas. Por esto, la
lactancia materna reta a los modelos de organización
actual y es una herramienta importante para lograr la
igualdad de oportunidades para todas las mujeres.

Es importante:

· exigir que las autoridades políticas se pongan a
disposición de los grupos de mujeres para
redactar legislaciones sobre amamantamiento y
para que realmente tengan la defensa de los
derechos de las mujeres como punto de partida;

· lograr mecanismos para la igualdad de
oportunidades formal pero también para la
igualdad real.

Es vital que se legisle sobre derechos básicos
como los permisos remunerados de maternidad y de
lactancia por lo menos 6 meses, intervalos en los
horarios de trabajo para amamantar,
tiempos y espacios para sacarse
la leche en los lugares de trabajo, creación de centros
de cuido infantil, etc. Y también, sobre jornadas de
trabajo y horarios flexibles, opciones de trabajar por
resultados y sobre otras posibilidades que se adapten
al doble papel que tienen casi todas las mujeres hoy
en día: trabajadoras del hogar y trabajadoras
asalariadas. También es importante comenzar a
reconocer que muchas tareas sociales, como la
construcción de viviendas populares, de
asentamientos humanos, infraestructura comunal,
educación no formal, están recayendo cada vez más
en la organización comunal y dentro de ésta, en las
mujeres. Hablamos ahora de triple jornada laboral.
Necesitamos un cambio de actitudes que fomente el
desarrollo de estrategias para que las políticas se
definan en marcos que no predeterminen la vida de
las mujeres, haciéndoselas más difícil aún.
Necesitamos definir acciones para contrarrestar los
efectos negativos de algunos empresarios que,
amenazan a las mujeres con despidos si ejercen sus
derechos de maternidad y de amamantamiento.
También, las campañas pro lactancia materna deben
tomar en cuenta y defender realmente los derechos,
tanto de sus niños y niñas, como de las madres y
mujeres.
Las mujeres organizadas son la punta de lanza de un
movimiento social y popular que involucra también
a cada vez más hombres; todos y todas por una
sociedad que abra puertas a la esperanza y que
permita relaciones de respeto y armonía entre los
seres humanos y con la naturaleza.

El documento original fue preparado por Penny van Esterik para
una serie que produce WABA para apoyar a los grupos en sus
actividades de protección, promoción y apoyo a la lactancia materna
y en particular, para la semana mundial de lactancia materna que se
realiza cada año, del 1 al 7 de agosto.
WABA, Apdo. 1200, 10850 Penang, Malaysia; tel. 604-6484 816;
fax. 604-657 2655;
email: secr@waba.po.my