jueves, 28 de abril de 2011

Relación entre la anquiloglosia o frenillo sublingual corto y los problemas con la lactancia.

Entrevista con Catherine Watson Genna BS, IBCLC NYC


Publicado el 27/04/11  en ALBA LACTANCIA MATERNA

Catherine Watson Genna es Consultora Certificada en Lactancia Materna (IBCLC) y se dedica a la práctica privada en Nueva York desde 1992. Tiene un interés especial por las influencias anatómicas, genéticas y neurológicas en las habilidades de succión infantil. Es co-investigadora en un estudio que utiliza ultrasonidos para examinar los movimientos de la lengua durante la lactancia materna en lactantes con anquiloglosia y otros problemas de succión. Sus fotografías y vídeos clínicos se han publicado en decenas de medios científicos. Tiene publicado el libro Supporting Sucking Skills in Breastfeeding Infants (Ed. Jones and Bartlett).
En febrero de 2009 impartió un curso monográfico en el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid sobre Temas de vanguardia en lactancia materna: afinando habilidades y conocimientos, que aportó una nueva visión sobre la succión de los bebés y los problemas que pueden afectarla.
Dos años más tarde regresa a España, esta vez a Barcelona, para participar en el VIII Congreso FEDALMA de asociciones y grupos pro lactancia materna, que tendrá lugar en Castelldefels los próximos días 1 y 2 de julio, donde abordarà la relación entre la integración sensorial y la succión de los bebés. También participará el próximo 29 de junio en una Jornada sobre Anquiloglosia, frenotomía y su impacto en la lactancia materna, en el Col.legi Oficial de Metges de Barcelona.
ENTREVISTA

ALBA: A usted se la conoce en España principalmente por sus estudios sobre la relación entre la anquiloglosia y los problemas con la lactancia. Su trabajo en este campo nos abrió los ojos ante una realidad con la que los grupos de apoyo a la lactancia y los profesionales sanitarios nos habíamos encontrado a menudo sin ser del todo conscientes de ello, a no ser que se tratara de una anquiloglosia muy evidente. ¿Ocurre lo mismo en otras zonas de Europa y en América? ¿Por qué resulta tan difícil encontrar profesionales sanitarios (sobre todo pediatras y cirujanos pediátricos) que sepan evaluar la funcionalidad de la lengua y estén dispuestos a reconocer que puede causar problemas a la hora de establecer la lactancia?
CWG: La anquiloglosia puede causar problemas aunque el frenillo no llegue hasta la punta de la lengua. Lo han observado profesionales de distintos países, entre ellos el doctor Mukai de Japón, la logopeda Carmen Fernando de Australia y el tándem formado por la doctora Elizabeth Coryllos y yo misma en Nueva York. A principios del siglo XIX, algunos médicos sostenían que la anquiloglosia no causaba problemas a la hora de mamar. Uno en concreto, Sir Charles Bell, escribió en 1829: “A mi parecer, la lengua realizaría la acción necesaria sobre el pezón de la madre aunque la cara inferior de la misma estuviera completamente adherida al suelo de la boca”. ¡Pero hoy en día es ridículo seguir afirmando algo así, porque disponemos de estudios hechos a partir de ecografías que muestran cómo se mueve la lengua durante la succión! Y sin embargo he oído a más de un médico repetir lo mismo casi 200 años después. Estoy segura de que no se dan cuenta de que están repitiendo algo tan antiguo y carente de la menor base científica.
En medicina, al igual que en otros campos del saber, las novedades tardan un tiempo en aceptarse. En un primer momento, los médicos se resistieron a creer que eran los gérmenes los que causaban las enfermedades. ¡De hecho, les escandalizó que el doctor Ignaz Semmelweis señalara la suciedad de sus manos como causante de la sepsis puerperal! Estamos aprendiendo continuamente y necesitamos estudios que respalden cada nuevo hallazgo. La International Affiliation of Tongue-tie Professionals (Asociación Internacional para el Tratamiento de la Anquiloglosia), de la que soy cofundadora, se dedica precisamente a profundizar en este aspecto.
ALBA: ¿Existen estadísticas fiables sobre la incidencia de la anquiloglosia en los bebés recién nacidos? ¿Comparte usted nuestra impresión de que dicha incidencia es muy superior a la que parecen sugerir las cifras oficiales?
CWG: Los resultados de los estudios existentes arrojan unas cifras que oscilan entre el 3-5% y el 11-13% de incidencia, en función de la población estudiada. En el caso de los bebés evaluados por asesoras de lactancia, debido precisamente a dificultades relacionadas con la lactancia, los porcentajes son muy superiores.
ALBA: ¿Qué explicación podemos dar a la paradoja de que existan bebés con frenillos sublinguales evidentes que, sin embargo, no causan dolor al mamar aunque sus madres no hayan amamantado anteriormente y, por tanto, tengan pechos poco dúctiles?
CWG: Los bebés causan dolor en el pecho cuando presionan el pezón contra el paladar, cuando lo retuercen en la boca o bien cuando lo someten a una presión excesiva para hacer el vacío y así retener el pezón en la cavidad bucal. Si el bebé no puede hacer ninguna de estas tres cosas a causa del frenillo, no hará daño a la madre, pero es posible que tampoco logre extraer suficiente leche. El acoplamiento entre la madre y el bebé también es importante: las mujeres con tejido mamario abundante y pezones dúctiles harán que al bebé le resulte más fácil mamar; por el contrario, los bebés con anquiloglosia cuyas madres tengan pezones planos o invertidos por lo general lo tendrán más complicado para mamar.
ALBA: ¿Cuál es la función biológica del frenillo? ¿Cómo se explica que una característica tan limitante, que supone un grave riesgo de malnutrición en los recién nacidos, no haya quedado eliminada por la selección natural?
CWG: El frenillo sublingual tira del suelo de la boca para ayudar a la saliva a salir de los conductos de Wharton. No sabemos por qué nacen tantos bebés con frenillos sublinguales poco flexibles, que restringen en gran medida los movimientos de la lengua. Es posible que el tratamiento de la anquiloglosia a lo largo de cientos o incluso miles de años haya permitido que los portadores del gen sobrevivan más allá de la infancia y lo transmitan a sus descendientes.
ALBA: Los especialistas de algunos campos, como por ejemplo la osteopatía, sospechan que en realidad la anquiloglosia no es más que la punta del iceberg. Al parecer, creen que muchos casos de succión disfuncional atribuida a la anquiloglosia tienen causas más profundas, de tipo anatómico y estructural. ¿Está usted de acuerdo?
CWG: Es posible, sin duda. Pero la mayor parte de los bebés a los que se les practica una frenotomía adecuada logran mamar sin problemas.
ALBA: ¿Conoce usted o ha seguido los casos de bebés con anquiloglosia tratados mediante la osteopatía, sin frenotomía? ¿Cuál es su experiencia respecto a este tipo de abordaje no invasivo?
CWG: Es cierto que la manipulación de las estructuras afectadas parece ayudar, pero sin frenotomía no es suficiente. Puede ser muy útil después de la frenotomía para ayudar al bebé a desarrollar una mayor funcionalidad de la lengua. La doctora Sharon Vallone, que es quiropráctica pediátrica, ha escrito un capítulo sobre este tema para la segunda edición del libro Supporting Sucking Skills in Breastfeeding Infants, que se publicará en breve.
ALBA: En los grupos de apoyo a la lactancia se ha observado que la anquiloglosia se asocia a menudo a las mastitis, que causan dolor a las madres lactantes y en casos extremos conducen a un destete precoz. ¿Cómo se enfoca este problema en EEUU? ¿Dónde y cómo se hace la recogida de muestras de leche materna? ¿Se realizan habitualmente análisis microbiológicos de la leche materna? ¿Conoce usted los hallazgos de Juan Manuel Rodríguez sobre este tema?
CWG: La mastitis se relaciona con un drenaje insuficiente del pecho y con lesiones en el pezón, que permiten que los gérmenes se introduzcan en el pecho. En Japón, el doctor Katsumi Mitsuno identificó un agarre superficial o ineficaz como la causa de un drenaje insuficiente del pecho, mientras que la doctora Donna Geddes de Australia ha documentado que la anquiloglosia puede producir un agarre superficial.
En EEUU, por lo general, no se realizan cultivos de leche materna a no ser que los antibióticos de elección no funcionen. Normalmente los profesionales sanitarios especialistas en lactancia (médicos e IBCLC) son los que visitan a las madres que se encuentran en esta situación. No conozco el trabajo del Dr. Rodríguez, pero me interesa mucho.
ALBA: ¿Qué impresión le merece la incidencia de la hipogalactia? ¿Hay de veras tantas mujeres que no producen suficiente leche para sus bebés como parece?
CWG: Por lo general, la hipogalactia puede prevenirse. Sólo un número reducido de mujeres sufren enfermedades que les imposibilitan producir suficiente leche. A menudo, la hipogalactia tiene su origen en determinadas prácticas rutinarias (partos medicalizados, o la separación de la madre y el bebé en el posparto inmediato, lo que impide al bebé mamar a demanda). Las grandes expertas en el manejo de la hipogalactia son Lisa Marasco y Diana West, consultoras IBCLC y autoras de la Breastfeeding Mother's Guide to Making More Milk.
ALBA: España es uno de los países de Europa en los que se practican más cesáreas, pese a que se sabe que dicha práctica puede representar un obstáculo a la hora de establecer la lactancia. ¿Qué deberíamos recomendar a las mujeres a las que se les programa una cesárea o que eligen este tipo de parto?
CWG: Debemos ayudar a las mujeres a comprender que son perfectamente capaces de parir y que las cesáreas no son la vía fácil. Como madre que dio a luz por cesárea a su primer hijo porque venía de nalgas y que tuvo a su segundo hijo por parto vaginal sin anestesia, puedo asegurar que un parto vaginal es mucho más llevadero. Mientras tanto, debemos asegurarnos de que las madres que hayan pasado por una cesárea dispongan de los analgésicos necesarios y de ayuda para amamantar a sus bebés a demanda y así producir suficiente leche.
ALBA: En Julio de 2011 volverá usted a España para participar en el VIII Congreso que organiza FEDALMA en Castelldefels, pero en esta ocasión hablará sobre un tema aparentemente muy distinto: la integración sensorial. ¿Qué la llevó a interesarse por ambos temas? ¿Tienen algo en común?
CWG: Me interesa mucho el estudio de cualquier circunstancia que pueda suponer un obstáculo para la lactancia, y en especial para la succión. La integración sensorial es el proceso que sigue el cerebro para integrar la información recabada por todos los sentidos y que guía nuestras acciones de modo que podamos satisfacer nuestras necesidades. Los bebés tienen una integración sensorial menos eficaz que la de los adultos porque su cerebro es inmaduro y desconocen el entorno extrauterino. Así que aprender el modo de favorecer ese proceso puede resultar de gran utilidad.
ALBA: Cuando un bebé está inquieto, llora mucho y tiene dificultad para mamar, ¿podemos sospechar que existe una alteración de la integración sensorial?
CWG: Según los estudios de los que disponemos, el nerviosismo exacerbado en los bebés se asocia a problemas de integración sensorial que suelen manifestarse más adelante. El llanto puede tener muchas causas. La dificultad para mamar hace que un bebé esté más alterado y poco regulado, lo que dificulta la integración sensorial. Es un círculo vicioso, y resulta útil conocer algunas técnicas que ayudan al bebé a regularse, para que los problemas a la hora de mamar se puedan abordar con más facilidad.
ALBA: ¿Como asesoras de lactancia podemos ayudar de alguna manera a los bebés con un procesamiento sensorial alterado? ¿Cómo podemos identificar esta situación?
CWG: Enseñando a las madres a reforzar las habilidades autoreguladoras de sus bebés y a protegerlos de la sobrecarga sensorial. ¡Y esto se puede aplicar a todos los bebés!
Catherine Watson Genna BS, IBCLC NYC cwgenna.com

miércoles, 20 de abril de 2011

Libros sobre maternidad, crianza y lactancia. Biblioteca Sant Feliu Llobregat

Dentro de pocos días disfrutaremos, de la Festividad de Sant Jordi y las calles se inundarán de nuevo de rosas y de libros.
Las Bibliotecas Municipales, también lo celebran, con gran variedad de actividades para todos los públicos.
Hace unos meses, la biblioteca Municipal de Sant Feliu de Llobregat, editó una guía de Lectura sobre Maternidad y Crianza, en la que tuve el placer de colaborar.
En una tarde de cuentos, entre madres, padres, hermanos y bebés le  dimos la bienvenida a la nueva guía.
En ella encontraréis  algunos de los libros disponibles en la biblioteca.
Si quieres más información te puedes poner en contacto con la
Verge de Montserrat, 1-3
08980 Sant Feliu de Llobregat
Tel. 93 685 01 86 / 93 685 02 64
 
Disfruta de la lectura y ¡Feliz Sant Jordi!
 
MATERNIDAD  Y  CRIANZA


- González Rodríguez, Carlos. Bésame mucho : cómo criar a tus hijos con amor / Omple'm de petons : com criar els vostres fills amb amor
RP 155.4 Gon
Lactancia
- González Rodríguez, Carlos. Un Regalo para toda la vida : guía de la lactancia materna
RP 618 Gon
- El Arte femenino de amamantar
RP 618 Art
- Sanés Espert, Anna. Lactancia materna : la mejor opción
RP 618 San
- Thirion, Marie. La Lactancia
RP 618 Thi
- Manual de lactancia materna
RP 618 Man
Nutrición infantil
- González Rodríguez, Carlos. El Meu nen no menja : consells per a prevenir i resoldre el problema
RP 613.2 Gon

Maternidad
- Gutman, Laura. La Revolución de las madres : el desafío de nutrir a nuestros hijos
RP 155 Gut
- Brizendine, Louann. El Cerebro femenino.
612.8 Bri
- La Cuna vacía : el doloroso proceso de perder un embarazo.
RP 173 Cun
- Ellison, Katherine. El Cerebro de mamá : de cómo ser madres nos vuelve más inteligentes
155.3 Ell
- Gutman, Laura. Crianza : violencias invisibles y adicciones
155 Gut
- Gutman, Laura. Puerperios y otras exploraciones del alma femenina.
155.3 Gut

- Odent, Michel. La Cesárea : [¿problema o solución?].618 Ode
- Charpak, Nathalie. Bebés canguro.
                                         RP 613.95 Cha

Crianza y Educación
- Cyrulnik, Boris. Bajo el signo del vínculo : una historia natural del apego
RP 158 Cyr 
- Educar en casa día a día.
37.01 Edu
- Faber, Adèle. Com hem de parlar perquè els fills escoltin i com hem d'escoltar perquè els fills parlin
RP 173 Fab
- Jové Montanyola, Rosa María. La Crianza feliz : cómo cuidar y entender a tu hijo de 0 a 6 años . RP 613.95 Jov 


 - Pearce, John. Buenos hábitos y malos hábitos : de la vida en familia a la vida en sociedad
RP 173 Pea
- Samalin, Nancy. Con el cariño no basta : cómo educar con eficacia
RP 37.01 Sam
- Samalin, Nancy. Los Conflictos cotidianos con los niños : cómo evitarlos, cómo superarlos.
RP 173 Sam
- Samalin, Nancy. Querer sin malcriar : 100 consejos para educar a sus hijos
RP 37.01 Sam
- Solter, Aletha Jauch. Mi bebé lo entiende todo
RP 155.4 Sol

- Torras i Rifà, Àngels. Vínculos
618 Tor
- Wild, Rebecca. Calidad de vida : educación y respeto para el crecimiento interior de niños y adolescentes.
371 Wil
- Wild, Rebecca. Libertad y límites : amor y respeto : lo que los niños necesitan de nosotros.
RP 173 Wil
- Pantley, Elizabeth. Ir al váter sin lágrimas
RP 613.95 Pan
- Jové Montanyola, Rosa María. Dormir sin lágrimas : dejarle llorar no es la solución
RP 613.7 Jov
- Pantley, Elizabeth. La Siesta hasta los seis años sin lágrimas.




jueves, 14 de abril de 2011

Chupete y Lactancia Materna

El uso del chupete se encuentra muy arraigado en las sociedades ricas. Los que defienden su uso, explican que el chupete calma el llanto del bebé, ayuda a conciliar el sueño, y reduce el estrés y el dolor en procedimientos desagradables. En otras sociedades donde la SUCCIÓN NO NUTRITIVA está más extendida, el uso del chupete es casi inexistente.
           
Se entiende por succión no nutritiva, aquella en la que los niños maman de forma superficial y rápida, algo parecido a lo que hacen los niños con chupete. No es raro oír comentarios de personas que delante de una succión no nutritiva, opinan que el niño está utilizando a la madre como chupete, sin tener en cuenta que es el chupete el que imita el pecho de la madre.
Este tipo de succión a demás de ser nutritiva también es afectiva, por lo que es irresponsable despreciarla.
El uso del chupete se ha relacionado con una menor duración y exclusividad de la lactancia materna, aumento de otitis media, problemas dentales y riesgo de accidentes.
La Asociación Española de Pediatría a través de su comité de Lactancia Materna hace estas recomendaciones a cerca del uso del chupete.
El Comité de Lactancia Materna de la AEP reconoce que en el momento actual hay una controversia importante en cuanto al uso del chupete. Y por ello, tras el análisis realizado hace las siguientes recomendaciones:
• Debe recomendarse la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida como factor protector de muerte súbita del lactante (fuerza de la recomendación B).
• En los recién nacidos amamantados es mejor evitar el chupete durante los primeros días de vida y no desaconsejarlo cuando la lactancia materna está bien establecida, habitualmente a partir del mes de vida, edad en la que comienza el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (fuerza de la recomendación B).
• Los profesionales deben conocer que en ocasiones el uso del chupete es un marcador de que existen dificultades en la lactancia, por lo que deben identificar estas situaciones y adquirir las habilidades necesarias para ayudar adecuadamente a las madres, tanto con la técnica de la lactancia como infundiéndoles confianza en sí mismas (fuerza de la recomendación B).
En las unidades neonatales en relación con los procedimientos dolorosos, si no existe la posibilidad de que el niño mame, se le debe ofrecer como método de analgesia no farmacológica la succión de un chupete. La medida será más eficaz si se administra previamente 0,2 cc de sacarosa al 20% (fuerza de la recomendación A)
•En los niños lactados artificialmente la recomendación del uso del chupete es especialmente importante ya que presentan otras características que pueden aumentar el riesgo del SMSL (fuerza de la recomendación B).
•Para evitar otros efectos adversos del uso del chupete se recomienda, en todos los niños, limitar su uso hasta el año de vida, lo cual incluye las edades de máximo riesgo del SMSL y aquellas en las que el lactante tiene más necesidad de succionar (fuerza de la recomendación B).
•Los profesionales de la salud deben conocer, que, además del chupete, existen otras maniobras para calmar a un bebé como son el contacto piel con piel y otros métodos de succión no nutritiva.
•Corresponde a los profesionales de salud proporcionar a los padres una información equilibrada, no sesgada, sobre la evidencia disponible de los beneficios y perjuicios del uso del chupete que les ayuden a adoptar sus decisiones. Los responsables son en último término los padres.
•Es necesario seguir investigando para comprender mejor el papel de los chupetes en su posible interferencia en la duración de la lactancia o en la aparición de problemas con la misma y estudiar las diferencias de su efecto en las diferentes culturas y tipos de mujer. Así mismo se debe profundizar en el estudio de la relación entre lactancia y SMSL, y chupete y SMSL, que ofrezca luz en todas estas incógnitas. Mientras tanto los profesionales deberán continuar informando a los padres sobre la conveniencia de amamantar y de evitar la exposición de los lactantes a los diversos factores de riesgo que se asocian al SMSL
Significado de los grados de recomendación
A Extremadamente recomendable (buena evidencia de que la medida es eficaz y los beneficios superan
ampliamente a los perjuicios).
B Recomendable (al menos moderada evidencia de que la medida es eficaz y los beneficios superan a
los perjuicios).
C Ni recomendable ni desaconsejable (al menos moderada evidencia de que la medida es eficaz, pero los beneficios son muy similares a los perjuicios y no puede justificarse una recomendación general).
D Desaconsejable (al menos moderada evidencia de que la medida es ineficaz o de que los perjuicios
superan a los beneficios).
I Evidencia insuficiente, de mala calidad o contradictoria, y el balance entre beneficios y perjuicios no
puede ser determinado.

Para saber más:
Asociación Española de Pediatría
Alba Lactancia Materna

martes, 5 de abril de 2011

La lactancia materna y dormir con el bebé: colecho

Dormir con el bebé es una practica cada vez más extendida (se reconozca o no) en nuestra sociedad. Resulta muy cómodo cuando se amamanta a un pequeño y para muchas familias la opción más agradable.
Las investigaciones han demostrado que el colecho promueve los vínculos, regula patrones de sueño de la madre y de su bebé, juega un papel importante al ayudar a la madre a ser más sensible a las necesidades de su bebé, y les da a ambos más oportunidad de un buen descanso.


Beneficios de la lactancia asociada con el colecho:
Protección inmunológica: Los lactantes que comparten lecho con sus madres maman con más frecuencia. La lactancia materna aporta protección inmunitaria extra, entre los 3 y los 6 meses cuando el sistema inmunológico del bebé está en su momento más sensible y el riesgo de muerte súbita es mayor.
La prolactina aumenta durante las tomas nocturnas.
Los bebés que duermen con sus madres muestran esquemas de sueño REM durante la succión.
La succión mejora la cantidad de oxigeno en sangre de los bebés prematuros.
Mayor desarrollo cardiorrespiratorio, en los bebés que están más tiempo en contacto y/o con el pecho con sus madres.
Regulación térmica: La temperatura del cuerpo , compartida durante el sueño, ayuda a regular la respiración. El enfriamiento deprime la respiración.
Armonía en el ritmo respiratorio: El bebé se acostumbra al ritmo de la respiración de la madre dentro del útero. Después del nacimiento, la madre continua funcionando como un marcapasos de respiración recordando al bebé que tiene que respirar.
Conciencia mutua: Las madres que amamantan y los bebés que comparten lecho tiene más sueño REM y menos sueño nREM.
La sensibilidad de la madre hacia el hijo se incrementa durante el sueño REM ( el que más predomina)

Extraído de los libros "Nightime parenting" 1985, capitulo 12 y "The baby book"1993 de Williams Sears, profesor de pediatría de la universidad del sur de California y padre de 6 hijos
 Vía: http://www.dormirsinllorar.com/