jueves, 28 de enero de 2010

Día de la Paz

Mañana se celebra el Día Escolar de la No-violencia y la Paz. Este fue declarado por primera vez en 1964. Surge de una iniciativa pionera, no gubernamental, independiente, y voluntaria de Educación No-violenta y Pacificadora y coincide con la conmemoración de la muerte de Matatma Gandhi. Su objetivo es la educación en y para la tolerancia, la solidaridad, la concordia, el respeto a los Derechos Humanos, la no-violencia y la paz. En este día, los colegios y centros se convierten en instrumentos de paz y entendimiento entre personas de distinta formación, raza, cultura y religión.

Foto: AMPA CEIP Pau Vila Sant Feliu Llobregat.

 Aprovechando la efeméride, he querido reproducir integramente el artículo Paz y Crianza ¿Dónde nace la violencia?  publicado en El blog alternativo, dónde se analiza con mucha profundidad y acierto algunos de los patrones de la crianza actual, que deberíamos pensar en cambiar si realmente queremos conseguir una sociedad en paz.
---------------------
Cuando nuestros hijos llegan al colegio (entre los 3 y los 6 años oficialmente) las semillas de la empatía, de la comprensión y del respeto al otro ya han debido ser sembradas en el seno de la propia familia.
¿Es la crianza actual pacífica?
“El Homo sapiens es el primate más violento del planeta contra la hembra de su misma especie y contra sus propias crías”
James Prescott
La respuesta es tristemente NO, porque a las las trágicas cifras de violencia física-visible contra los niños (del 16% al 63% según los países) que ocurren en el 90% de los casos dentro del propio núcleo familiar, hay que sumarle la violencia invisible-emocional fruto de una crianza de desapego: de pocos brazos, independencia precoz, dejar llorar a los bebés , separaciones tempranas de la madre, largas horas de guardería incluso a edades de gestación exógena (menos de 1 año) y sobre todo, primacía de la falacia del tiempo de calidad escaso.
“Debería llamarnos la atención que el recrudecimiento de la violencia en nuestra sociedad ha ido acompañado de un mayor alejamiento en la relación padres-hijos, el que se enseña desde la cuna misma, cuando dejamos a nuestros hijos llorar por la noche”

Muchos niños modernos están hiper-estimulados con elementos externos y materiales, pero emocionalmente abandonados. De hecho 1 de cada 4 niños españoles se siente solo y algunos autores como Carlos González afirman que los “chavales de hoy son los que menos cariño reciben de toda la historia”.
¿Y cómo influye la crianza en un comportamiento agresivo o amoroso?
James Prescott, ex director del Instituto Nacional de la Salud y el Desarrollo Infantiles de EEUU, lleva años persiguiendo el origen neuronal de la violencia humana y explica que tras el nacimiento, con el cerebro en pleno desarrollo, las experiencias modelan aún más la arquitectura neuronal y la personalidad del adulto, y que la violencia está íntimamente relacionada con los circuitos cerebrales del placer.
Las bases fundamentales para el placer se adquieren a través del contacto físico y emocional con la madre, la primera fuente de amor. En esos primeros momentos se produce una asociación o disociación neuronal que quedará registrada en los circuitos que gestionan el bienestar y el dolor.
“Cuando no se toca y no se rodea de afecto a los niños, los sistemas cerebrales del placer no se desarrollan. La consecuencia de ello son unos individuos y una cultura basados en el egocentrismo, la violencia y el autoritarismo”
James Prescott
Prescott estudió las costumbres relativas al contacto madre-hijo de 49 tribus de todo el mundo y estas fueron las conclusiones: los grupos poco afectivos con sus niños, y con muy poco contacto piel a piel, presentaron altos niveles de violencia en la edad adulta. Sin embargo, la agresividad era casi nula entre los pueblos que mantienen un contacto muy estrecho con sus hijos.
Esto mismo lo corrobora Louis Cozolino, autor de “The neuroscience of human relationships” explicando que “cuando no hay mucho contacto o existe una falta de cuidados, es más probable que el cerebro desarrolle un sistema dirigido fundamentalmente por la adrenalina. Esto dará lugar a un tipo más violento, más agitado. Algo que tiene sentido desde un punto de vista evolutivo. Cuanto menos protegido esté un niño por sus padres, más agresivo tiene que ser para sobrevivir”.
La ecuación contraria es igualmente válida. En un entorno de afecto, contacto y amor se activan los circuitos neuronales de la serotonina, un neurotransmisor del bienestar.
Y esto es aplicable a todos los lugares del planeta, también a los padres occidentales modernos.
Michel Odent, importantísimo obstetra francés, asegura que la primera hora después del nacimiento es clave para que la biología y la psique reciban una impronta básica contra la violencia por la descarga masiva de la hormona del amor (oxitocina), que se genera en el momento del parto. Ésta desencadena la respuesta maternal y favorece la creación de un fuerte lazo entre madre e hijo.
Y Eduardo Punset en el documental sobre el cerbro del bebé demuestra los efectos neuronales de dejar llorar a los bebés con un exceso de cortisol perjudicial que el cuerpo no puede asimilar.

Por tanto, ¿qué debemos hacer si queremos paz de verdad en nuestra sociedad?
* Concebir a nuestros hijos con amor y responsabilidad
* Tener embarazos conscientes, sin estrés, sin miedos y vinculándonos con el bebé porque está demostrando la importancia neonatal en la personalidad posterior
* Acceder al parto como mujeres maduras y bien informadas sobre nuestra naturaleza y nuestra capacidad de parir y, si la salud nos acompaña, tener un parto lo más respetado posible. No formar parte voluntariamente del desastre de parir en el mundo
* No permitir que separen a nuestro bebé después del parto sin una razón de peso
* Ejercer de mamíferas con lactancia materna prolongada
* Llevar a nuestros hijos en brazos sin complejos
Colechar si queremos
* No dejarles llorar
* Respetar el ritmo evolutivo de los bebés en todos los aspectos, sin acelerar   ni forzar
* Criar con vínculo y contacto físico
Dejar que nuestro niños sean niños y vivan su etapa de dependencia cubriendo totalmente sus necesidades físicas, emocionales y espirituales, de día y de noche para que algún día alcancen la independencia sana por maduración personal
* Dejar el bebé al cuidado de mínimo otra persona adulta (“se necesita una aldea para cuidar un niño”) en nuestras ausencias para trabajar u otras tareas
* Dedicar tiempo a nuestros hijos en CANTIDAD y de calidad
* Tener siempre presente que los primeros años de vida de nuestros hijos influyen pero no determinan, si no podemos cumplir los anteriores requisitos, nunca es tarde para subirnos al tren de la crianza natural.

“La transformación de una cultura violenta en una de paz comienza por el individuo que en la infancia es colocado en un camino de aceptación en vez de en otro de rechazo”.
James Prescott

Si los padres hacemos nuestros deberes y sembramos la paz en nuestros hijos, la escuela solo tendrá que regarla, pero poco germinará en una tierra yerma.


Somos mamíferos, no podemos criar como reptiles sin sufrir las consecuencias.
                    


martes, 26 de enero de 2010

Federico García Lorca.

Nuestro ideal no llega a las estrellas,
es sereno, sencillo,
quisiéramos hacer miel como las abejas
o tener dulce la voz o fuerte el grito,
o fácil caminar sobre las hierbas,
o senos donde mamen nuestros hijos.

Federico García Lorca.

domingo, 24 de enero de 2010

DOS AÑOS DE MATERNIDAD/PATERNIDAD GARANTIZADOS POR LOS PODERES PÚBLICOS

Un grupo de profesionales expertos en infancia, han redactado un manifiesto en el que solicitan aumentar hasta dos años el tiempo de cuidado por maternidad/paternidad garantizados por los poderes públicos, para todos los padres que quieran dedicarse personalmente al cuidado de sus hijos.

En este manifiesto se explica la importancia de la no-institucionalización de los niños durante los primeros años de vida y de los efectos nocivos  que esto puede conllevar.
Personalmente, me gustaría añadir siguiendo la temática de este blog, que es evidente que la reincorporación prematura a la vida laboral es uno de los grandes problemas, en la práctica, para el mantenimiento de la lactancia materna, siguiendo las recomendaciones de la OMS y la UNICEF. Estos conceptos están más ampliados en los derechos de las madres trabajadoras de la liga de la leche

MANIFIESTO

Desde hace más de un siglo se conoce la gran importancia que supone para toda la vida del niño y del futuro adulto disponer a su lado, desde el nacimiento y durante los primeros años de la vida, de una o dos figuras de vinculación suficientemente próximas y suficientemente estables en el tiempo. Con los conocimientos científicos actuales resulta evidente que, antes de los tres-cuatro años, es mejor evitar la institucionalización de los bebés y de los niños, si no existen graves motivos para ello. Estas afirmaciones están basadas en:
a) Las investigaciones de los últimos 50 años sobre la vinculación del niño pequeño a sus cuidadores, como base de su salud mental y de su autonomía posteriores. La figura de apego provee, en los primeros años, la seguridad básica esencial para poder explorar el mundo y en esta seguridad básica se sustenta la capacidad de relacionarse con los demás de modo sano y de aprender.
b) Las investigaciones de las últimas décadas sobre la relación entre el vínculo con el cuidador y el desarrollo de las estructuras neurológicas del cerebro que nos muestran, por ejemplo, que el desarrollo del cerebro depende de la calidad de la crianza.
c) Los efectos negativos probados de la institucionalización parcial o total sobre la evolución infantil.
Hoy sabemos que el niño necesita ser cuidado por personas suficientemente constantes en el tiempo, que establezcan con él un vínculo emocional intenso. Esto es lo que le permite desarrollar una vinculación segura y estas condiciones las reúnen, especialmente, los padres. Sólo mediante la continuidad y la constancia en el tiempo, niño y adulto pueden llegar a conocerse, demandar y recibir respuestas adecuadas, realistas y coherentes y, por tanto, estructurantes.
Hoy en día, con la legítima integración de la mujer a la formación y al trabajo remunerado, cada vez más globalizada, existe la indudable necesidad de conciliar el cuidado de los hijos con el trabajo de los padres. Eso significa atender al derecho de los hijos a unos cuidados adecuados para alcanzar un desarrollo personal y mental saludable, así como atender a los derechos de los padres a su propio desarrollo personal y profesional lo cual, entre otras cosas, debe suponer unos ingresos familiares al menos suficientes para el crecimiento y la integración social de niños y familias.
Sabemos que la procreación, además de ser un deseo de los padres, es también una necesidad social. John Bowlby, un experto en estos temas, decía que "la energía que el hombre y la mujer dedican a la producción de bienes materiales aparece cuantificada en todos nuestros índices económicos. Pero la energía que el hombre y la mujer dedican a la producción, en sus propios hogares, de niños felices, sanos y seguros de sí mismos, no cuenta para nada en ninguna estadística. Hemos creado un mundo trastornado".
Las políticas educativas que pretenden arreglar el fracaso escolar con más horas de institución a cualquier edad, transmiten o incluso inculcan a los padres la creencia errónea de que hay que "socializar" a los bebés a los pocos meses; que asistir muchas horas a la escuela es mejor que los cuidados que ellos mismos pueden brindar, y que los padres deben trabajar más y esforzarse laboralmente aún más para poder pagar muchas actividades extraescolares en aras de supuestas mejorías en la formación de sus hijos.
Se invierten fondos y recursos en más plazas de guarderías (escuelas infantiles) y, después, en más plazas de aulas de refuerzo para niños con fracaso escolar; en más equipos de salud mental infanto-juvenil; en más hospitales de día; en más psicofármacos para la infancia; en más servicios hospitalarios para niños y adultos con problemas, etc. Sin embargo, se está ayudando poco a los padres, a nivel económico y laboral, a que mantengan un tiempo para estar con sus hijos, para realizar actividades con ellos, fomentando así una adecuada evolución personal y social. Es decir, su salud mental. Éstas son las verdaderas medidas preventivas. Y por eso resultan mucho más rentables económica, social, emocionalmente y en otros muchos sentidos.
Son sólo algunas de las principales razones por las cuales la sociedad debe contribuir a la crianza de sus jóvenes continuadores. Para ello, resulta fundamental que se comprometa con una verdadera conciliación de la vida laboral y familiar, ayudando a los padres que decidan cuidar personalmente a sus hijos a que tengan el tiempo para ello. En ese sentido, algunos países escandinavos, cuyos niños, por cierto, quedaron en los primeros puestos del último informe PISA (2006) sobre resultados educativos, van muy por delante de nosotros. Consideramos que las políticas educativas y de crianza deben tener en cuenta los conocimientos emanados de las importantes investigaciones llevadas a cabo en las últimas décadas, como se ha hecho en esos países.
Los padres y los bebés de nuestras sociedades se merecen la posibilidad de que, si las madres y padres quieren, puedan ser ellos los principales cuidadores de sus hijos, al menos durante los dos primeros años. Sobre todo, teniendo en cuenta que, con los niveles actuales de natalidad, eso sólo ocurrirá una o dos veces en la vida.
CONSCIENTES de esas necesidades de los niños, de las madres y de los padres de nuestra cultura,
PROFESIONALES de la psicología, la psiquiatría, la enfermería, el trabajo social, la sanidad en general y otras disciplinas conexas, interesados en la salud mental de la población, hemos puesto en marcha una campaña de sensibilización y apoyo CON EL FIN DE SOLICITAR a las instancias legislativas y ejecutivas de nuestro Estado:
Prolongar hasta los dos años el tiempo de cuidado compartido por maternidad/paternidad con protección pública para todos aquellos padres que deseen ocuparse personalmente de sus hijos. Sobre todo, porque se trata de un sistema de cuidados más personalizado y, desde el punto de vista social, más económico y eficiente.
Son necesidades que hoy nos parecen urgentes en los países industrializados, tanto para un aumento de la felicidad de padres e hijos, como para preservar y aumentar la salud mental de las poblaciones. De ahí la reivindicación fundamental que deseamos difundir con esta campaña

DOS AÑOS DE MATERNIDAD/PATERNIDAD GARANTIZADOS POR LOS PODERES PÚBLICOS.

“LA SALUD DE LOS NIÑOS HA DE SER LO PRIMERO”, como muy bien afirma la Oficina Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
ANEXO:
GUARDERIAS Y ESCUELAS INFANTILES PARA TODOS LOS QUE LAS NECESITEN.
Conscientes de que, de todos modos, hay momentos o situaciones en las cuales los padres pueden necesitar llevar a sus hijos a escuelas infantiles, consideramos que estas instituciones requieren de unas condiciones mínimas necesarias para desarrollar adecuadamente sus servicios, por lo que consideramos imprescindible, en estos casos:
-que las guarderías y escuelas infantiles, para los padres que las necesiten, cuenten con personal y recursos suficientes y bien formados, en especial en los tres primeros años de la vida del niño; también, con espacios y educadores particularmente constantes y estables, para que puedan respetarse y atender las necesidades de los niños.
-que haya una proporción adecuada de personal especializado por cada bebé. En ese sentido, las tasas normalmente aceptadas son de una persona por cada 3 ó 4 bebés; para los niños de más de 2 años, una persona para cada 5 ó 6 niños.
-que los recursos sean accesibles para todos y gratuitos en el caso de familias más desfavorecidas.
-que estén orientadas a fomentar la presencia de los padres y madres en la vida de los niños, con horarios adaptados a las necesidades de las familias.
Grupo Promotor
Demetrio Casado, Doctor en Farmacia, Director del Seminario de Intervención y Políticas Sociales (SIPOSO), Madrid.
Ana Pavón, Psicóloga de La Unidad de Salud Mental de Benidorm (Alicante).
Purificación Sierra, Profesora Titular de Psicología Evolutiva de la UNED.
Jorge L Tizón, Psiquiatra, Psicólogo y Neurólogo. Director del Equipo de Prevención en Salud Mental- EAPPP del Institut Català de la Salut en Barcelona y profesor de la Universidad Ramon Llull. Miembro Titular de la Asociación Psicoanalítica Internacional.
Eulàlia Torras, Doctora en Medicina y Cirugía. Psiquiatra y psicoanalista de niños y adolescentes. Presidenta de la Fundació Eulàlia Torras de Beà Institut de Psiquiatria-Psicologia del Nen i de l'Adolescent. Miembro Titular de la Asociación Psicoanalítica Internacional.
Mercedes Valcarce, Doctora en Psicología y Licenciada en Pedagogía. Ex-profesora Titular de Psicología Evolutiva en la Universidad Complutense. Miembro Titular de la Asociación Psicoanalítica Internacional.
A 15 de Septiembre de 2009.
 
Sitio oficial: Más tiempo con los hijos

miércoles, 20 de enero de 2010

Somos mamíferos.

Qué somos mamiferos es una obviedad, pero a veces es un placer que personas como la que hoy os presento nos lo recuerden  para poder seguir conectando con nuestro instinto y no renunciar a nuestra propia naturaleza.

El fin de semana pasado tuve la suerte de poder compartirlo con
Gemma Baulies en el curso de formación de Mares Doules. Tal y como ella se define es  médico y especialista en pediatría, estudios que cursó en el Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona.
Dice que para poder ayudar de una manera más integral a las personas que a ella acudían , hizo el master de Medicina Naturista y la Diplomatura de Homeopatía en la Universidad de Barcelona.

Actualmente trabaja en el ABS La Llagosta, visita en una consulta privada en Barcelona y es colaboradora de Viure en familia
Tiene dos hijos en edad adolescente  y son, según explica, una gran escuela.
Argumenta que gracias a ellos puede acompañar mejor a muchos padres en la gran aventura de la crianza.

En esta entrevista de la Vanguardia, la doctora defiende las bondades de la lactancia materna.

- ¿A qué sabe la leche materna?
A madre. Dar de mamar es la síntesis perfecta de mamar y amar. Porque la leche materna proporciona alimento, vacuna y antibiótico, pero también el apoyo emocional que el bebé necesita.
- ¿Ese sabor a madre es siempre igual?
 No. La leche materna va cambiando de composición: es más ligera al principio de la tetada, de manera que sacia la sed, para, paulatinamente, incrementar el nivel de nutrientes. La madre crea anticuerpos que transmite a su bebé y que lo protegen de cualquier proceso infeccioso en el ambiente.
- ¡Qué biogenerosidad!
 También con ella misma: la lactancia previene el cáncer de ovario y mama, en lactancias prolongadas disminuye el riesgo futuro de fracturas por osteoporosis y adelgaza...
- Eso va a interesar.
 Pues es cierto. Consume calorías maternas disminuyendo la grasa acumulada durante el embarazo e incrementa el conocimiento de la personalidad del pequeño.
- ¿El tamaño del pecho sí importa?
No es un recipiente, por lo que no importa su tamaño, es un órgano que se pone en funcionamiento por la succión del bebé y elabora leche según las necesidades del niño.
- Un mecanismo complejo.
 Por eso ya en el embarazo, todo el cuerpo de la madre se prepara para la lactancia y produce las hormonas necesarias: oxitocina y prolactina para iniciar el proceso...
- No todas las madres podrán lactar.
 ¡El 99 por ciento son capaces! Es más, se dan casos de madres que consiguen dar de mamar a sus hijos adoptivos.
- Será cuestión de aprender.
 Es instinto más aprendizaje. Y hay que desechar todas esas historias tremendas de grietas en el pezón, poca leche, dolores. Todo tiene solución si piden ayuda y para eso estamos los pediatras y los grupos de apoyo a la lactancia materna.
- ¿Cuánto tiempo debe durar?
 La OMS recomienda amamantar los seis primeros meses, pero el niño dejará de mamar cuando esté emocionalmente preparado: algunos a los nueve meses, otros a los cinco años: ambos casos son normales.
- Cuénteme cómo lo hizo usted.
 Yo no di de mamar a mi primer hijo, porque no sabía. Era estudiante de Pediatría y a mi segunda hija la amamanté hasta los cuatro años. Un día entre ella y yo pactamos el fin de su lactancia.
- ¿Pero podía trabajar usted todos esos años?
 Tienes que saber compaginar lactancia y trabajo, pero hay recursos: puedes utilizar el sacaleches y conservar tu leche en el congelador y, a partir de los seis meses, puedes alternar nuevos alimentos en tu ausencia.
- ¿Y el pequeño mamón no se queja?
 ¡Ellos reclaman su teta! Pero el niño que mama tiende a llorar menos; es más confiado, porque si siente temor, sabe que tiene la teta a mano...
- A boca...
 Sí. Eso les hace sentirse más seguros.
- Eso requiere tener a la madre casi siempre dispuesta.
 Es importante tener el pecho a demanda especialmente los primeros meses. No tiene sentido ofrecer el pecho cada tres horas, cinco minutos cada vez, porque no hay una pauta clara sobre cómo deben ser las tetadas.
- Cada nene es un mundo.
 Y marca sus propios ritmos. Los hay que en cinco minutos están saciados, mientras que otros permanecen una eternidad amorrados al pezón.
- Por las noches debe ser un robasueños.
 Hay niños, es verdad, que tienden a mamar de manera frenética, pero el colecho, el dormir con la madre, simplifica el proceso. Lo cierto es que al despertar ni te acuerdas las veces que has dado de mamar a tu bebé.
- El padre también tiene que ser generoso.
Su generosidad es imprescindible. Tiene que ser cómplice de la lactancia...
- ¿No hay celitos?
 A veces puede sentirse desplazado porque no acaba de encontrar su papel.
- Seguro que debería trabajar más.
Pues sí. Como la madre está amamantando un tiempo que antes dedicaba a las tareas domésticas, adivine quién tiene que esforzarse más...
-... El papá, al menos si no hay servicio.
 En cualquier caso, el amor incondicional del padre es necesario para asumir y mantener la lactancia.
- ¿Y no puede darse el caso de un niño sanísimo y listísimo pese a que no haya sido amamantado jamás por una madre amantísima?
Dar de mamar es una opción libre de la madre, nunca una obligación. La complicidad de otras mamás es fundamental y los grupos de apoyo a la lactancia, también.
- Que la madre elija, pues.
 Las leches artificiales se han ido imponiendo durante el último medio siglo, arrojando sobre la lactancia el estigma de lo desfasado, del subdesarrollo cuando lo de siempre también era lo más avanzado. Hoy ver una lactancia es muy poco habitual.
- Escena de posguerra.
 Tenemos que acabar con esa mentalidad de que sólo beneficia a los fabricantes de leches artificiales. Antes aprendíamos a mamar por imitación, pero hoy es imposible: ¿cuándo fue la última vez que vio usted lactar?
- Tal vez en algún documental...
Debemos redescubrir nuestro instinto y recuperar esa capacidad perdida para toda la comunidad. El objetivo es que las madres sepan que el sacrificio de la lactancia devendrá goce enseguida

viernes, 15 de enero de 2010

Las donaciones de leche para biberón son sumamente peligrosas.

Dr. Carlos González, pediatra:


Las donaciones de leche para el biberón en casos de catástrofe (guerra, terremoto, inundación...) son sumamente peligrosas. En realidad no son donaciones, sino muestras gratuitas: es el medio por el que las empresas lácteas compiten para hacerse con nuevos mercados.
Si estás atenta a las noticias, muchas veces habrás oído cómo ha salido un avión cargado de leche... raramente oirás de un avión cargado de macarrones o lentejas.
Porque las empresas que venden macarrones o lentejas, fuera de que alguna en concreto tenga un director especialmente generoso o solidario, no tienen un interés comercial en hacer una donación. Mientras el país en cuestión esté en ruinas, no pagarán por la comida; cuando superen la catástrofe, se comerán sus propias lentejas cultivadas en su país, o sus propios macarrones fabricados por empresas locales.
En cambio, si en un país del tercer mundo consigues cargarte la lactancia, consigues que millones de madres abandonen la lactancia y millones de médicos y enfermeras aprendan las ventajas del biberón, que sin duda es buenísimo porque la asociación X nos lo regalaba para ayudarnos, luego tendrás un mercado cautivo que valdrá millones, porque esa leche no se fabrica en el país y la tendrán que importar, y acostumbrados a la marca Z probablemente seguirán comprando la marca Z.
Hace años pidieron que los donativos fueran con una etiqueta blanca, "leche para bebés", sin marca, y los fabricantes, claro, no quisieron. Además, muchas veces la empresa fabricante se ahorra el transporte: se limita a entregarle las muestras gratuitas a una ONG (por suerte las ONG serias ya no las aceptan, pero a veces encuentras a un primo), o a un gobierno, y estos pagan los portes.
Y el mercado de la lactancia, no nos engañemos, está en el tercer mundo. En España sólo nacen menos de 500.000 niños al año; en Indonesia más de 5 millones, en la India más de 25 millones... Son muchos más clientes, aunque algunos se mueran por el camino, aunque sólo se compren una lata de leche por semana y la diluyan para que dure...
Hace unos años, acababa de terminar la guerra de Sarajevo, conocí a un pediatra bosnio en un congreso. Había pasado hambre, estaba delgadísimo, y en las comidas recogía hasta la más minúscula miga de pan que cayera en el mantel y se la comía. Nos explicó como al principio de la guerra la mortalidad infantil aumentó espectacularmente, porque fueron inundados con muestras gratuitas.
Claro, no todos los profesionales tienen buena formación sobre lactancia, igual que pasa aquí. Muchos empezaron a recomendar "ayuditas", pensaban que las madres, "estresadas" por la guerra, no tendrían leche, o que al quitarle a una madre mal alimentada la pesada "carga" de tener que dar el pecho le hacías un favor.
Sin agua potable ni gas para hervirla (lo mismo que ocurrió por ejemplo en Gaza), cuando las explosiones destruyen las alcantarillas y la mierda inunda las plantas bajas... la mortalidad fue enorme. Tuvieron que ser los pediatras más concienciados los que fueran a quejarse a UNICEF, que convocó una reunión de todas las ONG sobre el terreno, acordaron no distribuir más donaciones, realizaron cursos para el personal... en pocos meses, mientras la guerra continuaba, habían conseguido tasas de lactancia materna más altas y una mortalidad infantil más baja que antes de la guerra.
Por supuesto algunos niños necesitan leche artificial en las guerras; pero para esos pocos ya se consigue leche sin necesidad de espectaculares cargamentos de muestras. Y esos niños, en esas condiciones, tienen un riesgo de muerte tan alto que ya no vale aquello de "la madre es libre para decidir, y si ha elegido la lactancia artificial...".
En esas condiciones hay que hacer todo lo posible para que la madre relacte, aunque lleve meses sin dar el pecho, o para encontrar una nodriza. Y tristemente eso no es muy difícil, porque los bebés son más frágiles que los adultos: en cualquier catástrofe hay más madres sin bebé que bebés sin madre.

Enlaces de interés:
Lactancia materna: una respuesta vital en emergencias
Respuesta vital en emergencias. Worldbreastfeeding
Emergencias IBFAN 

jueves, 14 de enero de 2010

No envíes leche a Haití.

El siguiente artículo explica la importancia de no enviar leche artificial a zonas que han sufrido alguna catástrofe natural.

La experiencia demuestra, que aunque las donaciones se realicen con la mejor intención posible por parte de los particulares, no así por parte de la industria de alimentación infantil, estas acciones son nefastas para la salud de los lactantes de la población a la que se intenta "ayudar".
Después del tsunami que azotó el índico en el 2004 aumentó la mortalidad infantil de la zona. A continuación se explican las causas.
                                        
Sisplau no envieu llet artificial a Haití o a cap altre zona de desastre.
A Haití 8 de cada 10 persones “viu” amb un euro al dia. Presupost per comprar llet artificial no n’hi ha. No cal introduir-la ara.
Després del tsunami del índic al 2004 va quedar clar que enviar llet artificial de manera incontrolada a les zones devastades era una ruleta russa. Les ONG repartien la llet de manera indiscriminada a totes les mares. El que va afavorir una gran mortalitat infantil.
Si, sembla una paradoxa oi? Doncs la llet artificial enviada a través de donacions internacionals és un regal emmetzinat.
Les mares i les criatures que estaven amb lactància materna abans del desastre han de continuar amb l’alletament. És un mite que per un sobresalt les mares no tinguin llet. El cos ( gràcies a la natura) és una màquina perfecte i no per un ensurt, sigui petit o gran, deixa de produir or blanc.
Les mares desnodrides poden alletar. I de retruc només cal alimentar a la mare i així que ella pugui alletar als seus fills i potser altres nens.
En tercer lloc el país està devastat, assegurar l’higene i l’aigua potable és inviable. Recordeu que la llet artificial no es estèril i el sol fet de ser reconstituïda amb aigua no escalfada pot ser causa de infecció bacteriana. A més trobar aigua potable serà una missió complicada.


També és molt possible que no es disposi de combustible per escalfar i rentar els biberons.
Els nens que estan naixent ara mateix a Haití és vital que rebin la llet de les seves mares com a únic aliment . I les mares siguin ajudades i informades de la necessitat i els beneficis que comporta la lactància per els seus fills.
I els nenes orfes?
Als nens orfes cal mantenir-los junts, tutelats i començar a buscar alimentació adequada per ells. En primer lloc s’han de buscar dides que puguin alimentar els nens o que facin donació de la seva llet. Recordeu el que va fer aquesta mare policia (si mare, sobretot era mare) després del terratrèmol que va sacsejar la xina al 2008?


Era una mare lactant i va alletar tots els nens que va poder. Una acció generosa i solidaria.
Si aquesta opció no es vàlida ( dida o llet donada) cal alimentar-los amb llet artificial però cal garantir a la vegada l’higene en la seva preparació i en els recipients en que sera administrada. A més s’hauria d’abolir l’ús del biberó com a receptacle per subministrar la llet als nadons o les criatures. L’administració de la llet es pot fer en un vas o en una tassa que té menys risc de contaminació i també menys risc de confusió. Penseu que molts nens poden retrobar la seva mare (o una dona de la família que els pugui alletar) al cap d’uns dies.
I recordeu que les marques de llet artificial s’obren pas en nous mercats a base de “generoses” donacions de mostres gratuïtes.
http://criatures.cat/2010/01/el-millor-regal/
Així que postser és millor enviar un altre tipus de material o d’aliment, oi?

Escrit per Alba Padró el dijous, 14/gener/2010 a Criatures.cat

domingo, 10 de enero de 2010

Formació, la base de l’assessora

Escrit per Alba Padró el diumenge, 10 de gener de 2010  a Criatures.cat
El proper dia 20 de març començarà el IV Curs de Formació d’Assessores de Lactància.
http://www.grupslactancia.org/es/noticias/iv-curso-de-formacion-para-asesoras-de-lactancia-2010
Hi ha un moment en la vida de moltes de nosaltres en que anar als grups de suport com a mare ja no és suficient. Ens cal més. Creiem que sabem totes les respostes i tenim ganes de ajudar de la mateixa manera que hem estat ajudades. I decidim ser assessores de lactància.
Degut a l’augment exponencial de mares que inicien la lactància materna els grups de suport han crescut al mateix ritme. Per aquesta raó ha calgut des de la Federació Catalana de Grups de Supor http://www.grupslactancia.org/ oferir una formació complerta a les mares que volen ser assessores i en alguns casos a professionals sanitaris que volen millorar i ampliar els seus coneixements.
Què ens cal per ser assessores? La formació d’un assessora és multidisciplinària.


Per ser assessora de lactància d’un grup és indispensable ser mare i haver alletat. Aquest punt resulta un requisit indispensable per entrar a formar part d’un grup d’ajuda mare a mare (GAM). Ens cal tenir aquesta experiència personal com a base, per poder entendre els sentiments i les situacions que viuen les mares que ens arriben.
És bàsic disposar d’una bona formació teòrica. La lactància és ciència i en aquests moments encara és una ciència en evolució. De manera constat hi ha novetats, informació nova i actualització de coneixements. Ens cal donar la millor informació basada en l’evidència i intentar desterrar creences errònies o contradictòries.
Què més cal? Formació en conselleria ( no es tracta de saber aconsellar, sinó de saber acompanyar) Aquests coneixements només s’apunten en el curs. Calen cursos posterior en petit comitè per poder obtenir una bona base en conselleria.
També coneixements de dinàmica de grup. Ens enfrontem amb l’organització d’un grup format per moltes mares diferents que viuen situacions diferents i tenen necesitats específiques i cal intentar fer sentir-se participis del mateix.


I per descomptat cal pràctica, molta, molta pràctica. Veure moltes mares i moltes criatures.
Quan només ets mare lactant vols salvar el món, vols salvar a totes les mares i criatures lactants. La passió i l’energia et desborden. Vols obrir un grup, ajudar a totes les mares perdudes i desvalgudes que corren pel món. I moltes vegades hi ha molta energia però poca preparació. L’ ignorància és molt atrevida!


Quan et formes, quan et prepares; t’adones de tot el que no saps, del que no entens, del que no domines…et fas conscient de totes les teves carències i les teves mancances, que normalment són moltes!
Tenir ganes de fer coses és un bon punt de partida, un bon trampolí però no pot ser l’únic.
Treballem amb material sensible. Mares acabades de parir, amb les hormones al límit, amb les emocions a flor de pell, el cos baldat i l’esperit trastocat. Treballem amb criatures, amb infants acabats de néixer, que moltes vegades pesen com tres paquets d’arròs o menys. Tot junt forma un equilibri molt fràgil.
Qualsevol pas en fals, mal donat o erroni…pot tenir conseqüències greus.
El nostre paper és ser el puntal on les mares podran recolzar i créixer. Moltes d’elles ja tenen les eines dins seu, només cal posar-se al seu costat i fer camí amb elles fins que elles vulguin, fins que facin el camí soles.
Per qualsevol mare que vulgui ser assessora, li cal saber que ha de formar-se i rebre una preparació teòrica una base de coneixements que li permeti oferir la millor informació.
Ah! I cal tenir present que no surts del curs com assessora de lactància, surts amb molta informació i coneixaments però es triga més de 40h en ser assessora.


Ens veiem al curs!