domingo, 1 de marzo de 2009

LACTANCIA MATERNA: UN ASUNTO FEMINISTA (PARTE II)

Internacionalmente, las mujeres, individualmente
y como miembros de las organizaciones
de consumidores y de salud, han hecho cabildeo
frente a los gobiernos para defender la lactancia
materna y para proteger las decisiones de los
intereses comerciales que anteponen las ganancias
al bienestar materno infantil. Estas campañas, en
contra de la promoción de las fórmulas infantiles y
biberones, han movilizado a las mujeres en todo el
mundo y han logrado unir a distintos sectores
populares para redescubrir, que las mujeres en los
países en desarrollo y en vías de desarrollo,
tienen problemas muy similares.
Las coaliciones, entre las mujeres de los países
desarrollados y en desarrollo, sobre temas como la
lactancia materna, son oportunidades para
dar poder a las mujeres y para identificar los
problemas comunes que limitan el poder de las
mujeres y el ejercicio de los derechos
involucrados en la crianza de sus hijos e hijas.
Los hombres juegan un importante papel en ayudar
a cambiar estas condiciones y en cambiar sus propias
actitudes hacia la lactancia materna y al trabajo que
realizan las mujeres. Está claro que solo las mujeres
pueden amamantar, pero está más claro aún, que
los hombres y parejas pueden ser igualmente
responsables del cuidado infantil y de las tareas del
hogar.

PALABRAS Y ACCIONES
El significado del término feminista implica el
preguntarse a continuación, ¿qué pueden
hacer los grupos de mujeres?
· Realizar campañas para que se apoyen las
políticas que ayudan a las madres que
amamantan.
· Unirse al cabildeo frente a las comisiones
nacionales de mujeres y sobre la condición de la
mujer, para que incluyan la protección de la
lactancia materna en sus planes de acción.
· Realizar boicots contra las empresas que
propagandizan los pechos de la mujer como
herramientas de publicidad y de consumo.
· Defender el derecho que tienen las mujeres a
decidir sobre su propio cuerpo.
· Defender el derecho de todas las mujeres, a tomar
decisiones informadas y libres de presión, sobre
alimentación infantil.
· Apoyar la restauración de culturas de
amamantamiento y de los sistemas de apoyo a las
mujeres embarazadas y lactantes.
· Fomentar ambientes de apoyo a las mujeres
lactantes en el hogar, familia, comunidad, lugares
de trabajo, sistemas de salud y sociedad en
general.
· Asegurarse de las niñas sean
amamantadas y reciban alimentos
complementarios adecuados, en igualdad
de oportunidades que los bebés varones.
· Promover que artistas pinten, fotografíen,
escriban poemas y obras de teatro, etc.,
celebrando el poder de la maternidad y de la
lactancia materna y realzando la belleza de los
pechos.
· Atraer a las madres que amamantan a las
reuniones de mujeres y seminarios y hacia los
centros de cuidado infantil.
· Instar el que las mujeres claves del sector publico
apoyen la Semana Mundial de Lactancia Materna
e incluyan los mensajes pro-lactancia materna en
sus discursos.
¿Cómo la lactancia materna encaja
entre otros asuntos de las mujeres?

DERECHOS HUMANOS
Centrando la atención en apoyar a las mujeres para
que amamanten, nos dirigimos al derecho de las
mujeres a mejorar su condición social y económica ya
que esto es necesario para una lactancia materna
exitosa. Cualquier violación de los derechos de las
mujeres a amamantar es una violación de los
derechos de las mujeres.

SALUD REPRODUCTIVA
La lactancia es parte integrante del ciclo de
reproducción femenina. El derecho al acceso a los
sistemas de salud y la calidad de los servicios implica
necesariamente la creación de sistemas reales de
apoyo y protección a lactancia materna y que los
sistemas de atención estén libres de presiones
comerciales.
Prepararse a la lactancia durante el embarazo y
amamantar, son pasos en la recuperación del propio
cuerpo y del derecho a decidir sobre el mismo.
Además, amamantar ayuda al espacimiento entre
embarazos y reduce los riesgos de cáncer de ovario y
de pecho.

VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES
Las mujeres embarazadas y que amamantan
son particularmente vulnerables y sujetas de abuso.
Los obstáculos a la lactancia materna, como las prácticas
hospitalarias inapropiadas y la promoción de las fórmulas
infantiles, son algunos ejemplos de la violencia que se ejerce
contra las mujeres. El no recibir el apoyo adecuado
no es generalmente algo pasivo. Casi siempre es
una forma activa de desprecio y agresión contra las mujeres,
tanto a nivel del hogar como de los sistemas
de salud y sociedad. Los grupos de apoyo entre
mujeres para combatir la agresión doméstica
intra-familiar y social son espacios importantes,
también para muchas mujeres embarazadas o
lactantes. Las campañas de prevención de la violencia
contra las mujeres pueden ser una vía muy útil para
educar sobre las necesidades particulares de las
mujeres embarazadas y lactantes.

LA HERMANDAD ES PODEROSA
Los grupos de apoyo madre a madre y en general,
los grupos de apoyo entre mujeres son una escuela
para la vida y un regalo importantísimo que unas
mujeres pueden darse unas a otras.

LA EDUCACION ADECUADA
Las mujeres con mayores niveles de educación son
más propensas a amamantar. La educación
empodera a las mujeres y las estimula a hacer
preguntas y a retar a los sistemas de salud, y a exigir
ambientes que apoyen la lactancia materna.
También algunas tradiciones culturales que apoyan
la lactancia son escuelas de vida que ofrecen
importantes lecciones a seguir.

MUJER Y TRABAJO
Conforme las mujeres ingresan al mercado laboral
formal y construyen su propio espacio, aumentan su
poder y están demandando facilidades para el
cuidado infantil y oportunidades para trabajar fuera
del hogar y continuar amamantando.
Esto reta a las estructuras laborales centradas en la
fuerza laboral, hasta ahora predominantemente
masculina. Implica el replanteamiento de la
organización laboral para abrirse a las necesidades
de sus nuevas integrantes. Porque, amamantar no
tiene nada que ver con políticas conservadoras y
tradicionalistas, mucho menos con la imagen de la
madre sentada en casa dando el pecho y amarrada a
la cuna y a los pañales del bebé.
La realidad actual, es la de millones de mujeres que
trabajan dentro y fuera del hogar. Y amamantar
sigue siendo un derecho de todas. Por esto, la
lactancia materna reta a los modelos de organización
actual y es una herramienta importante para lograr la
igualdad de oportunidades para todas las mujeres.

Es importante:

· exigir que las autoridades políticas se pongan a
disposición de los grupos de mujeres para
redactar legislaciones sobre amamantamiento y
para que realmente tengan la defensa de los
derechos de las mujeres como punto de partida;

· lograr mecanismos para la igualdad de
oportunidades formal pero también para la
igualdad real.

Es vital que se legisle sobre derechos básicos
como los permisos remunerados de maternidad y de
lactancia por lo menos 6 meses, intervalos en los
horarios de trabajo para amamantar,
tiempos y espacios para sacarse
la leche en los lugares de trabajo, creación de centros
de cuido infantil, etc. Y también, sobre jornadas de
trabajo y horarios flexibles, opciones de trabajar por
resultados y sobre otras posibilidades que se adapten
al doble papel que tienen casi todas las mujeres hoy
en día: trabajadoras del hogar y trabajadoras
asalariadas. También es importante comenzar a
reconocer que muchas tareas sociales, como la
construcción de viviendas populares, de
asentamientos humanos, infraestructura comunal,
educación no formal, están recayendo cada vez más
en la organización comunal y dentro de ésta, en las
mujeres. Hablamos ahora de triple jornada laboral.
Necesitamos un cambio de actitudes que fomente el
desarrollo de estrategias para que las políticas se
definan en marcos que no predeterminen la vida de
las mujeres, haciéndoselas más difícil aún.
Necesitamos definir acciones para contrarrestar los
efectos negativos de algunos empresarios que,
amenazan a las mujeres con despidos si ejercen sus
derechos de maternidad y de amamantamiento.
También, las campañas pro lactancia materna deben
tomar en cuenta y defender realmente los derechos,
tanto de sus niños y niñas, como de las madres y
mujeres.
Las mujeres organizadas son la punta de lanza de un
movimiento social y popular que involucra también
a cada vez más hombres; todos y todas por una
sociedad que abra puertas a la esperanza y que
permita relaciones de respeto y armonía entre los
seres humanos y con la naturaleza.

El documento original fue preparado por Penny van Esterik para
una serie que produce WABA para apoyar a los grupos en sus
actividades de protección, promoción y apoyo a la lactancia materna
y en particular, para la semana mundial de lactancia materna que se
realiza cada año, del 1 al 7 de agosto.
WABA, Apdo. 1200, 10850 Penang, Malaysia; tel. 604-6484 816;
fax. 604-657 2655;
email: secr@waba.po.my

No hay comentarios: