jueves, 1 de abril de 2010

Bienvenida Irene.

Hoy estoy feliz, muy feliz porque me he vuelto a enamorar. Ella se llama Irene y tengo la suerte de poder ser su tía.
Acabo de contemplar la  obra de arte más maravillosa que nos puede ofrecer la vida: un recién nacido, un ser lleno de luz, ese ser que abriendo los ojos grandes como la luna de esta noche, parecía querer decir : ya estoy aquí. Creo que no hay nada en el mundo capaz de provocar un sentimiento mayor de ternura y amor que la imagen de un nuevo ser.
Ver el cuerpo de una personita acabada de nacer es como ver la vida misma. Es un momento único, especial y maravilloso que nos hace agradecerle a la vida todo lo que nos regala.
Con Irene en el pecho he visto a su madre, esa gran mujer que le ha dado amor, calor, seguridad, protección y alimento  durante las 41 semanas que ha durado el embarazo.
Ella también desprendía luz, la luz que sólo las Diosas acabadas de parir desprenden, la imagen de la madre recién nacida.
Y protegiendo este entorno mi hermano, mi hermanito pequeño, "el niño" que también acaba de nacer como padre.


Hoy hago balance de como ha sido nuestra relación, la relación de hermanos, y definitivamente la considero muy especial.
Debido a la diferencia de edad, durante mucho tiempo fue para mí mi muñeco, aquel niño al que cuidaba como si fuera mío. Siempre fui capaz de acompañarlo en todas las etapas por las que iba pasando. “Jugaba” a vestirlo, a cambiarle pañales, a cuidarlo y a ofrecerle todo mi cariño. Esto fue un gran entrenamiento de vida, tuve la suerte de poder estar en contacto con la maternidad y la crianza desde mi más tierna infancia. Por eso creo que siempre he sido un poco Doula , y también creo que la historia se repite porque mi hija sigue mis pasos.
Así que hoy es un día especial, aquel niño al que tanto he querido y al que tanto he cuidado, ha dado  el gran salto y ha emprendido, junto con su pareja, el camino de la paternidad. Estoy convencida de que ambos serán  unos fantásticos padres, porque ambos son  maravillosas personas.
¡Os quiero mucho!
¡Bienvenida a la vida Irene!

3 comentarios:

socmare dijo...

Felicidades a los papás!!! a ti!! y a todos los que teneis el privilegio de estar cerca de esa nueva vida. :)
Me he puesto muy contenta al ver el post.. y ahora me muero de ganas de verlas a las dos :). Espero verlas en el grupo algún dia :).
Felicidades!!!!!

Carol dijo...

Felicidades Maria José, qué emocionante...yo, con mi subidón hormonal me contagio de tus emociones y se me salen por los ojos.
Otro milagro de vida, otra nueva familia, nueva tía, nuevos primos...
que crezca llena de salud y rodeada de amor!
Nos vemos la próxima semana amor.

polskita dijo...

Muchas felicidades para todos. Y sí, ver a un recién nacido y una recién madre es toda una experiencia.
No sabes cómo te entiendo al hablar de tu "hermanito". Yo al mío también lo "crié" y no me imagino el día en que me hará tía...