miércoles, 11 de mayo de 2011

Al cine con Bebés.

Del 13 al 16 de mayo en el Cine Baix de Sant Feliu de Llobregat, se estrena la película BEBES, un documental que sigue la vida de cuatro bebés de diferentes partes del mundo.
Como novedad, Cine Baix ha adaptado la sala con sonido e iluminación especial -la primera sesión del sábado y del domingo- por si os apetece ir a la sala con vuestros hijos.
Desde aquí aplaudo efusivamente la inciativa de la sala. Con acciones como esta, se fomenta el retorno de las madres a la vida cultural de la ciudad, sin la necesidad de dejar a los niños en casa.
¡Bravo!


El director Thomas Balmès estrenará el 29 de abril la película 'Bebés' (2010), un documental que narra la primera etapa de la vida de cuatro neonatos alrededor del mundo, yendo desde el ambiente "hipertecnológico" de Japón a la esencia "inmaterial" de una tribu de Namibia. "En Estados Unidos, en donde se estrenó mundialmente en 2010, pudo verse en grandes salas de cine, no en salas de arte y ensayo.

Se estrenó a la vez que 'Iron Man 2', cuyo presupuesto de promoción es cinco veces superior al presupuesto completo de 'Bebés'. La gente estaba contenta ante una cinta más sencilla, sin 3D, y al mismo tiempo ante una película muy divertida que transmite algo, y que plantea preguntas", señala el director en declaraciones a Europa Press.
La película repasa el primer año de cuatro bebés de diferentes partes del mundo, desde su nacimiento a sus primeros pasos, con la finalidad de mostrar las concomitancias entre culturas opuestas, poniendo de relieve estos puntos en común frente a las singularidades. De esta forma, el director se desplazó a Empembe (Namibia) y vivió junto a la tribu Himba para seguir los primeros pasos de Ponijao, la menor de un total de diez hermanos; e hizo lo propio en Tokio (Japón) para registrar la lactancia de Mari, hija única de una pareja dedicada a la moda.
Luego llegarían Mongolia y Estados Unidos, Bayarjargal y Hattie, y sus vidas totalmente divergentes. "No quería hacer una caricatura de cada país. De la familia africana, me interesa su desconexión completa de las cosas materiales; de la japonesa, su hipertecnología. Mongolia está entre Estados Unidos y Namibia.
Quería centrarme en aquello que consideramos que es la norma. Desde la familia media americana a los extremos, arriba y abajo. No es una película en la que miro a los demás sino en la que me proyecto y soy un poco de esos cuatro personajes", ha señalado el cineasta francés. El director, que tiene tres hijos pequeños, se confiesa sorprendido ante la "capacidad creativa" de los bebés de Mongolia y Namibia.
"Los demás eran mucho más pasivos por la hiperestimulación, que no hace que las personas sean mas independientes, o al menos no obligatoriamente. Los niños de Namibia y Mongolia son capaces de divertirse con un rollo de papel higiénico, con el viento en la cara, observando moscas durante toda la tarde. Me gustaría que mis hijos tuvieran eso", ha añadido.
Según él, la tecnología está cambiando la forma de pensar en los países más industrializados, limitando el análisis y la reflexión. El director concibe el triunfo de las redes sociales como un "completo fracaso" de las relaciones humanas, que en su opinión ha alimentado a una generación de "consumidores hiperestimulados". "La tecnología está haciendo que la gente se quede en sus casas y ni siquiera allí se comuniquen. Hay familias que comen juntas con un portátil por barba", añade. El proyecto nació sobre la idea original del director Alain Chabat, quien, según Thomas Balmès, "quería rodar un documental de animales pero con bebés".
"El concepto me parecía un poco raro. Aporté mis ideas y me dio gran libertad en la forma, que, después de un tiempo, me di cuenta de que era más importante para mí que el fondo", ha indicado Balmès. Entremedias, el cineasta quería terminar con los esterotipos del público, con la idea de que un documental debe ser forzosamente didáctico. "Todos los documentales que se ven ahora mismo, como los de Al Gore y Michale Moore, están llenos de entrevistas y constituyen una forma muy pobre de documental.
Se trata de algo muy televisivo y periodístico. Ahora tenía la ocasión de mostrar a un amplio público el potencial del lenguaje documental", ha subrayado. "Mi película se basa en los milagros de la existencia, que no se pueden poner en escena. No hay ni un solo plano de la película que pudiera escribir yo en un guión. Eso es lo original y lo que le da la fuerza. Antes de empezar, ni siquiera sabía adónde podía llevarme el proyecto", concluye.  (EUROPA PRESS).



No hay comentarios: