sábado, 12 de diciembre de 2009

La cesárea perjudica la lactancia

En esta entrevista realizada a Michel Odent , se analiza la manera en que los bebé llegan al mundo  y la importancia que esto tiene en el período de  lactancia.

Foto: María José García Robles.
Artista: Xicu Cabanyes


Según el doctor francés, autor de numerosos libros sobre la humanización del parto, "la perturbación del parto fisiológico tiene efectos en la duración de la lactancia". Odent manifestó que "estamos en un momento de encrucijada en la historia de los nacimientos y de la lactancia" caracterizado por el "progreso técnico" que posibilitó que la cesárea sea "una operación segura, rápida y fácil" hasta el punto de que ha llegado a convertirse "en la manera más usual de dar a luz en muchos países". Sin embargo, esta elección tiene consecuencias "en la calidad y en la duración de la lactancia ya que, en términos generales, disminuirán". De hecho, apuntó que "en las grandes ciudades de Sudamérica y en China, donde el índice de cesáreas es muy alto, las estadísticas revelan dificultades para obtener índices de lactancia. No obstante, el doctor precisó que "hay casos particulares y hay mujeres que tras una cesárea programada pueden lactar a su bebés y otras que dan a luz y tienen dificultades para amamantar".
Michel Odent subrayó que el parto fisiológico y la lactancia "son el futuro de la humanidad" y abogó por mantener los partos naturales. "Para dar a luz una mujer debe segregar un chorro de hormonas, el cóctel de hormonas del amor; y no buscar sustitutos de estas hormonas del amor en esta época medicalizada que vivimos", apuntó.
Para impulsar los partos fisiológicos, el médico obstetra defendió "la introducción de nuevos criterios para redescubrir las necesidades de la mujer" y citó, entre otros, "el pensar a largo plazo, analizar las consecuencias de los partos sobre la calidad y la duración de la lactancia y pensar en términos de civilización".

2 comentarios:

Raquel dijo...

uhmmm creo realmente que lo mejor es un parto natural, pero las que por cualquier motivo no pudimos disfrutar de ese momento y sufrimos una cesarea, no creo que además debamos cargar con la "culpa" de no dar lactancia natural, en mi caso doy pecho a demanda, tengo leche suficiente y a veces de sobra. Creo más bien, que cuando hay una cesarea, se suele unir a otro pequeño detalle, como que aún sigue vigente lo de que la lactancia estropea el pecho, o que si no se coge bien es mejor el bibe, o que si el bibe es más cómodo, motivos todos que nada tienen que ver con la cesarea y sí con una supuesta comodidad... no sé, es mi opinión..

María José García-Robles dijo...

Raquel, M. Odent en el artículo se refiere a que hay estudios que establecen la relación entre cesáreas y menor incidencia de lactancia materna. Esto no quiere decir que las mujeres que han sufrido una cesárea no puedan dar el pecho, tú eres un buen ejemplo. A mi entender, lo que quiere explicar en esta entrevista es que las cesáreas no son inocuas, cosa que durante mucho tiempo se creyó.
El mismo ha estudiado el tema y ha escrito un libro sobre las cesáreas, es este: http://www.crianzanatural.com/detlibro.asp?idlib=47

Gracias por tu aportación.