martes, 24 de noviembre de 2009

Concurso artes plásticas



Tras la experiencia que hemos vivido con la I Edición del Concurso de Pintura Art Teta el año pasado, hemos querido repetir en el 2009 la aventura de un nuevo certámen con el objetivo de que la Lactancia Materna siga siendo fuente de inspiración y vehículo de transmisión de información y de cultura. Un concurso dirigido a todos los que les gusta expresar con sus manos la naturaleza de la vida en toda España, poniendo un grano de arena en la normalización de la lactancia materna.
Multilacta-Lactancia Materna da las gracias a los artistas de las aportaciones artísticas del I Certámen, y anima a participar, tanto a adultos como a niños, con sus obras. Las mismas servirán de ayuda en la promoción y protección de la lactancia. Con toda imagen se puede motivar a la madres a probar la lactancia materna, a continuar el amamantamiento, a reducir los costes sanitarios y sociales, a prevenir la enfermedad y procurar una mejor salud infantil y materna.

La representación del primer concurso fue muy pequeña, pero de gran calidad, y ha sido expuesta en Coslada y San Fernando junto con otras aportaciones fotográficas del artista Fran Vega, socio de Multilacta. Las obras han sido utilizadas para actos y eventos de la asociación. Así el primer premio del artista bilbaino Jose Luis Montero González es la entrada a la web de Multilacta y el segundo premio de la catalana Enma Fenech es la imagen de este II Certámen.

Este año hemos querido dotar al mismo de un premio en metálico de 150 euros y una colección de cuentos especiales sobre lactancia materna. A continuación os presentamos las bases del concurso y os aninamos a participar.

Bases:
· Podrán participar todas las personas mayores de 18 años o menores de edad con autorización de los padres.
· Cada concursante podrá presentar un máximo de tres obras con temática sobre Lactancia Materna.
· Modalidad: cualquier soporte material bidimensional (pintura, fotografía, fotomontaje, collage, arte digital impreso) o tridimensional, (como escultura), en los distintos estilos existentes. Se excluyen del certamen el soporte digital o la imagen en movimiento.
· Las dimensiones de las obras no deberán sobrepasar en ninguno de sus lados los 180 cm., marco incluido.
· Las obras representadas deberán ser originales e inéditas, y no podrán presentarse en otros concursos mientras dure el proceso de selección.
· Es preciso presentar junto con la obra cinco fotografías de la misma tamaño 10X15 para que los miembros del jurado puedan valorar.
· Los gastos de embalaje y envío, y los seguros eventualmente contratados, serán de cuenta del artista. Multilacta no se responsabiliza de los desperfectos que pudieran ocasionarse por manipulaciones ajenas o por la inconsistencia de los materiales empleados.
· Las obras irán acompañadas de título o lema, un pequeño texto explicativo de la misma o de la idea que el artista quiere transmitir, una pequeña ficha de la obra donde se explique la técnica utilizada, y las cinco fotografías de la obra en tamaño 10x15 cm, que irán en un sobre cerrado o plica. En otro sobre cerrado o plica se enviarán los datos personales del autor, una dirección de contacto y nombre de la obra. Las obras premiadas serán firmadas a posteriori.
· El jurado estará formado por cinco personas vinculadas, por una parte a la Comunidad de apoyo a la Lactancia Materna (Un pediatra, un IBCLC, una matrona y un representante del Grupo de madres), y por otro lado vinculados al mundo del arte.
· El fallo del concurso se hará público el día 7 de Abril de 2010, con motivo del Día Mundial de la Salud y la entrega de premios se realizará en alguna de las exposiciones que se monten.
· Multilacta-Lactancia Materna se reserva el derecho de publicar las obras ganadoras o finalistas y de utilizar el material seleccionado en proyectos de promoción y divulgación de la Lactancia Materna , sin ánimo de lucro.
· Las obras se enviarán a la sede de MULTILACTA, en Avda. de Berlín, 21, 3º E de Coslada. C.P 28822 Madrid, entre los días 15 de Enero y 15 de Marzo. Las obras con matasellos posterior pasarán a formar parte de las obras del siguiente Certamen.
· El concurso tendrá un premio único por valor de 150 euros y un premio especial Infantil (Colección de Cuentos especiales).
· Las obras no se devolverán a sus dueños hasta finalizado el periodo de Exposición que Multilacta considere oportuno según las actividades programadas.

Equipo Multilacta.
http://www.multilacta.org/
info@multilacta.org

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Oxitocina: La hormona del AMOR

Por María José García-Robles.

El fin de semana pasado, asistí al curso de formación de Doulas, impartido por  Mares Doules.

Tengo la sensación que todo lo que lo que allí escuché marcará un antes y un después en mi camino como persona, como madre y como Doula.

No sé si estoy más emocionada por todo lo que nos transmitió el gran obstetra Michael Odent o por el descubrimiento de la no menos, gran Doula, Liliana Lammers. Persona carismática donde las haya, que quiso compartir con nosotras su sabiduría de mujer.


"Para cambiar el mundo,
antes hay que cambiar la forma de nacer"
Michel Odent
Michel Odent, es el obstetra que revolucionó la idea de atención al nacimiento. Es el fundador del Primal Health Research  de Londres, cuyo objetivo es estudiar lo que ocurre en el “periodo primal” (desde la concepción al primer año). Su conclusión es, que al igual que parte de nuestra salud se determina durante el período primal, la forma en que nacemos y somos criados determina nuestra capacidad de amar.

Sus obras, artículos y cursos son fundamentales para entender la nueva concepción del nacimiento, en el que el respeto a la esencia mamífera de los bebés y  la naturaleza del parto, son fundamentales.

“El gran descubrimiento de la segunda mitad del siglo XX, fue comprobar que los bebés necesitaban a su madre”
Michel Odent.
Para llegar a esta afirmación, aparentemente tan evidente, los investigadores sensibles con el tema, tuvieron que solicitar permiso a los comités de ética médica para poder llevar a cabo un “experimento”. Querían estudiar el efecto que tenía dar el niño a su madre inmediatamente después del parto, acto no habitual en aquellos tiempos. Afortunadamente hoy en día sabemos que los recién nacidos necesitan a su madre.
Según Odent, el trabajo en el siglo XXI será redescubrir las necesidades de la mujer que da a luz para contrarrestar los cientos de años de condicionamiento cultural.
Este redescubrimiento pasa por conocer y mimar la fisiología del parto y darle máxima importancia, entre otros, a la hormona del amor: La oxitocina.

La Oxitocina es una “hormona tímida” según definición de Liliana Lammers, y es el primer componente del cóctel del amor, que todos los mamíferos necesitan liberar para parir a sus crías. También es necesaria en el proceso del alumbramiento de la placenta, está presente en el reflejo de eyección de la leche en la lactancia y en las relaciones sexuales.
En la hora siguiente al nacimiento aparece un pico mágico de oxitocina, estimulado por el primer contacto entre la madre y el bebé.
Esta es la razón por la que en todas las situaciones descritas anteriormente, los humanos sentimos la necesidad de intimidad y de protegernos de las miradas, para no sentirnos observados. Para que la oxitocina fluya libremente, la mujer necesita mucha intimidad.

Ya se puede decir, porque lo avalan los estudios científicos, que la liberación de la oxitocina depende de lo que sucede en el entorno y que esta hormona es “menos tímida” si el entorno es femenino. La Historia muestra que los partos siempre han estado acompañados por otras mujeres.

Hacia la mitad del siglo XX aumenta de forma increíble la masculinización del entorno del parto, fundamentalmente hospitalario. En los años 70 aparecen las teorías de participación del padre en el parto, la introducción de la maquinaria tecnológica, las especializaciones médicas, y en los últimos tiempos, la influencia de la imagen y de los soportes visuales dentro de los partos, como vídeos y fotos.

Para entender el funcionamiento de la oxitocina también es necesario entender cómo actúa su antagonista la Adrenalina. Esta se segrega en situaciones de urgencia, miedo o frío, es decir, si segregamos adrenalina inhibimos la segregación de oxitocina tan necesaria para parir. Para que un parto funcione, es importante que la adrenalina se encuentre en niveles muy bajos en la madre y en las personas que la rodean, incluido el padre. La duración de un parto es proporcional al índice de adrenalina de las personas que lo rodean.

Los humanos como primates, nos caracterizamos por tener muy desarrollado nuestro neocórtex. Esta corteza cerebral debe ponerse en reposo en el parto -tarea difícil cuando tan frecuentemente hay estímulos en el entorno del parto que se encargan de ponerlo en funcionamiento- No hay mejor manera de conseguir que un parto sea largo, difícil y doloroso y por consiguiente más peligroso, que estimulando el neocórtex.

Algunos de los estímulos para el neocórtex que actúan de forma negativa en el proceso del parto son:

- El lenguaje racional: El silencio es una necesidad básica de la mujer que da a luz. El lenguaje, y en particular las preguntas dirigidas a la mujer que está pariendo, puede interferir en el proceso fisiológico del parto.

- La iluminación: La oscuridad favorece el trabajo de parto porque pone en reposo el neocórtex.

- La falta de intimidad: Sería necesario empezar a tomar consciencia de lo que realmente significa la palabra intimidad en todas las fases del parto. Para que el proceso fisiológico se lleve a cabo con normalidad, la mujer no debe sentirse observada por nadie.

- La falta de seguridad: El entorno, una vez más, ha de proporcionar un ambiente de completa seguridad y tranquilidad para que la mujer que pare pueda ser totalmente espontánea. Una habitación caliente, en penumbra, no demasiado grande, en silencio y dónde la mujer pueda estar protegida de las miradas, es el lugar ideal para que la oxitocina se segrege libremente.

Parece una paradoja entender esto si tenemos presente cómo se desarrollan habitualmente la mayoría de partos hospitalarios en nuestro medio. En situaciones donde la mujer tiene índices de adrenalina tan altos, resulta difícil imaginar como el parto puede transcurrir con normalidad.

Después del nacimiento del bebé, la madre tiene el pico de oxitocina más alto de toda su vida. La necesidad de intimidad no termina después del nacimiento. El ambiente que no perturba el parto es también el que no perturba el primer contacto entre la madre y el bebé. Es el primer cruce de miradas. Los ojos del bebé atraen los ojos de la madre y los de la madre al bebé. Parece ser que este cruce de miradas es un momento privilegiado en la futura relación madre-bebé y NUNCA nadie tendría que perturbarlo. En este momento se debería realizar la primera tetada; la piel, la mirada y la estimulación del pezón, harán segregar la hormona necesaria para que se produzca el reflejo de expulsión de la placenta.

Otra práctica habitual y no menos innecesaria es el pinzamiento o el corte temprano del cordón umbilical. Con esta práctica tan frecuente, se priva al bebé de una cantidad importante (alrededor de 40mg) de sangre rica en elementos minerales y de células madre.

Tal vez deberíamos empezar a  replantearnos la clasificación actual de partos, la cual propone que estos se dividan en partos vaginales o en cesáreas, para comenzar a clasificarlos en función de si un parto se ha producido con liberación de la hormona del amor o sin liberación de la hormona del amor.
En este contexto, parece necesaria la presencia de una figura maternal que proteja a la mujer del entorno. El fenómeno DOULA demuestra que puede ser esta la persona protectora que necesita en ese momento la mujer. Tradicionalmente las madres transmitían a sus hijas los conocimientos sobre el embarazo, el parto y el puerperio, y los sentimientos profundos añadidos a estos estados. Las doulas resurgen para retomar la red de apoyo entre mujeres, a la vez que pueden ayudar a refeminizar el parto, y recuperar la realidad de la maternidad como revolución vital en la vida de una mujer.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Todas somos diferentes, todas somos iguales.

Este bonito vídeo nos muestra a mujeres de  diferentes culturas amamantando a sus hijos.  Me encanta comprobar como la crianza y  la lactancia materna nos une a todas las madres del mundo.



Vía: El blog alternativo
Música: Jack Johnson

martes, 3 de noviembre de 2009

Crisis de crecimiento

Es cierto que los bebés de vez en cuando, a intervalos más o menos aproximados, a las 3 semanas, al mes y medio, a los 3 meses, tienen unos días "raros", en que están algo más inquietos, lloran más, duermen peor, se agarran al pecho y de repente estiran, lo sueltan, lloran, no duermen... Posiblemente esto tenga relación con la maduración de su cerebro. En general, se habla de la crisis de los 3 meses describiéndola como un momento en el que:

• El bebé reclama mamar más a menudo (lo que la madre interpreta como que tiene hambre)
• La madre no nota el pecho tan lleno (lo que interpreta como que ella no tiene leche suficiente)
El resultado es que en ese momento es muy fácil que se empiecen a dar biberones, lo cual no es la solución adecuada.Pero en realidad lo que ocurre es que...
• El bebé reclama más a menudo porque está creciendo (por eso se llaman también "baches o crisis de crecimiento") y esto hace que su apetito aumente.
• La madre no tiene los pechos tan llenos porque a esa edad la producción de leche de la madre se ha adaptado ya a las necesidades del bebé, ya no gotea, ni se tienen los pechos tan llenos, ni se nota tanto la subida de leche... Además, el lactante vacía el pecho con más eficacia, tarda menos tiempo y hace más rápida la toma.

De modo que lo adecuado es intentar adaptarse al bebé. A lo mejor sólo necesita que lo tomen más tiempo en brazos, pero si pide más pecho porque necesita comer más, la solución es ponerlo más al pecho para que aumente la producción. Si en lugar de pecho le damos un biberón, esto no hará que aumente la leche y normalmente empeorará las cosas.

Fuente: http://www.aeped.es/lactanciamaterna/rpmf21.htm

lunes, 2 de noviembre de 2009

Un estudio de Atapuerca concluye la conveniencia de leche materna hasta los 4 años

Por Agencia EFE
Burgos, 11 oct (EFE).- Estudios realizados en los fósiles de Atapuerca concluyen que la leche materna tendría que ser el alimento principal de los seres humanos durante sus cuatro primeros años de vida, afirma el director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (CENIEH), José María Bermúdez de Castro.
En una entrevista con EFE, Bermúdez de Castro, que también es codirector de las excavaciones de Atapuerca, ha explicado que la abundancia de restos de homínidos de la Sima del Elefante, una de las zonas más emblemáticas de los yacimientos, ha permitido estudiar los dientes de varios individuos y medir así las fases de su crecimiento biológico.
La conclusión ha sido que la lactancia materna se prolongaba hasta los tres o cuatro años, lo que los científicos relacionan directamente con su "buena salud" durante el resto de su vida.
La leche humana va cambiando su composición y se va adaptando a las necesidades de crecimiento aportado todo lo necesario, algo que también podría ocurrir en la actualidad, ha añadido.
Bermúdez de Castro ha explicado que cada especie tiene leche materna adaptada a sus necesidades y ha señalado que el consumo humano de la procedente de animales como las vacas o las ovejas, para lo que tuvieron que adaptar su aparato digestivo, es "relativamente reciente" y debió comenzar hace unos 7.000 años.
Además, su consumo contribuye a proteger al hombre de ciertas enfermedades y actúa como elemento para prevenir la obesidad en la etapa adulta.
Una vez que abandonaban la lactancia, los registros fósiles de Atapuerca indican, sobre todo gracias a las dentaduras, que seguían una buena dieta y eran omnívoros, aunque sólo se conservan restos de grasas y carnes.
Aunque los restos vegetales no se conservan, Bermúdez de Castro ha detallado que en la dieta de los homínidos de Atapuerca figuraron con toda seguridad setas, bellotas, frutos silvestres, peces e invertebrados que "variaban en función de la época, porque el clima era templado y había diferentes estaciones con sus propios alimentos de temporada".
Para el director del CENIEH, es "muy probable" que una vez superada la fase de lactancia se utilizara como un alimento clave el tuétano de los huesos, que es una parte muy rica en nutrientes y puede funcionar como sustitutivo del jugo materna.
También la dieta tiene mucho que ver con una de las principales causas de mortandad de los homínidos de la sierra de Atapuerca.
El fósil más antiguo de Europa, de más de un millón de años, encontrado también en la Sima del Elefante, es una mandíbula de un individuo de unos treinta o treinta y cinco años y sus incisivos estaban a punto de desprenderse de la encía.
De hecho, el científico sostiene que al no cocer los alimentos, los problemas de encías que ahora aparecen a los 60 ó 70 años de edad entonces aparecían en torno a los 30.
Los daños en la boca terminaban muchas veces en infecciones que en esa época podían terminar "fácilmente" con la muerte del individuo.
De hecho, las infecciones eran una de las causas más frecuentes de la muerte de estos homínidos, aunque también los accidentes, la acción de predadores y las luchas tribales.