jueves, 20 de agosto de 2009

Los expertos recomiendan prolongar la lactancia materna como medida preventiva ante la pandemia de Gripe A

Los bebés se perfilan como nuevo grupo de riesgo ante la Gripe A y los expertos aconsejan prolongar la lactancia materna y extremar precauciones en las guarderías.
"La lactancia materna aporta inmunidad pasiva, inmunoglobulinas protectoras, no a un virus o bacteria concreta, sino de manera global", sostiene ( según publica El Pais) Juan Martínez Hernández, especialista en Medicina Preventiva y miembro de la Comisión de Salud Pública de la Organización Médica Colegial.
En la misma línea, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, EEUU, han emitido unas guías con recomendaciones referidas a las mujeres que amamantan y la Gripe A.
Según estas recomendaciones, las mujeres que no están infectadas deben iniciar la lactancia inmediatamente después del parto, además de ofrecer el pecho con frecuencia a sus bebés. Las madres lactantes que ya hayan parido deben mantener la lactancia el mayor tiempo posible. Esto es así porque los bebés que no están lactando son más vulnerables a infecciones respiratorias y a hospitalizaciones secundarias a estas infecciones. Se debe eliminar toda suplementación con fórmula innecesaria de tal manera que el bebé reciba la mayor parte posible de anticuerpos a través de la leche de su madre.
Si las mujeres están infectadas de Gripe A y están lactando, pueden continuar haciéndolo y recibir antivirales. La profilaxis y el tratamiento no están contraindicados. Cuando una madre desarrolla los síntomas su bebé ya ha estado expuesto a la enfermedad y a través de la leche la madre le está pasando anticuerpos y otros factores inmunológicos que pueden protegerlo de enfermedades. Sin embargo, se recomienda que aquellas madres que estén enfermas sigan los pasos necesarios para reducir el riesgo de contagio a sus hijos, tales como lavado frecuente de manos y la posibilidad de usar una mascarilla.
Si la madre está muy enferma y la lactancia materna directa no es segura, se debe alentar y ayudar a la madre para que se extraiga la leche y ésta se ofrezca al bebé. Se desconocen los riesgos de transmisión del virus de la Gripe A a través de la leche materna; sin embargo, los riesgos de viremia durante la infección de influenza de temporada son bajos.
Por otro lado, si el bebé está enfermo necesita sobretodo la leche de su madre. Si no es capaz de alimentarse pos si mismo debido a que está muy débil o enfermo deberá alimentarse con la leche materna extraída, preferiblemente con un vasito, cuchara o gotero, evitando así el uso del biberón. Si se le ofrece al bebé otra leche humana que no sea la de su madre ésta debe provenir de un banco de leche.
Se pueden tomar algunas medidas sencillas para disminuir el riesgo de contagio y mantenerse saludables. Estas son:
Mantener a los bebés y a sus madres tan juntos como sea posible, procurar el contacto piel a piel de manera precoz y frecuente entre las madres y sus recién nacidos.
Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo cuando se tosa o se sople la nariz.
Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca ya que el virus se transmite de esta manera.
Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, especialmente después de toser o soplarse la nariz. Los limpiadores de manos que están hechos con alcohol también son efectivos.
Limitar el compartir los juguetes y otros artículos que hayan estado en la boca de los bebés. Se debe lavar bien con agua y jabón cualquier artículo que haya estado en su boca.
Los niños y las personas adultas no deben introducir en su boca ningún alimento o instrumento antes de dárselos al bebé.
Es importante que todos los proveedores de servicios de salud y las familias promuevan, protejan y apoyen la lactancia materna durante éste y otros momentos de emergencia. En estos momentos las madres lo que necesitan es el apoyo de toda la población y que se le ofrezca información sencilla, verdadera, precisa y basada en evidencia científica. Esto se puede hacer sin alarmarlas y apoyándolas para que continúen proporcionando a sus hijos e hijas la mejor protección: la leche materna.
Publicado el 13/08/09 en http://www.albalactanciamaterna.org/

viernes, 14 de agosto de 2009

¿Cómo lograr amamantar?


Por Ileana Medina Hernández
Lo más sensato sería decir: amamantando. Todos las mujeres de todas las épocas lo han hecho, y todas las mamíferas de todas las especies.¿Por qué entonces tantas mujeres hoy sienten que "no pueden"? La respuesta muchas veces entonces es: porque no sabemos cómo. Los seres humanos hacemos lo que vemos. (No solo los niños, también los adultos). Las mujeres de hoy en día no vemos a nadie amamantar, es muy difícil desear o saber hacer algo que nunca se ha visto, ni siquiera en libros ni en películas. Entonces concluimos que no se amamanta porque "no se quiere" o "por falta de información". Para suplir esa "falta de información" se abren cada vez más frentes: la formación de obstetras, matronas y pediatras (la Asociación Española de Pediatría dedica especial atención al tema, aunque hay mucho por hacer todavía), las campañas de los Servicios de Salud de distintas comunidades autónomas, la organización internacional de La Liga de la Leche, las distintas asociaciones de apoyo a la lactancia, libros y manuales para enseñarnos a hacer lo que toda la vida se hizo por puro instinto. Es la intención con la que por ejemplo, el pediatra Carlos González publicó su magnífica Guía para Lactancia Materna, "Un regalo para toda la vida", que aclara muy bien que solo pretende dar información para que aquellas madres que quieran amamantar, puedan hacerlo. (Pero me temo que en el fondo, Carlos González sabe bien que cualquier mujer que se exponga a la información, va a "querer hacerlo". Está en el fondo de nuestra condición femenina). La información necesaria para poder lactar, la podemos encontrar en cualquiera de las fuentes antes citadas, aunque muchas veces tiene que rebuscarla la propia mujer interesada, porque no llega a ella de manera espontánea (como sí los biberones). Sin embargo, nos encontramos con muchas mujeres, que una vez informadas, descubren que quieren lactar (o al revés) pero aún así, el deseo y la información no les basta para lograr una lactancia exitosa. O no nos molestamos en informarnos, porque creemos que eso de la lactancia va a ser natural -como debería ser- y luego resulta que nos encontramos con que "no podemos", con que hay muchos más obstáculos de los que creíamos. O creemos ingenuamente que "con el biberón se crían igual de bien" pues nadie nos ha dicho lo contrario. Nos encontramos en los foros con madres muy motivadas para amamantar, que se han leído a Carlos González y muchos artículos sobre lactancia materna, y que a pesar de ello, encuentran que tienen que hacer grandes SACRIFICIOS para poder amamantar."La lactancia materna es muy sacrificada", escuchamos habitualmente. Cierto es que la mayoría de las cosas que valen la pena en la vida exigen ciertos sacrificios, pero la lactancia no tiene por qué ser un sufrimiento para la madre. Al revés, lo normal sería que la lactancia fuera una experiencia satisfactoria, como lo es para cualquier individuo sano todas sus funciones biológicas básicas: comer, dormir, defecar, tener relaciones sexuales... Además, podrían sentirse orgullosas dando lo más grande que pueden dar a sus hijos: el alimento más adecuado para ellos, la inmunización que necesitan (ha llegado a decirse que el sistema inmunitario del bebé es la leche materna), contacto físico, calor, amor. Creo que hay varios factores, muchas veces poco mencionados, que pueden hacer que la lactancia sea menos "sacrificada". Intentaré enumerar algunos. Mientras más factores de estos se acumulen, menos "SACRIFICIO" tendrá que hacer la madre para amamantar:-Un embarazo sano, relajado y tranquilo, alimentándose bien (que no es por dos), descansando las últimas semanas, que pueda llegar a término y con el recién nacido con un peso normal. Los recién nacidos con bajo peso son cada vez más frecuentes en nuestros hospitales, y son muy susceptibles de necesitar atenciones neonatales extras, ser separados de sus madres al nacer, recibir biberones de refuerzo, o en última instancia, aumentan la inseguridad y temores de la madre.
- Un parto natural, en un entorno de respeto a la madre y al bebé (Hospitales Amigos de los Niños), que coloquen al bebé inmediatamente en contacto con el cuerpo de su madre. Algunos estudios citados por Carlos González en su libro, demuestran que la falta de contacto inmediato del bebé con su madre está relacionada con una mala técnica del bebé para succionar posteriormente (que provocará dolor y grietas en la madre).
-Una baja maternal digna y remunerada, de por lo menos 6 meses, tiempo que, según la Organización Mundial de la Salud, debe durar la lactancia materna exclusiva.
-Una madre segura de sí misma, que confíe en la capacidad de su cuerpo para amamantar a su bebé, con la autoestima alta, capaz de enfrentar los comentarios adversos que encontrará a su alrededor.
-El apoyo de su pareja, que sea capaz de la generosidad suficiente para no sentir, aun inconscientemente, su espacio "invadido" por la demanda constante del bebé.
-Un espacio cálido de intimidad para la madre y su bebé, donde puedan encontrarse y dedicarse el tiempo que sea necesario para su alimentación y contacto, respetado por el resto de la familia que puede ayudar en el resto de las labores domésticas.
-Capacidad de relajación de la madre, de "abandonarse" a la experiencia de amamantar a su bebé, de dar una lactancia continua, sin mirar el reloj, de fusionarse con esa otra nueva personita, de entregar su espacio y su tiempo a las demandas del bebé, sin sentir que pierde su "identidad" en ello.
Todos estos son factores ajenos a la voluntad de la madre, aunque a veces no lo parezca. Que van más allá de la información y las ganas. No son absolutamente imprescindibles para una lactancia exitosa, pero ayudan mucho. Que se conjunten todos esos factores hoy en día es una gran suerte, cuando tendría que ser lo habitual. Son factores a veces muy íntimos, que parecen individuales, pero de los que paradójicamente son responsables la sociedad en su conjunto, la organización social, el enfoque colectivo solo dirigido a la producción y no a la re-producción. Y son los factores que truecan el SACRIFICIO en una gran SATISFACCIÓN.


martes, 11 de agosto de 2009

Bébé Glotón, el primer muñeco lactante.


Una empresa juguetera alicantina prepara el lanzamiento comercial del primer muñeco lactante, cuyo diseño, pionero a nivel internacional, permite imitar la lactancia materna, según han anunciado fuentes de la mercantil 'Berjuan'.
El 'Bebé Glotón', cuya comercialización está prevista para el próximo mes de octubre, viene acompañado de una camiseta -un top- que se ata al cuello- y que tiene dos flores a la altura del pecho.
Las niñas "deben acercar el muñeco a las flores para poder alimentarlo y, posteriormente, hacerle eructar". De esta forma, el muñeco imita la acción de succionar la leche materna y en consecuencia normaliza la lactancia materna tan poco valorada en los juegos infantiles y en la publicidad.
El proyecto, primero de este tipo que se lleva a cabo a nivel internacional, ha sido desarrollado con la colaboración del Instituto Tecnológico del Juguete (AIJU) y cofinanciado por el Instituto de la Mediana y Pequeña Empresa Valenciana (IMPIVA) y los Fondos Feder.
La iniciativa, además, cuenta con el aval de la Federación Española de Asociaciones Pro Lactancia Materna, según ha apuntado el director de ventas de Berjuan, César Bernabéu, quien ha anunciado que la empresa tiene previsto remitir cuatro de estos muñecos a la Casa Real.
¡¡¡Nos lo apuntamos para pedirlo en la próxima carta de los reyes!!!

jueves, 6 de agosto de 2009

ENTREVISTA AL PEDIATRA CARLOS GONZÁLEZ, EXPERTO EN LACTANCIA

'La edad normal del destete debe estar entre los dos años y medio y los siete'

  • 'Nuestra sociedad no lo admite, pero el destete es siempre una pérdida para la madre'
  • Advierte que el mayor problema de las madres lactantes es la presión social
  • 'Si salieran todas del armario nos daríamos cuenta de que son muchísimas'
[foto de la noticia]

YAIZA PERERA

MADRID.- Ser padre no es fácil, pero es, sin duda, una de las aventuras más gratificantes que te regala la vida. Por esa razón quizás, son tantos los que emprenden ese camino. Y la mayoría lo hace a ciegas porque el bebé, ya se sabe, no viene con manual. ¿Pero... hace falta? Carlos González, autor de 'Bésame mucho. Cómo criar a tus hijos con amor', asegura que no. Simplemente hay que dejarse guiar por el instinto, el respeto y el amor.

Con humor e ironía, este pediatra zaragozano ha ayudado a desdramatizar las situaciones que pueden resultar más complicadas durante la crianza (sueño, comida, la educación...añadan ustedes a la lista), pero, por encima de todo, ha tratado de combatir la cultura del biberón que comenzó a imponerse hace tres décadas contra la propia naturaleza humana. Es fundador de la Asociación Pro Lactancia Materna de Cataluña, donde ha desarrollado su vida profesional, imparte cursos a profesionales sanitarios, es miembro del Consejo de Asesores de Salud de La Leche League International y autor de numerosos artículos sobre la lactancia.

La leche materna es para él, como tituló un libro en 2006, 'un regalo para toda la vida'...y sin fecha de caducidad. Enemigo de las etiquetas, Carlos González rehuye del término 'lactancia prolongada". "No me gusta esa palabra porque da la sensación de que las madres se han pasado. Depende de lo que considere cada uno normal. Actualmente, más de un año o más de seis meses es prolongado, pero estudios antropológicos apuntan a que la edad normal del destete en el ser humano debe de estar entre los dos años y medio y los siete".

"Hace 25 años-recuerda- lo normal era dar el pecho tres semanas y llegar a los tres meses era una heroicidad". La realidad social entraba en contradicción con la científica, la que le mostraban los libros a ese entonces recién licenciado por la Universidad Autónoma de Barcelona. "Si la lactancia era magnífica, ¿por qué nadie lo hacía?", se preguntaba. Era la profunda huella que había dejado el "cambio sociológico que se había producido a principios del siglo XX, con la incorporación de la mujer al mundo laboral, por la fe en el progreso que hacía creer que la leche artificial era mejor que la de la madre y por la publicidad".

Su grata experiencia personal con la lactancia, el hecho de que su esposa le diera el pecho a sus tres hijos - hoy en día ya universitarios- le convenció aún más de la necesidad de "promocionar" esta práctica, de ayudar a madres y profesionales sanitarios a recordar lo que ya está escrito en los genes de los mamíferos. Comenzó su tarea con la confianza de que "se produciría un aumento gradual y general" en la lactancia materna, pero no ocurrió así: "un importante porcentaje de madres no logra pasar de unas semanas y una pequeña cantidad pasa de los dos años".

"Durante muchos años hubo una fuerte publicidad de que la leche de la madre era mala y la gente se convenció -explica este catalán de adopción. Y es un mito que se ha extendido mucho. "Las madres se dejan convencer de que sus hijos se pueden morir de hambre y encima ven en la etiqueta de la leche artificial que es parecida a la leche materna". El resultado de esta combinación suele ser el destete temprano.

Actualmente, "se ha roto la cadena de transmisión de la información porque ahora las madres se encuentran que sus madres no dieron el pecho porque no pudieron o no quisieron. Pensaban que era retrógado y no quieren que sus hijas caigan en eso. La madre que lacta no encuentra apoyo". De ahí, asegura, la importancia de la adecuada formación de los médicos y la existencia de grupos como La Liga de la Leche, que ofrecen ayuda práctica a las madres para que puedan dar el pecho. "El cambio se produce por la difusión de conocimientos y de experiencias". Y ese cambio, se felicita, comienza a vislumbrarse: hoy en día se está "volviendo a lo que hacían nuestras bisabuelas".

Pero este camino aún no resulta fácil de emprender. "Sin duda, el mayor problema al que se enfrentan las madres que desean prolongar la lactancia es la presión social. Si salieran todas del armario nos daríamos cuenta de que son muchísimas. Hay que respetarlas", reclama Carlos González. Y esta consideración hacia la mujer, pero también hacia los hijos parece ser la máxima que guía a este pediatra. Y desde esa capacidad para ponerse en la piel del otro, quizás el secreto que esconden las páginas de sus libros, deja en el aire una reflexión: "nuestra sociedad nunca lo admite, pero el destete es siempre una pérdida para la madre".

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/08/01/mujer/1249085191.html

miércoles, 5 de agosto de 2009

Más ayudas públicas para la lactancia materna

Hoy en EL PERIÓDICO: Carta destacada del día

Montse Lesan. Parets del Vallès

En momentos como este, en el que la lactancia materna parece convertirse de nuevo en un potente aliado contra todo tipo de enfermedades (la más de moda, la gripe A), muchas mujeres que estamos amamantando a nuestros hijos nos preguntamos qué más debe ocurrir para que los sistemas sanitarios públicos se vuelquen en solucionar todos los problemas que de este hecho se derivan, evitando así destetes tempranos por causas diferentes a la recurrente postura incorrecta del bebé.
En mi caso, he estado amamantando con dolor durante seis meses, sin que ningún médico encontrara la causa. Solo la pude conocer tras acudir a la Asociación Alba Lactancia Materna, que evaluó otras posibles causas de dolor, sospecharon infección y enviaron muestras de mi leche a la Universidad de Madrid. Allí hicieron un cultivo de forma totalmente gratuita y he podido dar con la solución a mi problema (la Seguridad Social no realiza este tipo de pruebas). He tenido más de un problema con la lactancia a causa del desconocimiento que los médicos tienen de la misma (recetas de medicamentos totalmente incompatibles, existiendo alternativas inocuas, etcétera) y creo que este es un buen momento para subsanar estas deficiencias.
No obstante, el fin de estas letras no es otro que el de reconocer la labor totalmente desinteresada de estas asociaciones. Hacen un trabajo que debería de ser cubierto por la Seguridad Social, debido a las ventajas que aporta al sistema sanitario español (reduce las enfermedades del niño y de la madre), el mismo que ahora aboga por mantener la lactancia materna todo el tiempo que sea posible para evitar en la medida de lo posible una pandemia de gripe A.

Fuente: www.elperiodico.com

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=635028&idseccio_PK=&pg=0&#486204

martes, 4 de agosto de 2009

Concurso de fotografías de Lactancia Materna hasta el 15 de septiembre del 2009

En el blog alternativo: http://www.elblogalternativo.com/2009/08/03/concurso-de-fotografias-de-lactancia-materna-hasta-el-15-de-septiembre-del-2009/

Aprovechando que del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Internacional de La Lactancia Materna (WABA), aunque en España será en octubre, anunciamos un concurso de fotografía de lactancia que nos proponen desde Baza.
Esta pequeña localidad de Granada demuestra así que cualquier iniciativa es útil para ir recuperando la cultura de la lactancia y la maternidad natural que se perdió a nivel general en los años 60, pero que, con voluntad, información seria y científica que desmitifica tantos prejuicios y errores, y apoyo de los grupos de madres, está resurgiendo con fuerza en el siglo XXI.
El concurso está organizado por La Asociación de Mujeres AMUDIMA de Baza y está enmarcado dentro del Proyecto La Salud de las Mujeres en su Ciclos Vitales (embarazo y parto, lactancia y crianza, menstruación y menopausia). Una interesante propuesta para demostrar que las mujeres estamos sanas aunque se quiera patologizar y medicalizar todas las etapas femeninas.
Los datos del concurso de fotografía son estos:
El tema es la lactancia materna: lo más natural y lo mejor para tu bebé
El objetivo es reivindicar la naturalidad y la libertad de amamantar, y promocionar la recomendación de la OMS y Asociación Española de Pediatría respecto a la duración de la lactancia: exclusiva hasta los 6 meses y como mínimo hasta los 2 años de forma complementaria a otros alimentos
El 1º premio: 60 euros y una escultura icono de AMUDIMA
Fecha de inicio: Junio de 2009. Último día de recepción de fotos: 15 de septiembre de 2009.
El resto de las normas las podéis leer aquí y para más información el contacto es: mudima@hotmail.com 679450311 ó 652558982.
Como las estadísticas indican que aproximadamente el 85% de las madres inician la lactancia materna, aunque luego las cifras caen mucho y a los 6 meses sólo llega el 25%, casi todas las mujeres tenemos bellas imágenes amamantando a nuestros hijos. Y estos concursos son una forma de compartirlas y de hacer crecer y “remendar” la cadena energética de la lactancia.
Deseamos a las organizadoras mucho éxito en esta convocatoria y en sus propósitos, y a las madres participantes una lactancia feliz.
Más información: Tu encuentro con la maternidad Pista: Kebuscas
En El Blog Alternativo: Lactancia

sábado, 1 de agosto de 2009

'El mejor regalo para mis hijas es que ellas decidan cuándo quieren dejar de tomar pecho'

Coincidiendo con la semana de la lactancia materna de la OMS, el diario el MUNDO, ha publicado unos artículos muy interesantes . Hay que agradecer que se hable con tanta naturalidad sobre lactancia y que la noticia apareciera ayer en portada.
  • La lactancia natural puede prolongarse hasta que el niño y su madre lo deseen
  • En España sólo un 24,7% de los bebés toman pecho a los 6 meses, según datos de 2006
  • Las madres que amamantan durante años tienen que lidiar con la incomprensión social


    Désirée Sanz, junto a sus hijas. Yaiza con cuatro años y Alexia, recién nacida en una imagen de 2005.

YAIZA PERERA
MADRID.- Con los ojos aún cerrados y el cuerpo tembloroso por el parto, un recién nacido busca el pecho de su madre cuando le dejan refugiarse sobre su piel. Sabe cómo alimentarse. El líquido que fluye de ella es su mejor fuente de vida: le nutre, refuerza su sistema inmunológico, le reconforta. Él lo sabe por instinto. La OMS, que celebra desde hoy hasta el 7 de agosto la Semana Mundial de la Lactancia Materna, la Asociación española de Pediatría o la UNICEF, por convicción científica. Según sus recomendaciones, es el alimento ideal para un bebé hasta los seis meses de vida. Entonces, cuando comiencen a introducirse nuevos alimentos a su dieta y hasta el año, debería ser la base de su dieta. ¿Y luego? No hay normas, no hay fechas. La lactancia natural puede prolongarse hasta que el niño y su madre lo deseen.
Désireé Sanz y su hija Yaiza se unieron con este lazo hace ya ocho años. Y siguen deseando mantenerlo. Durante su primer embarazo, con 21 años, esta joven vasca confiesa que el tema de la lactancia no le "interesaba demasiado", no era algo en lo que pensara. Su idea, recuerda, era "amamantar hasta el año", como hizo su madre y su abuela. Pero el 1 de junio de 2001 Yaiza nació y se aferró a su pecho. Cuatro años después, un 8 de julio, la pequeña Alexia lo hacía también. Es la denominada lactancia en tándem (dar de mamar a más de un hijo a la vez) y prolongada.
Yaiza, que en septiembre comienza tercero de primaria, toma leche materna por la noche, "un rato después de cenar", aunque su madre intuye "que el destete está cada vez más cerca". "Hay días que ni se acuerda", asegura Désireé con cierta melancolía. La pequeña, de cuatro años, "hace dos-tres tomas diarias". De vez en cuando aún toman el pecho juntas y bromean -"ven Alexia, le aconseja la mayor- que esta leche está más dulce". Su madre sonríe y su padre, respira. Cuando maman es uno de los escasos momentos de tranquilidad en esta casa invadida de risas, juegos y charlas infantiles interminables.

"Mientras mamaban, Yaiza, con cuatro años, cogió la manita de su hermana recién nacida la miró con mucha dulzura y la acarició"

Aún hoy, esta castellonense de adopción (vive desde los 12 años en Vinaroz) recuerda el primer día que compartieron las dos su regazo: "Yaiza, con cuatro años, cogió la manita de su hermana recién nacida la miró con mucha dulzura y la acarició". Ella se dejó guiar por el instinto en una época en la que la cultura del biberón se había hecho fuerte. "Vale la pena intentarlo, es lo natural, no se puede equiparar con la mejor leche artificial". Lo ratifica el Comité de Lactancia materna de la AEP en su página web: La leche materna aporta todos los nutrientes al bebé, refuerza su sistema inmunológico y ayuda a protegerle de enfermedades presentes (catarros, neumonía, diarreas,...) y futuras (alergias, asma, obesidad, diabetes,...), disminuye la mortalidad infantil y fomenta el desarrollo intelectual. También tiene beneficios para la mujer y fortalece la relación afectiva.
Désireé habla y actúa desde el respeto. Hacia sus hijas -"serán ellas quienes decidan cuándo quieren dejar de tomar el pecho"- y hacia las madres que no quieran amamantar -"cada mujer es dueña de sus decisiones en crianza"-. El dar de mamar es un derecho, no se impone. Pero en lo que coinciden los defensores de la lactancia es que la mujer tiene que estar informada para tomar una decisión libremente. Y en eso el apoyo profesional y social representa un papel básico.
Desirée, que hubiese querido tener cinco hijos, trata de orientar a las madres que desean amamantar a sus hijos. Lo hace desde su propia web Maternidad Instintiva y también desde el foro del Comité de Lactancia de la AEP, donde pueden responder a las dudas tanto expertos de la asociación como otros padres.

Apoyo e información, claves para fomentar la lactancia

En los últimos años, el biberón ha ido perdiendo posiciones a favor de la lactancia materna. Pero aún el porcentaje de niños que siguen tomando leche materna más allá de los seis meses es muy reducido. Según la última Encuesta Nacional de Salud del 2006 del Instituto Nacional de Estadística, en España el 68,4% de los bebés reciben lactancia materna exclusiva al mes de vida, el 52,4% continúan así a los tres meses y sólo un 24,7% lo hacen a los 6 meses. "Estos datos están muy por debajo de ser la situación ideal para el desarrollo de nuestros niños pensando en la influencia de la lactancia materna en su vida de joven y adulto como prevención de enfermedades frecuentes y graves", explica Concepción de Alba Romero, neonatóloga del Hospital madrileño 12 de Octubre y desde hace cuatro años miembro del comité de lactancia materna en ese mismo centro sanitario.
Cualquier mujer puede ser capaz de alimentar a su hijo exclusivamente con su leche y las causas que contraindican la lactancia materna (algunas enfermedades, como puede ser el sida o medicamentos, como los tratamientos contra el cáncer.) son casi excepcionales, asegura el Comité de Lactancia Materna de la AEP. Y si surgen dudas. Los profesionales sanitarios cuentan una herramienta de gran utilidad para averiguar la compatibilidad de una medicación con la lactancia: la web e-lactancia.org creada por el servicio de pediatría del Hospital de Denia (Alicante).

"Las prácticas hospitalarias alrededor están cambiando y a nivel social la difusión de los beneficios de la lactancia está llegando de una manera clara"
Concepción de Alba Romero, neonatóloga

¿Por qué entonces, si es el mejor alimento para el bebé, las madres deciden dejar de dar el pecho ? "Al principio el destete suele producirse por la falta de confianza, el dolor o grietas y el uso de suplementos. A los 3-4 meses, por la vuelta al trabajo", responde De Alba mostrando a su vez el camino para invertir esa tendencia. "Apoyo e información a las madres" que borren de la memoria colectiva esos "mitos, ideas preconcebidas y hábitos de alimentación infantil que son considerados adecuados tanto por los padres como por los sanitarios".
La reincorporación de la mujer a su puesto de trabajo a las 16 semanas de dar a luz, la aceptación general de las leches de fórmula y, en ocasiones, la presión social precipitan el abandono de la lactancia. Justo en el otro lado se posicionan, con una mano tendida, los grupos de apoyo que se reparten por todo el país con el objetivo de facilitar información a los padres y brindarles un lugar donde compatir experiencias. Han asumido el papel de las madres que antaño transmitían el arte de amamantar. Inmaculada Mellado, secretaria de La Liga de la Leche en España y monitora desde hace cuatro años, explica que muchas mujeres acuden a las reuniones en busca de "compresión" porque allí "no se sienten juzgadas y pueden expresar sus sentimientos".

Información contra las críticas

Las madres que consiguen dar el pecho a sus hijos durante varios años tienen que lidiar en no pocas ocasiones con la incomprensión social. "Tenemos casi que mantenerlo en secreto", se lamenta Desirée tras años de escuchar críticas. Su marido, Sergio, y su suegra le brindan apoyo incondicional pero de aquellos que cuestionan su forma de crianza se defiende con un arma infalible: de nuevo, la información. Su estrategia para rebatir las críticas fue argumentar los beneficios probados de la lactancia y remitirse a los hechos: dos hijas sanas física y emocionalmente. Así uno a uno, Desirée, desde hace tiempo muy interesada en la Psicología, fue desmontando los argumentos de quien la cuestionaba y ahora, ocho años después "le dejan hacer lo que crea oportuno".
Las críticas a la lactancia prolongada surgen por "desconocimiento de los beneficios a largo plazo y a veces prejucios sin fundamento", asegura la doctora de Alba. De las numerosas conversaciones de Inmaculada Mellado con otras madres -ella tiene un niño de siete años y un bebé de 16 meses-deduce que "se trata de una tema cultural. Las críticas suelen venir de personas jóvenes o de mediana edad, justo aquellas que crecieron con el boom del biberón, mientras que los elogios suelen venir de las personas mayores que viven con regocijo la vuelta a las prácticas que ellas mismas disfrutaron". "El patrón de duración de lactancia en los humanos hasta hace menos de 100 años y todavía hoy en sociedades no contaminadas por la civilización predominante ha sido de tres a cuatro años con variaciones entre el año y los siete o más años", recuerda la AEP.
Ajenas a los prejuicios, Yaiza y Alexia "ven con naturalidad" su amamantamiento, aunque ambas lo perciben como un momento de intimidad. En estos ocho años, Desirèe sólo se planteó en serio el destete por agotamiento cuando sus hijas tenían dos años. "A estas alturas tengo clarísimo que serán ellas quiénes decidan cuándo ha llegado el momento del destete. Hay quien me pregunta si es que quiero batir un Récord Guinness. Nada más lejos de la realidad. Creo que el mejor regalo que puedo hacerles es esperar a que ellas digan que ya no quieren más. Porque eso significará que han tomado pecho hasta que ellas lo han necesitado, nutritiva y emocionalmente".

Formación de los profesionales sanitarios y apoyo e información a las madres desde el embarazo

. Esas parecen ser las claves para hacer despertar el instinto natural de lactancia. Ya ha empezado a hacerlo. En el Hospital 12 de Octubre se percibe el cambio. Cuando las madres se van de alta con su bebé el 90% le dan el pecho. "Las prácticas hospitalarias alrededor del embarazo, parto y nacimiento del niño están cambiando y a nivel social la difusión de los beneficios científicos de la lactancia está llegando de una manera clara", se felicita Concepción de Alba, quien insiste en que "la lactancia siempre es beneficiosa". La leche materna no tiene fecha de caducidad. Para Inmaculada Mellado, de La Liga de la Leche, "lo ideal sería que fuese el bebé quien decidiera cuándo dejar de mamar, pero hay tantas formas de destete como parejas madre-hijo/a". O tríos. Y en el que forman Desirèe, Yaiza y Alexia no hay duda de quién tendrá la última palabra.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/08/01/mujer/1249081691.html