sábado, 27 de marzo de 2010

Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor del fuego

El poder de un circulo de mujeres con sus hijos en brazos y alimentándolos de forma nutritiva pero sobre todo de forma afectiva, me hace reflexionar, sobre la fuerza de lo femenino. Muchas veces  tengo la sensación de estar alrededor de un dulce fuego, compartiendo experiencias sobre lo más profundo de nuestra esencia femenina a través de la lactancia.

Esta práctica es universal, las mujeres se reúnen, hablan, comparten, acompañan y se solidarizan con las otras en cualquier parte del mundo. Hoy, esas redes de mujeres también son virtuales, navegando y participando de las diferentes oportunidades que nos da la red también se establecen relaciones, se crean vínculos. Ya nadie discute la importancia de las redes de mujeres y el beneficio de estas en la salud mental de sus integrantes.
Gracias a Leire, una amiga que está aprendiendo a correr con lobos, he tenido la oportunidad de leer este escrito que representa muy bien el poder de lo femenino.
Gracias a Leire y gracias a mis amigas, a todas, por acompañarme a lo largo de la vida y hacer la persona que soy.

Simone Seija Paseyro  (Uruguay)
Alguien me dijo que no es casual…que desde siempre las elegimos. Que las
encontramos en el camino de la vida, nos reconocemos y sabemos que en algún lugar de la historia de los mundos fuimos del mismo clan. Pasan las décadas y al volver a recorrer los ríos esos cauces, tengo muy presentes las
cualidades que las trajeron a mi tierra personal.

Valientes, reidoras y con labia. Capaces de pasar horas enteras escuchando,
muriéndose de risa, consolando. Arquitectas de sueños, hacedoras de planes,
ingenieras de la cocina, cantautoras de canciones de cuna.

Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”, nacen
fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan,
recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan,
se conduelen.

Grupo lactancia Sant Feliu Llobregat
Ese fuego puede ser la mesa de un bar, las idas para afuera en vacaciones,
el patio de un colegio, el galpón donde jugábamos en la infancia, el living
de una casa, el corredor de una facultad, un mate en el parque, la señal de
alarma de que alguna nos necesita o ese tesoro incalculable que son las
quedadas a dormir en la casa de las otras.

Las de adolescentes después de un baile, o para preparar un exámen, o para
cerrar una noche de cine. Las de “veníte el sábado” porque no hay nada mejor que hacer en el mundo que escuchar música, y hablar, hablar y hablar hasta cansarse. Las de adultas, a veces para asilar en nuestras almas a una con desesperanza en los ojos, y entonces nos desdoblamos en abrazos, en mimos, en palabras, para recordarle que siempre hay un mañana. A veces para compartir, departir, construir, sin excusas, solo por las meras ganas.

El futuro en un tiempo no existía. Cualquiera mayor de 25 era de una vejez
no imaginada…y sin embargo…detrás de cada una de nosotras, nuestros ojos.

Cambiamos. Crecimos. Nos dolimos. Parimos hijos. Enterramos muertos. Amamos.

Fuimos y somos amadas. Dejamos y nos dejaron. Nos enojamos para toda la
vida, para descubrir que toda la vida es mucho y no valía la pena. Cuidamos
y en el mejor de los casos nos dejamos cuidar.

Nos casamos, nos juntamos, nos divorciamos. O no.

Creímos morirnos muchas veces, y encontramos en algún lugar la fuerza de
seguir.

Pasamos noches en blanco, noches en negro, noches en rojo, noches de luz y
de sombras. Noches de miles de estrellas y noches desangeladas. Hicimos el
amor, y cuando correspondió, también la guerra. Nos entregamos. Nos
protegimos. Fuimos heridas e inevitablemente, herimos.

Entonces…los cuerpos dieron cuenta de esas lides, pero todas mantuvimos
intacta la mirada. La que nos define, la que nos hace saber que ahí estamos,
que seguimos estando y nunca dejamos de estar.


Porque juntas construimos nuestros propios cimientos, en tiempos donde
nuestro edificio recién se empezaba a erigir.

Somos más sabias, más hermosas, más completas, más plenas, más dulces, más risueñas y por suerte, de alguna manera, más salvajes.

Y en aquel tiempo también lo éramos, sólo que no lo sabíamos. Hoy somos
todas espejos de las unas, y al vernos reflejadas en esta danza cotidiana,
me emociono.

Porque cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor “del fuego” que
deciden avivar con su presencia, hay fiesta, hay aquelarre, misterio,
tormenta, centellas y armonía. Como siempre. Como nunca. Como toda la vida.

Para todas las brasas de mi vida, las que arden desde hace tanto, y las que
recién se suman al fogón.

lunes, 22 de marzo de 2010

WABA convoca un concurso fotográfico

Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna (SMLM) 2010 WABA convoca un nuevo concurso fotográfico.
Diez fotos ganadoras serán seleccionadas y aparecerán en las carpetas de Acción de la SMLM, carteles y otro material de difusión.
El premio es de 100 dólares EE.UU. por cada foto publicada.

¿Qué clase de fotos busca WABA?
Imágenes que ilustren la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la lactancia (IHAN), no sólo en hospitales sino también en el más amplio sistema de atención de la salud (centros de salud y atención primaria) y también en la comunidad (grupos de apoyo).

Se buscan especialmente fotografías que cuenten una historia de la lactancia materna y de los Pasos para una Lactancia Materna Exitosa.
La organización anima a presentar fotografías que reflejen diferentes etnias y que incluyan imágenes de lactancia a niños de diferentes edades, desde recién nacidos a niños de 2 años o más.

Algunas de las fotos ganadoras del concurso fotográfico 2009 bajo el lema "Lactancia materna en situaciones de urgencia o emergencia"
Ilustrando la SMLM 2010

El perfil de foto que busca WABA responde al lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2010 que busca dar visibilidad a la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la lactancia (IHAN) como herramienta promovida por OMS y UNICEF para apoyar a las madres que desean amamantar a sus hijos.

Esta iniciativa contempla un sistema de evaluación del nivel de calidad asistencial que en materia de lactancia materna efectua el sistema sanitario tanto a nivel hospitalario como ambulatorio.
Asimismo también contempla la labor social que desarrollan los grupos de apoyo a la lactancia materna, entidades de voluntariado formadas por madres que han amamantado con éxito a sus hijos y que crean diversos servicios de voluntariado social dirigidos a todas aquellas madres que también deseen una vivencia positiva de la experiencia de amamantar.
Finalmente promueve la colaboración del sector sanitario con el sector social como herramienta de demostrada eficacia de apoyo a la lactancia materna.
Para más información: http://www.worldbreastfeedingweek.org/.

Bases de participación en el concurso:
Todas las fotografías deben presentarse, junto con el correspondiente formulario del concurso, disponible en el sitio web: http://www.worldbreastfeedingweek.org/doc/WBW2010Photo_Contest_Form.doc
Las fotografías deben enviarse antes del 15 de abril de 2010 a la siguiente dirección de correo electrónico: wbw@waba.org.my
Publicado el 15/03/10 por Alba Lactancia Materna

domingo, 21 de marzo de 2010

¿ Cólicos del lactante ?

"El bebé debe ser tocado y acariciado inmediatamente después del nacimiento. El debe tener el calor de la madre casi continuamente durante este tiempo, de lo contrario todo el contacto físico del mundo no será suficiente"
 Dr. Arthur Janov,
Imprints: The Lifelong Effects of the Birth Experience


Hacía mucho tiempo que andaba buscando algún artículo que relacionara los cólicos del lactante con el "hambre de piel" que tienen todos los recién nacidos.
Esta búsqueda se intensificó cuando descubrí que hay autores que llaman a los tres primeros meses de vida de los bebés, el cuarto trimestre de embarazo, por la necesidad imperiosa de los pequeños por conseguir alimento y contacto contínuo, calor, seguridad y movimiento.
A través de la Asociación Sina encontré la respuesta del Pediatra Carlos Gonzalez que, de forma clara y sencilla, al más puro estilo Gonzalez, daba  a una madre que preguntaba sobre los tan temidos "Cólicos del lactante".

Respuesta de Carlos González, pediatra y escritor, a un padre que consulta sobre los llantos desconsolados de su hija de 20 días:
“Si quieres decir que tu hija especialmente por las tardes, pide brazos y pecho casi constantemente, y que tenerla en brazos y pasearla arriba y abajo es la única manera de que esté tranquila, y que si la dejas un momento en la cuna se pone a llorar, entonces es totalmente normal. Puedes llamarle cólico o como quieras, pero es normal. Los niños necesitan estar en brazos 24 horas al día, y más aún si han estado ingresados al nacer. Y no hay que buscarle ninguna solución, porque ya está solucionado: en brazos no llora (casi).
Si lo que quieres decir es que, a pesar de estar toda la tarde y casi toda la mañana en brazos, a pesar de dormir con su madre y tomar el pecho a demanda, a pesar de cantarle y acariciarla y pasearla y hacerle cosquillitas en la barriga, se pasa la tarde llorando (no llorar un poco o protestar, todos los niños lloran, sino llorar a todo pulmón durante tres horas de reloj seguidas, sin que nada de lo que hagáis pueda consolarla), entonces sí que le llamo yo “cólico”, y habría que pensar en alergias o en otros problemas.
Pero lo otro es normal, y no hay motivo para pensar en alergias ni en ninguna otra enfermedad. En todo caso, si fuera alergia no sería a la leche de vaca, porque entonces, al tomar biberón se pondría muchísimo peor que al mamar.
La principal causa del “cólico”, del llanto excesivo en la infancia, no es orgánica, sino psicológica. Es la falta de contacto físico, la ausencia de la madre, la soledad, la falta de respuesta a las necesidades. Los pueblos que llevan a los bebés colgados a la espalda todo el día ni siquiera tienen una palabra para hablar del “cólico”.
No me parece bien dar medicamentos a los niños sanos. Ni medicamentos de la farmacia, son sólo para los enfermos.
Los cientos de medicamentos que a lo largo de la historia se han recomendado para el cólico se han basado en la creencia de que existe una enfermedad subyacente, y según cuál creas que es esa enfermedad, así es el medicamento.
Los que creen que el cólico se debe a los gases, antes mandaban “carminativos”, substancias a las que se atribuía la propiedad de eliminar o expulsar los gases, y más modernamente mandan antiespumantes (tipo aerored).
Los que creen que al niño le duele algo, mandan analgésicos. Los que creen que lo que tiene es cuento y ganas de fastidiar, mandan sedantes o somníferos: barbitúricos, valium, alcohol, anís, tila, hinojo, opio, alimemazina (un antipsicótico, muy usado en España para el cólico…).
Los barbitúricos para el cólico estuvieron en el mercado en España hasta finales de los 80, y desde luego iban de fábula. El opio es un remedio popular desde hace dos siglos. El alcohol todavía lo he visto recomendado en libros americanos serios. El anís, hinojo y comino actúan mediante su principio activo anetol, un depresor neurológico, que produce según la dosis somnolencia, convulsiones y coma. Se han visto muchos casos de intoxicación en bebés, incluso un par de casos en que era la madre la que lo tomaba. En esos casos, lógicamente se intoxicaron también las madres. Porque es imposible tratar a un niño dándole el medicamento a la madre que lacta, a menos que a la madre le des una dosis muy superior a la normal para un adulto.
Ignoro qué composición tiene el Colikind homeopático y cuál es su pretendido mecanismo de acción. En todo caso: a) me juego un café a que no hay ningún estudio científico decente que demuestre su eficacia; b) no es verdaderamente homeopático, puesto que los homeópatas no tratan enfermedades, sino enfermos: necesitan una larga entrevista y exploración para llegar a un diagnóstico, y no darían el mismo medicamento a cualquier niño que tenga “cólico” sin mirarlo siquiera; y c) o es eficaz o no lo es. Si no es eficaz, mejor no darlo, porque los niños pequeños deben tomar lactancia materna exclusiva, e incluso el agua con que se tragan un medicamento ya está empeorando su nutrición. Si es eficaz, ¿cómo actúa? ¿elimina gases, aumentando el peristaltismo intestinal? ¿actúa sobre el dolor, es un analgésico? ¿ayuda al niño a dormir, es un somnífero? ¿actúa sobre el estado mental del niño, es un psicofármaco?
Es posible que alguno de estos medicamentos estuviera justificado en el caso de un niño que sigue llorando varias horas al día, a pesar de todos los intentos por consolarle, y en el que no se pudiera descubrir una enfermedad concreta. Nunca he visto un caso así, aunque supongo que alguno habrá entre tantos miles de millones de personas.
Pero, en la práctica, estos medicamentos (incluyo los homeopáticos y las hierbas) se usan para niños que llorarían si les dejasen en la cuna, pero que están contentos cuando están en brazos. Y cuando se dice que han funcionado muy bien, que han sido efectivos, queremos decir que ahora sí que se le puede dejar en la cuna sin que proteste, que ya no hace falta tenerle en brazos. Se han usado para escamotearle al niño lo que es su derecho de nacimiento, para reducirle a la soledad y al silencio.
La madre, en principio, lo mejor es que coma lo que quiera. Puede que algún alimento concreto, por su sabor, moleste a algún niño concreto, y entonces ya lo irá viendo. Pero no se pueden dar listas de alimentos prohibidos para todas las madres.
Suerte

viernes, 19 de marzo de 2010

La revolución de los padres.

Feliz Día a los padres qué están revolucionando la paternidad, a los padres que incondicionalmente están presentes acompañando a sus parejas y a sus hijos en todos los momentos de la vida, en los embarazos, en los partos, en las lactancias, en la crianza, en los buenos y en los malos momentos.
Este documento de la Liga de la Leche Internacional, El Rol del padre en la lactancia, nos explica la importancia de la figura paterna, ejerciendo un papel de soporte y de protección para facilitar así las probabilidades de éxito en la lactancia.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Lactacia con gemelos, la historia de Laia.

Hace unos meses acudió al grupo de lactancia de Sant Feliu una mujer embarazada, joven y de aspecto jovial que nos explicó que venía a conocernos por sugerencia de su hermana. Estaba embarazada de gemelos, un niño y una niña. Nos explicó su idea de dar de mamar a sus hijos y compartimos con ella nuestra alegría por la noticia.

Después de unos meses Laia, se ha vuelto a poner en contacto con nosotras para explicarnos su historia, una historia que no ha sido fácil y que demuestra una vez más la importancia del conocimiento, del apoyo, y del amor incondicional.

Afortunadamente, Laia ha encontrado en su entorno personas que la han guiado y la han acompañado en momentos donde las circunstancias no han sido fáciles.

Existen grupos expertos en lactancias en múltiples como Multilacta , o como Alba lactancia Materna  , dónde madres que han vivido la experiencia de amamantar a dos o más hijos de forma simultánea, pueden acompañar mejor que nadie a las que recién se estrenan en este apasionante mundo.

Este es el relato escrito por Laia en el blog de Alba Lactancia Materna y publicado el 10/03/10


El 14 de Enero 2010 tuve a mis gemelitos de manera prematura a las 31 semanas. Ireney Erik nacieron finalmente como menos deseaba y apenas tenía pensado...: una cesárea inesperada.


La tarde anterior me encontraba estupenda, había ido a clase de piscina para embarazadas, incluso había recibido una hora de Shiatsu esa misma mañana, pero de madrugada Irene decidió romper su bolsa y salir.


Nacieron en el hospital Sant Joan de Déu (Barcelona) a las 11:02h, la niña pesó 1.335 kg y el niño 1.705 kg.


El nacimiento de mis bebés fue un susto terrible, no nos dio tiempo a mi marido y a mí hacernos la idea. Fue muy duro para los dos desear durante todo el embarazo un parto digno y natural y saber y defender lo importante que era respetar el vínculo y que no nos separaran tras nacer y luego salió todo al revés…


Ya que el parto no pudo ser como deseábamos, puse toda mi energía en salir adelante con la lactancia, sabiendo que iba a recibir toda la ayuda del mundo, pues eran tantas veces las que había escuchado hablar de ello a mis 2 hermanas comadronas...


Gracias a la experiencia e insistencias continuas de Inma Marcos (mami de 4 hijos, comadrona y asesora de lactancia materna... y además mi hermana mayor) a mi marido Bernat y a mi familia, más un esfuerzo enorme continuo para lograrlo lo he conseguido!!
Mis bebés han estado ingresados 1 mes y medio en Neonatología, en incubadoras y cunas y no han recibido ni una gota de leche artificial. Desde las tres horas posteriores al nacimiento empecé a estimular mis pechos, y a las 12 horas conseguí extraerme ya un centímetro y medio de calostro!


Me sacaba leche con un extractor doble con frecuencia mientras ellos no podían todavía mamar. Los primeros días estuvieron muy enfermos, no respiraban bien por si mismos, tenían un ductus o problema en el corazón debido a su prematuridad extrema y no se les podía coger aún en método madre canguro. Les daban mi leche por sonda nasogástrica.


Lo peor para mí era la terrible separación de mis hijos, y el tener que irme a dormir a casa cada noche dejándolos allí. Podíamos acceder a ellos las 24h, pasábamos allí alrededor de las 12 h diarias. Mis hermanas me han apoyado tanto que he conseguido darles solo leche materna. Las primeras noches en casa con ellos han sido MUY duras les hemos dado algún biberón de mi leche extraída.


Sacarme leche y el peligro de que baje la producción es algo que por fin no me preocupa: Es tema olvidado! Los dos maman directamente del pecho, ganan mucho peso y no necesito ya utilizar el extractor.


Realmente ha sido difícil y hubiera sido menos angustioso para mí si algunas de las enfermeras y médicos del hospital hubieran comprendido mi ansia por no darles otra cosa que no fuera mi leche. No tenían ni idea de los motivos que llevan a una madre a defender de tal manera la lactancia y la importancia de no separarnos.


Algo que nos disgustó especialmente fue la respuesta negativa a que juntaran a los dos hermanos en una sola cuna al menos por las noches cuando nosotros los papis no estábamos, ya que cabían de sobras y seguro que se hubieran sentido más acompañados.


Nuestra insistencia en cogerlos continuamente en método madre canguro y probar a amamantarlos a cada momento, a ojos de alguna de las enfermeras le parecía que yo era una pesada y molestaba a mis bebés por tanto cogerlos, aunque para mí era algo esencial y necesario. Todo mi empeño era reducir y evitar en lo posible el trauma del nacimiento y la separación a mis queridos bebés. Ninguna de las madres que tenía gemelos como yo en neonatología daba el pecho, al menos en modo exclusivo, y me miraban raro por mi empeño. Muchos comentarios eran de: “¿Cómo? si no vas a poder… es muy duro, mejor para ti si les das biberón también ya que no tendrás suficiente leche para los dos…, etc “


Pero, entre mucho cansancio y lágrimas de una madre que sólo desea tener a sus dos bebés entre sus brazos las 24 horas del día, hemos sobrevivido a este interminable período del ingreso en hospital y ahora que estamos los 4 en casa es maravilloso estar juntos y con lactancia materna cuando ellos quieren, aunque me tenga que estar 1 hora y media seguida sentada sin moverme que es lo que llegan a pasar los dos mamando de mis pechos a la vez en posiciones como las de las fotos que podéis ver, y las noches son muy duras pero vale la pena pasarlo por ellos, ya que mis hijos son mis dos amores y se que así les ayudo a crear y seguir con ese vínculo tan necesario y maravilloso que casi perdemos por los dichosos protocolos del hospital…


Yo sigo y seguiré esforzándome día a día para dar a mis bebés mellizos lactancia materna en exclusiva…


Ánimo a las demás mamis que todo es posible!! si yo puedo con dos bebés vosotras también!


Un abrazo de los 3 para todos,


Laia Marcos.

jueves, 11 de marzo de 2010

Congreso Interatlántico Sobre Parto e Investigación en Salud Primal.

Han tenido que pasar unos cuantos días para que pudiera reposar todo lo Sentido y Vivido. Después de estas jornadas de efecto sauna, sol y playa en Las Palmas, y frío y nieve en Barcelona, ya me siento más inspirada para compartir mi experiencia.


Vista desde el Auditorio Alfredo Kraus
Las Palmas Gran Canarias

Los Días 26, 27 y 28 de febrero de 2010 se celebró en Las Palmas de Gran Canarias el Congreso Interatlántico sobre Parto e investigación en Salud Primal, con Michael Odent como organizador y alma del evento.


Asistimos 1260 personas de 32 países, con ganas de pensar globalmente en la importancia del nacimiento y teniendo presente que la experiencia positiva de parir es absolutamente esencial para dar poder a la mujer y en consecuencia a la sociedad. Empoderar a la mujer a través del mensaje del conocimiento instintivo y ancestral en el embarazo y en el parto, y en la capacidad para lactar y de maternar a nuestros hijos.

Si la mujer conoce su verdad tendrá más confianza, y en consecuencia, no será tan dependiente. En contrapartida, si la mujer no tiene este poder, otros decidirán por ella.

De la mano de Jenny Hall, directora de la publicación “The Practising Midwife” (UK), de Cathy Daub, autora de “Birthing in the Spirit” y de Elisabeth Davis, matrona y escritora (EEUU), pudimos entrar en el maravilloso mundo de los estados emocionales transcendentales durante el parto, a través de la antropología y la fisiología humana. Ellas abogan por abolir la cultura del miedo en los procesos maternales y el modelo tecnocrático en el parto, para difundir un modelo hólistico dónde el todo, en este caso, la mujer, sea más que la suma de sus partes.

Hasta ahora la ciencia nos ha demostrado la importancia del nacimiento en la salud de la madre y del niño. Eva Gundberg, obstreta, investigadora de la naturaleza humana y autora del libro " El Placer de Nacer" nos demostró también la importancia del periodo de la pre-concepción, en la salud de ambos.

En su discurso Guerra o Paz, todo empieza con el nacimiento. Defendió la relación entre los estados emocionales del bebé antes de nacer y los de su madre, y enfatizó  la idea de que el niño, está indefenso delante de las malas experiencias intrauterinas.

Cuanto antes podamos influir el ambiente del niño, antes vamos a lograr un ambiente positivo sobre su salud. Esto incluye no sólo los primeros 6 años de vida, el embarazo, el parto, y la vida prenatal, sino también la etapa pre-concepcional y la concepción, y como estas experiencia condicionan la percepción sobre la vida las personas y sobre uno mismo.

En la mesa redonda ¿Es el parto “no molestado” una utopía?, moderada por Vicenç Cararach, varios profesionales reflexionaron sobre la actual forma de parir.

Enrique Lebrero, tocólogo, co-autor del libro ¿Nacer por cesárea?, autor de
númerosos artículos tanto en prensa escrita como en revistas especializadas, y coordinador del Área de partos de la Maternidad Acuario en Beniarbeig (Alicante), expuso la importancia de recuperar la dignidad en la atención profesional al parto y al nacimiento empoderando a las mujeres en su propio proceso de parto.

Ahora, que la evidencia científica nos señala la trascendencia que tiene
la fisiología del parto en la salud del bebé, tanto en sus primeros años, como en su vida futura, debemos reflexionar sobre los cambios necesarios en nuestra sociedad, en cuanto a la atención profesional, para promover una intimidad fisiológica de la mujer en trabajo de parto.

Y ahora que esta misma evidencia científica también lo avala, propuso la presencia de las doulas en las salas de parto como figuras esenciales en la obstetricia moderna. Se ha demostrado que la figura de la Doula en el momento del parto reduce la duración del trabajo del parto, reduce la necesidad de anestesia o analgesia, reduce la incidencia de cesáreas y tiene efectos psicológicos positivos para la mujer a largo plazo.

Consuelo Catalá Pérez, Enfermera y Portavoz de Igualdad del Parlamento Valenciano, nos hizo reflexionar sobre la idea negativa que a veces nos aborda y sobre la falta de realismo de los políticos. Ella nos demostró cómo la política tiene un papel importantísimo en la revolución del nacimiento y la maternidad, ya que lleva 20 años luchando por los derechos de los niños y sus madres.

Propuso políticas que favorezcan la recuperación de la maternidad como valor social, empoderando a las mujeres y sus familias en la vivencia del parto y del nacimiento, sabiendo como la sociedad patriarcal ha jugado y sigue jugando un papel de sumisión/dominación, contrario al deseo y a la libertad, en torno a la maternidad.

Su presentación se centró en estos cuatro aspectos, que según ella son los pilares para conseguir los cambios esperados.

- MATRONAS
Como favorecedoras del parto fisiológico y cualificadas para asistir partos normales. Reconociendo la labor de estas en todos los aspectos de la salud materno-infantil.

- PARTO NATURAL-PARTO EN CASA
Sin obligar a nadie a parir de una forma determinada. Sin renunciar a nada. Ni a la epidural, ni a la técnica, ni al quirófano, si hace falta. Se trata de crear unidades de parto natural en los hospitales, de informar a las mujeres sobre las distintas alternativas y dejarlas que decidan, y de fomentar los partos en casa. La oferta genera la demanda.

- GRUPOS DE APOYO A LA LACTANCIA MATERNA
Inclusión como agentes de salud en los equipos de atención al parto normal y al nacimiento, tanto en la atención primaria de salud como en la especializada. Incidiendo en el beneficio de estos en la salud física y emocional del  bebé y su madre.

- DOULAS
Inclusión como agentes de salud en los equipos de atención al parto normal y al nacimiento dentro de los equipos de atención primaria de salud como en la atención especializada.

Existen pocas intervenciones en obstetricia, avaladas por la evidencia, que tengan tantos beneficios como la presencia continua de una doula. Son cada vez más las instituciones que, conociendo sus beneficios, incluyen un programa de doulas en sus servicios.

Resumió su intervención proponiendo una recalificación de los derechos humanos diciendo que el primer derecho de los derechos humanos debería ser el derecho del Nacimiento.

También se habló de las cesáreas ¿Cuál es el futuro de una generación nacida por cesárea?
Ésta es la cuestión para la que necesitamos una respuesta, ahora que gracias al trabajo de Michael Stark la cesárea es más fácil, más rápida y más segura que nunca antes.
"Durante millones de años las mujeres no podían tener bebés sin liberar un cocktail hormonal que la ciencia moderna presenta como un 'cocktail de hormonas del amor'. Todo esto debe ser reconsiderado desde que la cesárea se ha vuelto una intervención rápida, fácil y segura. Lo que fuera una forma maravillosa de salvar ocasionalmente un bebé en peligro, está convirtiéndose, a escala planetaria, una forma habitual de parir. Es como si la inteligencia humana hubiera convertido en inútiles a las hormonas del amor en este periodo crítico que es el nacimiento. Las preguntas se hacen hoy en términos de civilización y del futuro de la humanidad. La discusión de leyes podría ser una forma de participar en la iniciación de una necesaria toma de conciencia"
                                             Michel Odent.

Durante el congreso también tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación oficial del libro Cesárea más allá de la herida

Hasta ahora se sabía que la Oxitocina se liberaba en el parto y en la lactancia y que el coctel del amor era necesario en estos proceso. Gracias a la fisiología y de la mano de Kerstin Uvnäs-Moberg (Suecia), descubrimos que esta hormona tiene también la capacidad de liberarse en estas situaciones a través del tacto, tal y como se ha demostrado en diferentes estudios. Esto explica el “hambre de piel” de los bebés recién nacidos, que a través del contacto, consiguen aumentar el bienestar, la seguridad, la sociabilidad, y la tempertura corporal, y disminuir la ansiedad.

Pero, ¿qué pasa cuando esta hormona no es liberada de forma natural y se administra a las mujeres de forma artificial?
¿Qué consecuencias tiene para el bebé el paso de esta a través de la placenta?
Si la intervención médica más usual en un parto es la administración de oxitocina sintética, deberíamos estudiar más a fondo sus consecuencias.
Ya se sabe que horas después de administrar a la madre esta hormona de forma exógena, esta pasa al cerebro del bebé. Ahora faltan concretar los estudios que se están llevando a cabo sobre cómo esta hormona artificial puede afectar los niveles de agresividad y sociabilidad de los humanos ,su relación en la duración de la lactancia y cómo algunas enfermedades podrían estar relacionadas con esta práctica.

En espera de más conocimiento sobre las consecuencias de la administración de oxitocina exógena, deberíamos evitar utilizarla de forma generalizada en los partos.

También aquí se relacionó la figura de la Doula como generadora de oxitocina a través del contacto.


Tal vez faltó la voz de las mujeres, de las madres, más allá de las ponentes, como protagonistas necesarias en los procesos maternales.
Tampoco comulgo con el pequeño grupo de personas que pensaron que los niños allí no cabían y que no podían ser bienvenidos en un congreso de estas características. Deberíamos empezar a abandonar el enfoque adultocéntrico también en estos eventos.

Y hubo foros, debates en los que no siempre estuve de acuerdo, y diferentes formas de ver los nacimientos y la maternidad, y recelo hacia nuevos colectivos.
Y exposiciones y 124 posters.
Y algunos fallos técnicos…
Pero me quedo con la idea de Michel Odent de pensar globalmente para cambiar el nacimiento, y con el reconocimiento de algunos obstretas, que asumieron el intervencionismo médico en los partos actuales y que propusieron ceder este protagonismo a las mujeres y al resto de personas que la acompañan, para conseguir un parto en el cual no exista nada más de lo que debe suceder normalmente. Y con los directores de los hospitales que están introduciendo cambios en sus centros para respetar más el proceso del parto y del nacimiento, y con las asociaciones de matronas que intentan trabajar para evitar que las mujeres se lleven un rosario de souvenirs de los paritorios, y con la presencia de las Doulas como figuras vitales en los embarazos en los partos y en los post-partos, y con los diferentes grupos de mujeres que con su fuerza y energía hacen que estas redes femeninas de auto-ayuda se vayan esparciendo.

También tuvimos la suerte de disfrutar con actividades de carácter lúdico y demostraciones muy interesantes sobre técnicas utilizadas en diferentes partes del mundo, performances y actuaciones muciales con Heriberto Zerpa y Rosa Zaragoza , con la que tuvimos la oportunidad de compartir una de sus renacedoras canciones.

Sabemos parir

Siente que el momento llega.
Siente: tus huesos son fuertes.
Siente: estamos ayudando.
Lo divino está contigo.
Siente: el niño está en la puerta
Vivirá para abrazarte.
Siente: estás en buenas manos
y eres parte de la tierra.
Tienes lo que necesitas,
madre de todos nosotros.

(Inspirada en un poema del libro La tienda roja, de Anita Diamant, de lectura recomendada. La música es de un Mantra tibetano.)

Y después de todo esto, es grato saber que en medio de otro océano, ya se está gestando la II Edición del Congreso Interatlántico Sobre Parto e investigación en Salud Primal. ¡Nos Vemos en Honolulu 2013!