sábado, 28 de agosto de 2010

Tarde de tertulia y Roiboos. Primera parte.

Cada día me sorprendo más de cómo los condicionamientos culturales pueden hacer rodar hacia un lado u otro la vida de las personas.
Ayer tomé un Roiboos en buena compañía, con bullicio de niños alrededor y con el silbar de un ventilador a mi espalda. El veterano de la reunión nos explicaba como había sido su primera infancia y se preguntaba si sus miedos y sus inseguridades podían tener su origen en esos años.
Hoy se sabe que el periodo primal, es decir el que va desde la concepción hasta el primer año de vida, determina nuestra salud, física y emocional y que todo lo que allí pase marcará nuestra vida para siempre. Hasta el punto en el que hoy podemos decir, porque así lo avala la literatura científica, que la forma en que venimos al mundo y la forma en la que somos criados, determina nuestra capacidad de amar.
La historia se sitúa en Uruguay, en los años 30 del siglo pasado. Una mujer embarazada espera su primer hijo. La vida para ella no era muy difícil, por aquel entonces a su alrededor reinaba la tranquilidad y la bonanza económica. Pero el azar quiso que durante su estado de buena esperanza llegara hasta sus oídos la noticia que hizo cambiar el curso de su embarazo y de su vida. Su marido le era infiel. La tristeza se fue apoderando de ella día a día y la depresión entró en su vida haciendo de su embarazo, de su parto y de su crianza, una verdadera tortura.
Un día de diciembre, en pleno verano uruguayo, nació un niño, en un parto difícil como no podía ser de otra manera. El pequeño presentaba deformidades craneales debido a las muchas horas que duró el parto. Eran tan evidentes esas deformidades transitorias que la forma de su cabeza determinó su alias para siempre.
El parto no hizo más que empeorar la situación de tristeza de la madre, a la que le diagnosticaron una profunda depresión. Como parte del tratamiento, la aislaron sin ver a nadie, ni siquiera a su hijo, para que se recuperara pronto de su enfermedad.
La crianza del recién nacido pasó a manos de una tía soltera que cuidaba al niño con devoción y amor incondicional. Cómo la tía Ana no podía alimentar a su sobrino, el padre se encargaba de buscar unas cuantas nodrizas que dieran de mamar a su hijo. En cada una de las tomas, el padre iba a buscar al pequeño, para llevarlo al calor del pecho de las mujeres que de forma remunerada lactaban al niño. Entre las mujeres, todas de clase social baja, se encontraba una mujer negra a la que el padre del niño encontraba fácilmente en los bailes callejeros.

La mujer era aficionada al candombe, la diversión más difundida del grupo de negros de aquel Uurguay. El padre con su hijo en brazos irrumpía el baile. Después, le pedía a la mujer que parase de bailar al ritmo de los tamboriles para que buscara un rincón donde poder lactar a su hijo. Muchos de esos días la mujer presentaba signos de haber estado ingiriendo alcohol, pero esto tampoco podía ser obstáculo para darle de mamar al niño. O eso o nada.
Cuando la madre recién parida presentaba periodos de mejoría, le dejaban estar al cuidado del pequeño. Por lo que el niño pasaba de una “madre” a otra continuamente.
Así pasó el niño su primera y más tierna infancia, con separaciones continuas de su figura materna.
70 años después, ese niño sigue preguntándose si su historia de vida inicial puede haber influido en como ha fluido su vida posterior y en su personalidad.
El gran descubrimiento de la obstetricia de la segunda mitad del siglo XX fue comprobar que los bebés necesitaban a su madre. Por eso me sorprende ver, aun hoy en algunos hospitales, separaciones innecesarias entre madres e hijos -afortunadamente no tan largas como las que acabo de relatar- con la intención de que la madre descanse y se recupere después del parto.
Dos generaciones después, el niño del relato puede ver a su nieta Anna con más de tres años, siendo alimentada al pecho de su madre, sin que la pequeña haya tenido que sufrir separaciones innecesarias durante todo este tiempo; porque afortunadamente su madre y su entorno sí conocen la importancia del baile mágico entre madre e hijo, y de la formación del vínculo y del apego maternal durante los primeros años de vida.

Nota: Aprovecho el relato para compartir con vosotros el candombe uruguayo, practicado y difundido internacionalmente y reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

martes, 17 de agosto de 2010

Descubriendo la Maternidad

Descubriendo la maternidad es un proyecto de el Parto es Nuestro. El objetivo es hacer llegar a los más pequeños la idea del embarazo, el parto, la lactancia y la maternidad como procesos naturales. 
En definitiva, el futuro está en sus manos.
Junio 2, 2010 por El Parto Es Nuestro

Por Candy Tejera
“La leche es dulce como la miel”.
“La teta es como un microondas porque saca la leche calentita”.
“¡Yo quiero tener un “Parto Ismael!”.
“Cuéntanos más cosas de los mamíferos”.
“Yo de mayor seré matrón y respetaré los tiempos de la mujer”…

Estos son algunos de los comentarios de los niñ@s de distintas edades con los que hemos compartido tiempo, emoción y risas, ideas, juegos e imágenes sobre embarazo, parto y lactancia a través de los talleres de nuestro proyecto “Descubriendo la Maternidad”.
El objetivo de este proyecto es hacer llegar a los más pequeños una información veraz y útil acerca de estos procesos fisiológicos, siempre desde una perspectiva saludable y basándonos en la evidencia científica más rigurosa y actualizada.
Y es que la información que se les da actualmente en los centros educativos sobre los temas que nos ocupan es escasa cuando no inexistente, se limita a una descripción de los órganos sexuales y el sistema reproductivo, pero no va mucho más allá del momento de la concepción.
Al tomar conciencia de esta realidad decidimos desarrollar una serie de talleres para cada etapa del Sistema Educativo en los que, mediante materiales lúdicos y originales intentamos promover la curiosidad de los alumn@s. Nos basamos en una metodología participativa, comunicativa y de aprendizaje significativo, priorizando que los niños/as tengan un papel activo a través del juego, la creatividad y la actitud investigadora.
Los talleres son impartidos (de manera totalmente gratuita, para sorpresa de muchos…).por socias de El Parto es Nuestro que conocen a la perfección los materiales y los contenidos a desarrollar. El proyecto está avalado por el Ministerio de Sanidad, así como por diferentes profesionales de los ámbitos sanitario-ginecólogos y matronas- y educativo -maestras, psicólogas y pedagogas-.
¿Y en que consisten los talleres?
Pues entre otras cosas les contamos un precioso cuento sobre un parto que se titula
“Un día importante”.
Les presentamos a nuestra muñeca Eugeni@, la estrella del proyecto, que simula a un bebé dentro del útero, con su cordón umbilical, su placenta… y jugamos a parir.

Les mostramos muchas imágenes de mamíferos: embarazados, de parto y lactando, entre los que nos encontramos nosotros, los seres humanos.
Hablamos de lo “rica que está la tetita” y de lo a gusto que están los bebés en brazos de sus mamás mamando (y si encontramos a alguna mamá disponible y nos lo permiten, les mostramos una toma en vivo y en directo).
Los mayores aprenden muchas cosas (más de las que nos enseñan a la mayoría de las embarazadas en las clases de preparación al parto…), sobre que necesitamos para parir, que tipos de parto existen y sobre todo que tenemos derecho a decidir como queremos hacerlo.
En definitiva nuestro propósito es mostrar a los niños que:
• El embarazo es un estado natural, no una enfermedad.
• Que parir es bello y todo nacimiento debe ser un acontecimiento feliz.
• Toda mujer es capaz de dar a luz al bebé que ha acogido en su interior durante nueve meses.
• La leche materna es el alimento ideal para el recién nacido.
• Mamar es un acto natural y de amor que proporciona placer tanto a la madre como al niño.
• La importancia del vínculo entre madre e hijo y su repercusión sobre la salud.
Y aunque bautizamos esta idea como “Descubriendo la Maternidad” nuestra mayor ilusión es conseguir que llegue el momento en el que todos volvamos a saber qué es la maternidad y no sea necesario que nadie nos lo descubra.
Para más información sobre los talleres escribid a proyectoeducativo@elpartoesnuestro.es

jueves, 12 de agosto de 2010

¿Qué necesitan los niños? Vídeo de Laura Gutman

La escritora y terapeuta familiar Laura Gutman , ha publicado varios libros sobre maternidad, paternidad, vínculos primarios, desamparo emocional, adicciones, violencia y metodologías para acompañar procesos de indagación personal.
En diferentes entradas de este blog, he puesto de manifiesto que Laura Gutman sigue reivindicando el poder de la maternidad y de la nutrición emocional como vía para conseguir adultos autónomos, sanos y felices.
En el vídeo que hoy os propongo, la escritora incide en la necesidad de piel del bebé y de ser alimentado con leche de madre.  Además explica que la maternidad no debería ser un lugar de sometimiento y resalta la invisibilidad de la maternidad en la sociedad actual.
Finalmente nos hace reflexionar sobre por qué nos cuesta tanto cubrir la necesidad primordial de los niños, es decir el contacto corporal y emocional permanente con otro ser humano. Y nos propone resolver nuestro dolor infantil para poder poner nuestro cuerpo a disposición de nuestros hijos.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2010


La Semana Mundial de la lactancia materna 2010 conmemora este año, el 20 Aniversario de la Declaración de Innocenti con el lema "Paso a paso hacia una atención humana del nacimiento y la lactancia" Se prepetende así,  difundir la IHAN tanto a nivel hospitalario como en Centros de Salud.
Desde el grupo Sant Feliu-Lactancia Materna como siempre, queremos apoyar la iniciativa.
Además, este año, tenemos el honor de aparecer en el material y en el poster que se han elaborado para promocionar la campaña, con una de las fotografias ganadoras del concurso que se organizó para conmemorar el evento.